Economía

¿Por qué nadie quiere ser camionero? La falta de conductores priva a España de hasta 11.500 M. al año

Desde el sector alertan de un déficit de hasta 15.000 camioneros

¿Por qué nadie quiere conducir camiones? La falta de camioneros cuesta a España 11.500 millones al año
¿Por qué nadie quiere conducir camiones? La falta de camioneros cuesta a España 11.500 millones al año EFE

Más del 85% de los transportes de mercancías en España corren por cuenta de camioneros que en muchos casos pasan 24 horas e incluso semanas fuera de su casa trabajando por 1.500 euros al mes en un sector cuya demanda no para de crecer tanto en volumen como en requisitos de calidad, según denuncian desde la Federación Nacional de Transportes (FENADISMER) y la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (ASTIC).

La denuncia sintetiza buena parte de las razones por las que el sector en España se topa con un "déficit" estructural de entre 10.000 y 15.000 puestos de camionero que nadie quiere ocupar y que deja a un 10% de los camiones sin moverse, de acuerdo a ASTIC. Según apuntan a este periódico desde la asociación, el referido déficit está privando a la economía nacional de hasta 11.500 millones de euros anuales por la vía de las exportaciones directas, el 10% de los 115.000 millones de euros en exportaciones que ya mueven los camiones.

Entre los factores que explican el déficit confluyen fenómenos diversos entre los que cabe mencionar "el éxito de la carretera como modo de transporte y el crecimiento de la demanda, tanto en volumen como en requisitos de calidad", según ASTIC, como así también las "deplorables condiciones laborales", de acuerdo a FENADISMER, de muchos de los trabajadores más allá de los salarios y que explican por qué cada vez menos jóvenes asumen el reto: la edad media de los trabajadores sube un año cada año. Esto último probablemente atenúe el impacto de la medida anunciada este año por el Gobierno de reducir de 21 a 18 el mínimo de edad. 

"Estamos ante un sector que está estrictamente regulado en cuanto a tiempos de conducción y descanso: nadie conduce más de 10 horas en un día ni más de 90 en cómputo bisemanal, al estar controlado por el tacógrafo, y cada 4 horas y media, los transportistas deben descansar durante 45 minutos, pero también es cierto que, en los periodos de carga y descarga, los conductores pasan con demasiada frecuencia, horas sin la más elemental atención en los centros de carga y descarga y que hay una apabullante escasez en toda Europa de lugares de descanso seguros y confortables", afirman desde ASTIC, que, en declaraciones a El Independiente, han lamentado que el Gobierno "haya preferido invertir en otros servicios, como el AVE" toda vez que aseguran que con el dinero que cuesta cada kilómetro del AVE se pueden construir entre seis y diez zonas de descanso diferentes.

El daño de las "empresas buzón"

En la misma línea, el presidente de FENADISMER, Julio Villascusa, lamenta que los salarios que se ofrecen a los trabajadores - que se pagan en función de las horas del tacógrafo y no de las horas que el camionero pasa fuera de su casa - por lo general no compensan los esfuerzos inherentes del sector en lo referido a la conciliación laboral y familiar. En ello, según Villascusa, ha repercutido especialmente en España un fenómeno frente al que el Gobierno de Rajoy "se puso de perfil": la realidad de las "empresas buzón, la mayoría de las empresas del sector, que si bien son españolas, tienen también sedes en países de Europa del Este, como Rumanía, Bulgaria o Polonia, donde contratan trabajadores para hacerlos trabajar en España pero pagándoles como en sus países, lo que lleva a una caída general de los salarios".

"Esperamos que la situación cambie ahora que el nuevo Gobierno, a través del ministro José Luis Ábalos, ha anunciado su intención de unirse al grupo de países de la Alianza Europea por la Carretera". El principio de esa alianza es que por el mismo trabajo, en el mismo lugar y los mismos hechos se pague lo mismo, lo que supondría endurecer los controles frente a las "empresas buzón".

La anterior situación es uno de los factores de la guerra de precios a la baja en un mercado que, según añaden desde ASTIC, está decididamente "atomizado". "En un mercado con tantos autónomos y microempresas, el fomento y ayudas al crecimiento de las grandes empresas de transporte (que son las que crean el empleo de calidad) posibilitaría una mayor y mejor contratación de conductores, ya que lamentablemente se trata de un sector altamente atomizado".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba