Economía El descontrol del gasto lleva al déficit de 2015 al 5,2% del PIB, un punto más de lo pactado con Bruselas

Las comunidades autónomas y la Seguridad explican el fuerte desfase, pero Montoro insiste en que en el Programa de Estabilidad se mantendrá el objetivo del 2,8% para 2016. Las negociaciones sobre una flexibilización se harán con los partidos políticos.

El Gobierno solo redujo en unos 6.000 millones el déficit a lo largo del año 2015, una cantidad del todo insuficiente para llegar al objetivo pactado con Bruselas del 4,2%. De hecho, las cuentas se han desviado en unos 10.000 millones de esa cifra y han cerrado con un inesperado déficit el 5,2% del PIB.

Si se incluyen las ayudas a la banca, que no computan en el procedimiento de déficit excesivo, el déficit cerró en el 5,24% y si no se tienen en cuenta se queda en el 5,16%. En cualquier caso, la cifra es mucho más alta de lo esperado y está muy alejada de las últimas estimaciones oficiales del Gobierno.

A pesar del gran desfase, Montoro ha negado cualquier "ocultación" en los datos ofrecidos del déficit

A pesar del gran desfase, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha negado cualquier “ocultación” en los datos y ha asegurado que esas estimaciones que hacía el Gobierno no se alejaban mucho de la realidad porque en 2015 se han tenido que computar gastos que no volverán a repetirse en 2016, como el tratamiento de la Hepatitis C o el incremento de la inversión pública motivado por la reclasificación de determinados contratos de colaboración público privada. Si se descuentan esas operaciones, el déficit se queda en el 4,8%.

Lo que está claro es que un déficit del 5,2% dificulta mucho la tarea al Gobierno que llegue, que tendrá que afrontar un objetivo inicial del 2,8%, puesto que, tal y como ha dicho Montoro, en la actualización del Programa de Estabilidad que enviará el Gobierno a Bruselas en abril se mantendrá esa cifra.

“Ahí no caben negociaciones”, ha dicho. Aún así, sí se ha mostrado partidario de flexibilizar la senda de reducción y ha dicho que el Partido Popular lo ha dejado claro en varias ocasiones, pero a través de una negociación con el resto de las formaciones y no de forma unilateral. A pesar de esta suavización, Montoro ha querido dejar clara también la necesidad de ser ambicioso en la fijación de estos objetivos para evitar que las administraciones se relajen en la lucha contra el déficit.

Montoro culpa a Cataluña y Comunidad Valenciana

¿A qué se debe tanto desvío en el déficit de 2015? Según Montoro, a las comunidades autónomas en general y a Cataluña y Comunidad Valenciana en particular. Estas dos comunidades, en palabras del ministro, absorben más de la mitad de la desviación autonómica, que a su vez, explica casi todo el desvío del déficit general.

Las comunidades tenían que acabar el año con un déficit conjunto del 0,7%

Las comunidades tenían que acabar el año con un déficit conjunto del 0,7%. Cataluña ha multiplicado casi por cuatro esa cifra y ha cerrado con un saldo del 2,7% y la Comunidad Valenciana con un 2,51%. Extremadura, aunque no ha sido citada por el ministro, también ha tenido un déficit muy alto al acabar con un 2,64% y Aragón, con un 2,13%. De hecho, solo País Vasco, Galicia y Canarias han cumplido su objetivo.

Según Montoro, tanto Cataluña como la Comunidad Valenciana necesitan una gestión económica mucho más eficaz de los recursos públicos. De hecho, ha criticado duramente a la Comunidad Valenciana, que se plantea como “santo y seña de un Gobierno” en España para formaciones que no hacen más que anunciar más gasto. “Eso solo llevaría a otra recesión”, ha advertido.

A pesar de las críticas, ni Cataluña ni Comunidad Valenciana han elevado su déficit respecto al 2014, algo que sí han hecho Aragón, Asturias, Castilla y León, Extremadura y Navarra. Para 2016, las comunidades tendrán que reducir su saldo al 0,3% desde el 1,66%.

La Seguridad Social se desvía más de medio punto

Pero no sólo las comunidades se han pasado de su objetivo, la Seguridad Social tenía que acabar el año con un déficit del 0,6% y finalmente ha duplicado esa cifra y ha cerrado con un 1,26%, lo que implica un desvío de más de medio punto. El propio Montoro ha reconocido que el sistema va incurriendo en un déficit cada vez mayor cada año por el problema de ingresos del sistema de pensiones.

Ha asegurado que las cotizaciones sociales son insuficientes para financiar estas prestaciones y ha considerado necesario abrir este debate en el Pacto de Toledo para abordar este problema. Según Montoro se pueden hacer cambios en este sentido, pero no solo desde un partido, sino desde el consenso en la Comisión del Congreso creada para este fin.

El Estado y los Ayuntamientos cumplen

En cambio, la Administración Central y las entidades locales se han comportado mejor de lo previsto inicialmente. En concreto, la Administración Central tenía que acabar el año con un déficit del 2,9% y lo ha hecho con uno del 2,76% si no se tienen en cuenta las ayudas a la banca. Los Ayuntamientos, por su parte, han cerrado 2015 con un superávit del 0,44% frente al equilibrio que tenían previsto.

Dadas estas cifras, Montoro ha restado importancia al impacto de la reforma fiscal en el déficit de 2015 y el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, ha asegurado que el cambio normativo solo se puede valorar de forma muy positiva. Sin embargo, si se tienen en cuenta los cambios en IRPF y Sociedades la reforma supondrá una reducción de la recaudación de 7.867 millones entre 2015 y 2016.

La recaudación del IRPF cayó un 0,4% tras la entrada en vigor de la reforma fiscal

El año pasado, los ingresos tributarios totales sumaron 182.009 millones, un 4% más, con 96.753 millones por impuestos directos, un 2,3% más; 82.727 millones por impuestos indirectos, un 5,7% más; y 2.529 millones por tasas y otros conceptos, un 18,2% más.

La recudación de IRPF cayó un 0,4% respecto a 2014 por la bajada de tipos que aplicó en Gobierno, aunque se mantuvo en los niveles registrados antes de la crisis. Sociedades, en cambio, creció un 10,3%, con cerca de 20.000 millones, lejos de los más de 44.000 que llegó a recaudar en 2007. 

En los impuestos indirectos, destacó la recaudación de IVA, que creció un 7,4% el año que pasado y superó los 60.000 millones por las subidas que han aplicado los Gobiernos a este tributo. En 2007, su recaudación rondaba los 55.000 millones. Los Impuestos Especiales, por su parte, subieron solo un 0,2% y se mantuvieron en el entorno de los 19.000 millones, igual que en los últimos años.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba