Desafío soberanista

¿Error de cálculo o presión? El PIB catalán sortea el desafío soberanista

Según la Autoridad Fiscal, la economía catalana acabó 2017 creciendo un 0,8% en el cuarto trimestre, prácticamente la misma cifra que se estimaba antes de conocer todos los informes que avisaban del tremendo impacto del soberanismo en Cataluña y España.

Imagen de archivo de la bandera catalana
Imagen de archivo de la bandera catalana EFE

Hace solo unos meses no paraban de llegar a las redacciones informes económicos alertando del fuerte impacto del desafío soberanista en la economía catalana y la española. Hoy, en cambio y a pesar de que las fuerzas independentistas son las que tienen posibilidad de formar Gobierno en la comunidad, esos malos presagios han quedado atrás. Según el indicador en tiempo real elaborado por la Autoridad Fiscal, Cataluña acabó 2017 creciendo al 0,8%-0,9% en el cuarto trimestre, casi el doble de lo que estimaban todos esos informes.

A mediados de diciembre todo el mundo económico daba por hecho que el PIB catalán crecería por debajo del 0,5% en el tramo final del año porque el efecto de la crisis catalana se llevaría por delante la mitad de su potencial. El Gobierno, la propia Autoridad Fiscal, Funcas, BBVA Research, el Colegio de Economistas. muchos organismos dieron por hecho que la economía catalana acusaría y mucho el pulso secesionista. ¿Se equivocaron al hacer sus cálculos o querían presionar con el problema catalán? Es una pregunta difícil de contestar.

Lo que sí nos atrevemos a decir es que sus malos augurios no se van a materializar. Ni en el PIB catalán va a reducirse a la mitad, ni la comunidad se situará a la cola del crecimiento el año que viene. Cataluña es uno de los grandes motores del PIB español y puede seguir siéndolo en el futuro. Y la economía nacional tampoco se va a haber muy afectada. La Autoridad Fiscal también ha confirmado su buena evolución en el cuarto trimestre, con un avance del 0,8%, la misma cifra que la registrada en el trimestre anterior.

Cataluña en datos

Es una buena noticia, porque Cataluña es una parte importante de España. Hoy en día 7,5 millones de los más de 46 millones de ciudadanos que viven en España, residen en Cataluña. Y más de 3 millones de esos 7,5, están trabajando en estos momentos, así que cotizan a la Seguridad Social y pagan un IRPF compartido. Entre los que no trabajan se cuentan 1,7 millones de pensionistas que reciben sus prestaciones de la caja común, lo que convierte a Cataluña en la región con más pensionistas de toda España.  

Pero es que además, Cataluña no es cualquier comunidad. Es una de las regiones ricas, con un PIB per cápita que en 2016 superó los 28.000 euros, por encima de la media, y con un peso de la industria que también supera la media. Si en España este sector no llega al 18% de la economía, en Cataluña supone el 21,2%, lo que hace que su economía sea más productiva que la nacional.

Además, casi el 40% de las exportaciones catalanas se hacen con el resto de España y representan el 17% de su PIB, mientras que lo que importa del resto de España representa sólo el 10%. Por eso, tiene un saldo comercial positivo frente al resto del territorio nacional equivalente al 8% de su PIB. En cambio, frente al resto del mundo presenta una situación deficitaria cercana al 6% del PIB. Al analizar los flujos de mercancías del año 2014 se puede constatar que Cataluña se abastece, fundamentalmente, de proveedoresinternacionales, mientras que sus ventas son relativamente superiores dentro del territorio nacional.

El Gobierno está convencido que el nuevo ejecutivó catalán se ajustará al marco constitucional

Pero es cierto que no todos los datos son buenos. Cataluña es también una de las comunidades más endeudadas en estos momentos, algo importante teniendo en cuenta que la deuda de las regiones va a ser uno de los grandes temas que se debatirán en la reforma de la financiación autonómica. Según las últimas cifras del Banco de España, cerró el tercer trimestre con con una deuda de 77.000 millones, un 3,2% más que hace un año y el 30% del endeudamiento de todas las CCAA, que roza los 285.000 millones. Además, la cifra duplica el de otras comunidades de gran tamaño, como Andalucía, o de igual importancia económica, como Madrid.

En cualquier caso, lo importante es que los peores augurios no se han cumplido. No es bueno para España que le vaya mal a Cataluña. Ahora habrá que ver las intenciones del nuevo gobierno que se forme en la comunidad autónoma. Sin embargo, el equipo de Mariano Rajoy está convencido de que se ajustará a la legalidad y al marco constitucional, como trasladó Álvaro Nadal a numerosos inversores extranjeros en el foro 'Spain Investors Day' esta misma semana.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba