El Corte Inglés

Dimas Gimeno: el primer presidente de El Corte Inglés que no 'murió en el cargo'

Casi cuatro años después de su llegada a la compañía, Gimeno ha sido destituido tras un enfrentamiento entre clanes que le ha impedido convertirse en el tercer gran patriarca del grupo. Al contrario que sus predecesores, no morirá en el cargo

Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés.
Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés. Efe.

No hay mejor amigo que un hermano, ni peor enemigo que un hermano. Las intrigas familiares tienen difícil solución cuando están relacionadas con el reparto de una herencia, especialmente si es multimillonaria. Dimas Gimeno llegó a la presidencia de El Corte Inglés el 16 de septiembre de 2014, pocas horas después del entierro de su tío, Isidoro Álvarez, el histórico líder de la compañía, quien le encomendó la tarea de tomar el mando del negocio familiar en uno de los momentos más complejos de su historia. Casi cuatro años después, Gimeno ha sido destituido como consecuencia de un enfrentamiento entre clanes que le ha impedido convertirse en el tercer gran patriarca del grupo. Al contrario que sus predecesores, no morirá en el cargo.

Su ejecución ha sido más rápida de lo que Gimeno pretendía, pero lenta en el tiempo. El primer gran golpe se lo asestaron a finales del pasado octubre, cuando sus socios le convirtieron en un muñeco de paja al arrebatarle el poder ejecutivo, que heredaron Víctor del Pozo y su sucesor, Jesús Nuño de la Rosa.

Durante las últimas semanas, el sobrino de Isidoro Álvarez ha tratado se ha defendido como gato panza arriba para tratar de mantenerse en el puesto, hasta extremos que incluso los consejeros más neutrales han criticado -”cuando uno tiene en su contra la mayoría del capital, lo mejor es que busque una salida pactada y elegante”, decía un directivo recientemente-. Sin embargo, finalmente no ha podido evitar que el Consejo de Administración le haya destituido este jueves.

En una España que todavía sigue dirigida por las generaciones de 1940 y 1950, Gimeno asumió la presidencia de los grandes almacenes con 39 años. Lo hizo en un entorno hostil, con el país dando señales de mejora, pero todavía en crisis, con los gigantes de internet disparando cargas de artillería contra las posiciones que ocupaba El Corte Inglés; y con una parte de su familia en contra. Las hermanas Marta y Cristina Álvarez Guil plantearon desde el principio un 'juego de tronos' que condicionó su gestión, la familia Areces se puso en su contra -y recibió una respuesta sumamente dura- tras la entrada en el grupo de los petrodólares del jeque catarí Hamad bin Jassin bin Jaber; y los dos consejeros de la 'vieja guardia', Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría, cumplieron con el mandato de Isidoro Álvarez de apoyarle en la gestión durante un tiempo. Después, desencantados, se unieron al bando de consejeros críticos.

El elegido

Desde el entorno del ya expresidente se han empeñado en destacar que Gimeno era el elegido para comandar estos grandes almacenes y para iniciar el proceso de transformación del negocio. Por tanto, el cese era improcedente, dado que le sitúa poco menos que como la oveja negra. Este joven ejecutivo es licenciado en derecho por la Universidad San Pablo CEU, con máster en derecho privado y MBA en el IESE. Su currículum dice que mientras estudiaba trabajó como vendedor de El Corte Inglés, es decir, que fue cocinero antes que fraile.

Su primer trabajo de relevancia para la compañía se desarrolló en 2001, cuando colaboró en la puesta en marcha de la filial, en Portugal. Cinco años después, se puso al mando de la segunda tienda del grupo en el país luso, en Oporto. El proceso de cocción lenta al que le sometió Isidoro Álvarez le llevó en 2008 a la Dirección de Ventas, en 2009 al patronato de la Fundación Ramón Areces y en 2013 a la Dirección General de la compañía.

A la muerte de su tío fue designado presidente, pese a los recelos de históricos como Florencio Lasaga. Este jueves, tres años y nueve meses después, ha sido apartado de su cargo en favor de Jesús Nuño de la Rosa, un ejecutivo de acreditada solvencia y larga experiencia en el grupo que deberá enfrentarse al reto de adaptar el grupo a las cada vez mayores exigencias del sector del retail. En su labor, deberá hacer frente a las incertidumbres financieras que afectan a la empresa y a las intrigas familiares, que no terminarán. Ciertamente, a estas alturas, nadie espera que la batalla entre los Álvarez y los Areces vaya a terminar con el cese de Gimeno.

Hace dos días, el ya expresidente del grupo convocó un Consejo de Administración Extraordinario en el que pretendía poner sobre la mesa su propio plan de sucesión, además de otros asuntos delicados, como las supuestas irregularidades que salpican a algunos departamentos del grupo, como el de seguridad.

Esta maniobra dará pie a futuras demandas y amenaza con enquistar una batalla familiar que ha hecho temblar los pilares de una de las mayores empresas de España. A partir de ahora, presidida por alguien que no pertenece a las familias de los fundadores. Por primera vez.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba