Economía

Cumbre entre la CNMV y el Gobierno para analizar la crisis de DIA

El Ejecutivo está preocupado por el impacto industrial y laboral que puede tener la crisis de la compañía 

Supermercado DIA
Supermercado DIA Tere García

La situación de DIA preocupa al Gobierno. El anuncio del despido colectivo, el cierre de tiendas y las pérdidas millonarias de la cadena ha hecho que el Ejecutivo tome 'cartas en el asunto'. Según detallan fuentes del sector, este interés ha provocado que exista una cumbre representantes del Gobierno y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para tratar esta crisis. 

"Han sido conversaciones de carácter informativo entre el organismo regulador y miembros de los ministerios correspondientes", detallan estas fuentes. La crisis de DIA empezó a mediatizarse en 2018 a través de los medios especializados en Bolsa. Sus acciones perdieron un 90% del valor, la empresa ha sido la más atacada por los inversores bajistas, su salida del Ibex 35 y el baile accionarial que ha vivido. Unos eventos donde la CNMV ha realizado el correspondiente seguimiento y que puede resultar útil para las actuaciones del Gobierno en esta crisis. 

Un cónclave de vital transcendencia para el futuro de la compañía

Las dificultades que vive DIA puede tener implicaciones en el ámbito industrial y laboral para el país, ya que "no sólo está en juego el futuro de una gran empresa, la red de proveedores nacionales que existe en torno a la cadena supone una importante parte del sector primario y secundario español", añaden. 

La CNMV y el Gobierno no confirman ni desmienten estas conversaciones. En este sentido, según explican estos informadores, este tipo de contactos tienen "un carácter muy reservado y no se suelen filtrar muchos detalles del encuentro".  

Dos semanas

Esta cumbre se ha celebrado con cerca de dos semanas para que DIA celebre su junta de accionistas. Un cónclave de vital transcendencia para el futuro de la compañía. Los asistentes deberán decidir entre el plan que propone el consejo, una ampliación de capital de 600 millones de euros para poner en marcha su hoja de ruta, o la propuesta que pone encima de la mesa el accionista mayoritario, LetterOne, una ampliación de 500 millones y el objetivo de tomar el control de la compañía con su OPA de 0,67 euros por acción. 

Dos propuestas enfrentadas. Aunque, según explicaban fuentes del mercado a este medio, existe una intención por parte de la compañía para alcanzar un acuerdo con LetterOne antes de la junta. "Llegar en la situación actual al 20 de marzo es insostenible", detallaban. La victoria de cualquiera de las dos opciones puede suponer agravar la crisis de DIA. 

Borja de la Cierva, consejero delegado de DIA, y Mikhail Fridman, propietario de LetterOne
Borja de la Cierva, consejero delegado de DIA, y Mikhail Fridman, propietario de LetterOne Tere García

Por un lado, si los accionistas respaldan la propuesta que acordó el consejo con los acreedores, el accionista mayoritario se marcha de DIA. "La propuesta que hace el consejo dejaría nuestra participación muy rebajada, y decidiríamos abandonar la compañía", explicaba a este medio Stephan DuCharme, responsable de L1 Retail (el brazo especializado en distribución de LetterOne). 

La otra opción es que triunfe la actual propuesta de LetterOne. Un hecho que, según explica el consejo de administración de DIA, podría empujar a la compañía a solicitar la disolución o el concurso de acreedores por no ofrecer soluciones a los desafíos que se enfrenta la compañía a corte plazo.  

Mientras se enfrentan estas dos propuestas, la compañía ya ha comunicado a los sindicatos su intención de despedir a 2.064 trabajadores, cerrar 287 tiendas y tres almacenes. Unos cifras que resultan alarmantes para el propio Gobierno.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba