PGE

El Gobierno salva el primer examen de los PGE gracias un histórico empate en el Congreso

El empate a 175 permite tumbar las 7 enmiendas a la totalidad de la oposición y que se sigan tramitando las cuentas públicas. Eso sí, los Presupuestos aún tienen un largo camino por delante y en mayo se pueden complicar las votaciones.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, este miércoles en el debate de las enmiendas a la totalidad a los PGE de 2017.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, este miércoles en el debate de las enmiendas a la totalidad a los PGE de 2017. EFE

El Presupuesto de 2017 ha superado el primer examen y sigue adelante. Tras un histórico y ajustadísimo empate, el Congreso ha tumbado las 7 enmiendas a la totalidad que había presentado la oposición al proyecto de ley. De hecho, ha hecho falta una tercera votación para intentar resolver el empate, pero el resultado ha sido el mismo en las tres: 175 votos a favor y 175 votos en contra.

El reglamento del Congreso obliga a hacer tres votaciones cuando se produce un empate así, algo que, hasta ahora, no había ocurrido en una votación de Presupuestos. Y si se repite el empate en la tercera ronda, se rechaza automáticamente lo que se vota, en este caso, las enmiendas a la totalidad del Presupuesto.

El resultado de las últimas elecciones ha provocado esta fragmentación del Parlamento y ha dado lugar a esta situación tan particular. De hecho, el Gobierno no consiguió asegurarse el empate hasta el mismo martes por la noche, cuando cerró un acuerdo con el PNV para revisar el cupo. Junto a PNV, Ciudadanos, UPN, Coalición Canaria y Foro han sido claves para el PP.

Las votaciones de mayo en el Pleno pueden ser mucho más complicadas

En cualquier caso, el resultado de este jueves permite a las cuentas seguir su tramitación parlamentaria. Eso sí, no será fácil. Habrá que hacer muchas votaciones en Comisión y todas serán tan ajustadas como ésta. Y si todo va bien y el texto vuelve al Pleno a finales de mayo, el PP necesitará un apoyo más para sacarlo adelante.

En ese momento el Congreso debatirá los Presupuestos sección por sección y ya no bastará el empate, sino que el Gobierno necesitará más votos a favor que en contra, lo que implica ganar un voto más o provocar abstenciones en la oposición. Además, en ese Pleno se votan las cuentas de cada ministerio, de forma que si una sola sección es rechazada, caería todo el proyecto presupuestario.

El diputado 176

Y aquí entra en juego el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que este mismo jueves se ha mostrado dispuesto a negociar, pero ha dejado muy claro que el diputado 176 que necesita el Gobierno para sacar definitivamente adelante su proyecto no es él, sino el propio Montoro.

¿Qué va a pedir Quevedo? Pues claramente algo para Canarias, igual que el PNV ha vinculado su apoyo a la negociación del cupo, por mucho que ahora lo intenten vender como necesario para mantener la estabilidad política en España. "Hay una oportunidad porque no tiene mayoría absoluta y tienen la necesidad de sumar acuerdos", ha señalado Quevedo.

Si supera el trámite del Congreso, el camino se allana. Las cuentas pasan al Senado, donde el PP aún conserva la mayoría absoluta, lo que facilita y mucho la tramitación. Solo si la Cámara Alta decide introducir algún cambio más, las cuentas tendrían que volver a pasar por el Congreso. Si no cambian, quedarían aprobadas de forma defintiva, algo que el Gobierno espera conseguir en el mes de junio



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba