Pensiones

El Gobierno espera aprobar una nueva reforma de pensiones antes de que acabe 2018

Confía en que las recomendaciones del Pacto de Toledo se aprueben antes del verano y en tener los siguientes meses para negociar con los agentes sociales y paridos la reforma

Pensionista
Pensionista Tere García

Después de haber sentenciado a muerte la reforma del sistema de pensiones que hizo en el año 2013, el Gobierno confía ahora en aprobar una nueva antes de que acabe 2018. Espera que la Comisión del Pacto de Toledo sea capaz de pactar las recomendaciones antes del verano y tener unos meses para negociar con los agentes sociales y los partidos un nuevo cambio que asegure la reducción del déficit.

Así lo dejó caer este jueves el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante el debate de Presupuestos. Y desde Empleo confirman a este periódico que ese sería el 'timing' normal. La última reforma del sistema pactada, la del Partido Socialista, se redactó y negoció durante seis meses antes de ser aprobada. Lo interesante será ver qué decide hace el Gobierno después de haberse cargado su propia reforma.

Y es que, para salvar los Presupuestos de 2018, el Gobierno ha accedido a vincular las pensiones al IPC al menos dos años y a retrasar cuatro la entrada en vigor del factor de sostenibilidad. En la práctica, significa no aplicar ninguna de las dos patas de la reforma al menos hasta 2020. Y los expertos ya dan por hecho que la reforma caerá en el olvido.

La opinión de los expertos

Por ejemplo, el profesor Ángel de la Fuente, director ejecutivo de la Fundación de Estudios Economía Aplicada (Fedea), cree que la reforma de 2013 queda “muy tocada” con el acuerdo entre el Gobierno y PNV. No comparte la idea de ligar de nuevo todas las pensiones al IPC ni la de aplazar la entrada en vigor el factor de sostenibilidad. Y duda de la posibilidad de que se retomen estos parámetros más adelante, según ha comentado en una conversación con Vozpópuli.  

La fundación que dirige ha defendido en varias ocasiones la posibilidad de blindar solo las pensiones mínimas ligándolas al IPC y mantener el índice de revalorización actual para el resto. Esto costaría un 0,4% al año, algo asumible, mientras que volver a tomar de referencia la inflación para todas las prestaciones obligaría a tomar medidas muy duras para poder financiarlo, como, por ejemplo, subir el IRPF un 35% en 2040.

El acuerdo puede suponer una seria amenaza para el sistema si no se compensan las medidas en Presupuestos o en Pacto de Toledo

Desde el Servicio de Estudios de BBVA (BBVA Research), el responsable de análisis macroeconómico, Rafael Domenech, ha reconocido que la decisión de suspender temporalmente el IRP y aplazar el factor de sosteniblidad trastoca la línea medular del sistema y puede suponer una amenaza para su sostenibilidad en el futuro, aunque habrá que esperar a conocer la letra pequeña del acuerdo con PNV y ver si los Presupuestos o el Pacto de Toledo proponen alternativas para compensarel desequilibrio que puede implicar lo pactado.

Y es que lo más preocupante, según Domenech, es que todas estas subidas de pensiones se consolidan y presionan el gasto no solo este año, también los siguientes. Además, dar marcha atrás en las reformaspuede generar un serio problema de credibilidad. Aún así, cree que existen opciones para seguir trabajando en la sosteniblidad de las pensiones y repartir los riesgos demográficos y económicos entre generaciones.

En concreto, ve tres distintas: mantener la generosidad actual del sistema y trasladar los riesgos a los contribuyentes presentes y futuros, actuar sobre la tasa de reemplazo y que sean los pensionistas los que asuman el coste o buscar fórmulas intermedias, como la creación de un sistema de cuentas nocionales, para traspasar el riesgo a los pensionistas futuros, blindando el poder adquisitivo de las mínimas con cargo a los contribuyentes actuales.

Reforma con consenso

Así todo dependerá de lo que plantee el Gobierno. Opciones sobre la mesa tiene, porque todos los expertos en la materia han presentado sus recetas para resolver el problema de las pensiones. Lo único que ha dicho el ministro es que el Gobierno quiere una reforma que resuelva el déficit del sistema en 4 años, como mucho, y que permita limitar las aportaciones del Estado.

También ha dejado caer que quiere consenso para la próxima reforma y no es de extrañar tras lo ocurrido con la de 2013, que se aprobó sin el acuerdo de los grupos y los agentes sociales y que hoy es prácticamente historia. Para eso primero el Pacto de Toledo tiene que acabar de cerrar las recomendaciones, aunque, según Montoro, está  todo muy avanzado. Y después empezará la negociación. 

¿Cuánto te cuesta tu plan de pensiones?

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba