Economía

Final del 'Juego de Tronos' de DIA, ¿quién ha sobrevivido en la cadena española?

El culebrón de la cadena vive sus últimos capítulos. Una crisis protagonizada por inversores, consejeros, trabajadores, proveedores y clientes

Supermercado DIA
Supermercado DIA Tere García

La crisis de DIA vive sus últimos capítulos. Este lunes termina el plazo de aceptación de la OPA que puede marcar el final de este 'Juego de Tronos' de la reconocida marca de supermercados española. Un culebrón que, como sucede en la mediática serie de la HBO, se ha cobrado muchas víctimas. Pero, tras cerca de dos años de intensa batalla, ¿quién ha logrado sobrevivir en DIA?

LetterOne

El imperio inversor de Mikhail Fridman, un multimillonario de nacionalidad ucraniana e israelí, ha sido el gran protagonista de esta 'serie'. Su llegada al capital de la compañía en el verano de 2017 levantó al esperanza de que DIA tuviera por fin un accionista de referencia. Un escenario que no vivía desde su 'independencia' de Carrefour y salida a Bolsa en 2011.

Pero el imperio de Fridman actuó con más prudencia de la esperada en su toma de control del trono de DIA. El fondo, que podía permitirse pagar los cerca de 3.000 millones que valía la compañía por entonces, apostó por avanzar en el accionariado a través de instrumentos financieros y con una estrecha alianza con el banco estadounidense Goldman Sachs

LetterOne llegó hasta el 29% en octubre de 2018 y colocó a tres representantes en el consejo de administración de DIA (Stepahn DuCharme, Karl-Heinz Holland y Sergio Dias). Mientras, la empresa no dejaba de perder cuota de mercado en España y Portugal, junto con el sufrimiento por factores externos de su negocio de Argentina y Brasil.

Mikhail Fridman, dueño y fundador de LetterOne
Mikhail Fridman, dueño y fundador de LetterOne Efe.

Los 'hombres de Fridman' decidieron abandonar en diciembre de 2018 el Gobierno de la compañía para preparar su asalto final. Un movimiento que desató una lucha encarnizada con el resto del consejo de DIA. La victoria en esta batalla se decidió en la junta de accionistas y fue para LetterOne, tras la incomparecencia de los aliados del consejo.  

Consejo de administración de DIA

La etapa de LetterOne en DIA ha estado marcada por la salida de dos consejeros delegados (Ricardo Currás y Antonio Coto), la presidenta (Ana María Llopis), un consejero independiente (Juan María Nin), un director financiero (Amando Sánchez Falcón) y varios directivos vinculados a esta cúpula. 

Borja de la Cierva, ex de Inditex y El Corte Inglés, ha sido el encargado de liderar la defensa a Fridman. El actual CEO de DIA, junto con el resto de consejeros (Julian Díaz, María Luisa Garaña, Richard Golding, Angela Lesley, Mariano Martin Mampaso y Antonio Urcelay), acordaron con los acreedores una salida alternativa a la crisis de la compañía. Pero su propuesta fracasó. Ahora, tras reconocer de forma pública la victoria de LetterOne, se preparan para ser los siguientes en salir de la compañía.

Borja de la Cierva, CEO de DIA
Borja de la Cierva, CEO de DIA DIA

Todo ello si triunfa el plan de LetterOne. La hoja de ruta del inversor es ampliar capital por valor de 500 millones y alcanzar un acuerdo con los dueños de la deuda de DIA, aunque todo ello depende de que triunfe su conquista de DIA. LetterOne ofrece a los accionistas por cada una de sus acciones 0,67 euros, la primera acción que compró su imperio rondaba los 5,11 euros.

Pero ya no queda otra. Incluso el consejo de la compañía, enemigo de Fridman en este proceso, han recomendado alzar a Fridman al trono de la compañía para salir de su crisis. DIA está ahora en manos de Fridman. Y Fridman está en manos de los accionistas minoritarios.

Accionistas minoritarios 

DIA tiene 40.000 accionistas minoritarios, cerca del 22% del accionariado de DIA según estimaciones del mercado. Estos son los socios que LetterOne necesita para alcanzar el trono. Si la CNMV lo aprueba este lunes, el fondo sólo necesita que el 21% del accionariado de DIA acepte su oferta alcanzar la toma de control con éxito.

Los datos de aceptación que se han conocido al mercado no superaban un 5% de aliados, el principal motivo por el que LetterOne ha ampliado dos veces el plazo de aceptación y ha solicitado bajar el mínimo de aceptación hasta el 50%. Los 'enemigos' de Fridman han sonado con más fuerza que sus 'amigos'. 

Supermercado DIA
Supermercado DIA Tere García

Naturinvest, plataforma de inversión de la familia Bontoux-Halley y exsocios de referencia de Carrefour, dueños del 3,2% de DIA, y Western Gate, la división de inversión perteneciente al 'family office' de Luís Amaral y propietario de alrededor del 2%, han anunciado su rechazo a la propuesta de Fridman. Sólo la gestora de Bankia, con el 0,3%, ha confesado que venderá a Fridman. La esperanza del fondo está puesta en Emmanuel Boussard, dueño del 5,24%, BG Master (4,025%), Credit Suisse (3,586%) para alcanzar su objetivo. 

Banco Santander

La entidad que preside Ana Botín es el principal dueño de la deuda de DIA. Según informaba El Confidencial, Santander es el único banco de los doce que forman parte del préstamo sindicado de 912 millones que ha decidido no aceptar las peticiones de LetterOne.

Ana Botín, presidenta de Santander.
Ana Botín, presidenta de Santander. Efe.

El fondo quiere no pagar deuda hasta 2023, recibir otros 340 millones adicionales y no tener derecho a exigirle ninguna obligación financiera. Junto con la entidad de Botín se encuentran en este préstamo sindicado entidades como JP Morgan, Barclays y Société Générale. 

Trabajadores y franquiciados

Los principales afectados de la batalla que se vive en el 'Juego de Tronos' de DIA son los cerca de 46.600 personas en España, Portugal, Argentina y Brasil. Sólo en su país de origen son cerca de 26.000 trabajadores. La crisis de la compañía ya se ha cobrado a 1.604 trabajadores en el ERE acordado en abril.

Protestas de DIA ante la junta de accionistas
Protestas de DIA ante la junta de accionistas CCOO

Los franquiciados tampoco pierden ojo de esta crisis. En España, cerca de 2.400 tiendas de DIA están gestionadas por franquiciados y viven con incertidumbre la caída del negocio que están sufriendo, mientras se produce la pelea por el control de la compañía. En 2018, la cadena cedió más de medio punto de cuota de mercado y perdió unos 300.000 clientes, según los últimos datos de la consultora KantarWorldpanel. Un daño colateral de la batalla, que tiene posibles finales abiertos: un plan renove con Fridman en el trono o un concurso de acreedores que agrave esta crisis.  

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba