Economía

Enfado en el capital riesgo español: "Dejamos escapar la oportunidad del brexit"

Fuentes del sector reclaman al Estado una "clarificación de la fiscalidad" del carried interest, esto es, de las condiciones en las que tributan los gestores de los fondos

Enfado en el capital riesgo español: "Desaprovechamos la oportunidad del 'brexit'"
Enfado en el capital riesgo español: "Desaprovechamos la oportunidad del 'brexit'" Archivo

Mientras se agudiza la incertidumbre respecto a los términos de la salida del Reino Unido de Europa, en España hay quienes ven en el 'brexit' una 'oportunidad' que "España está dejando escapar". Es el caso del presidente de la mayor asociación española de entidades de capital riesgo (Ascri), Juan Luis Ramírez.

"Cuando el Reino Unido se vaya, las gestoras de fondo domiciliadas en Inglaterra perderán el pasaporte europeo y, si quieren captar dinero fuera del Reino Unido, tendrán probablemente que irse de allí", dice Ramírez a Vozpópuli. "España sería una fantástica alternativa, un país donde se vive bien y con alternativas de negocio - el 75% de las empresas son Pymes -, pero también se necesita un entorno regulatorio estable y un entorno fiscal seguro, y eso justo ahora no lo tenemos".

Incertidumbre fiscal

Ramírez reclama al Estado una "clarificación de la fiscalidad" del carried interest, esto es, de las condiciones en las que se tributa la participación que obtiene el gestor del fondo sobre la rentabilidad que consigue para los inversores.

Fuentes del sector, empresariales y jurídicas, se lamentan que "España esté perdiendo una extraordinaria oportunidad de consolidar el tren de crecimiento del capital riesgo en nuestro país y a nivel internacional en los últimos años" y puntualizan que la preocupación respecto a España sobre todo entre los agentes internacionales (que son los que más peso tienen en el capital riesgo de nuestro país) ha crecido en el último año a raíz de un comunicado de la Agencia Tributaria de octubre de 2016 en el que se abría la puerta a que los rendimientos de 'carried interest' puedan ser considerados como renta de trabajo (del gestor en cuanto ejecutivo) y no como renta de ahorro (del gestor en cuanto inversor).

"La legislación actual permite que la definición sobre cómo tributan los gestores de fondos quede a expensas del arbitrio puntual en cada caso de la Agencia Tributaria", insisten las mismas fuentes, que reclaman para España "lo mismo que se ha hecho ya en Alemania, Francia y, el año pasado, en Italia, donde han seguido el ejemplo del Reino Unido y han fijado reglas de juego claras sobre la fiscalidad del carried interest y las condiciones en las que cabe calificarlo como renta de ahorro en lugar de renta de trabajo".

La calificación del carried interest es especialmente importante para los gestores de fondos toda vez que el tipo máximo de impuesto en España para una renta de ahorro es del 23% mientras que en el caso de la renta de trabajo los tipos, según comunidades, oscilan entre el 40 y el 50%.

En la misma línea, Ramírez pide al Gobierno "que ponga de entrada las cosas por escrito y no cambie las cosas cada rato" y hace hincapié en este sentido en el decreto de reducción del déficit público de septiembre de 2016 por el que las gestoras (que disfrutan de una exención del 99% del impuesto de sociedades) con un volumen de negocio superior a los 10 millones pasaron a estar obligadas a pagar el 23% del resultado positivo de su cuenta de pérdidas y ganancias, un pago a cuenta del tributo de sociedades que recuperarán con la liquidación definitiva del impuesto.

"Estos cambios espantan a los fondos internacionales", subraya Ramírez. Fuentes del mismo entorno manifiestan su cabreo advirtiendo de que, si fueran inversores de Londres, se irían a Francia, Italia o Alemania antes que a España en las actuales condiciones.

"Nuestra pelea ha sido demostrar a las autoridades que tenemos que poner manos a la obra para atraer a fondos de Londres pero hemos fracasado. Nuestros políticos piensan en la recaudación a corto plazo y no tienen visión a largo", insiste el líder de Ascri, incidiendo en los efectos "positivos" del capital riesgo en nuestro país.

Informe de impacto del capital riesgo en empresas españolas by Vozpopuli on Scribd

En este sentido, la patronal y PriceWaterhouseCoopers copresentaban la semana pasada un informe elaborado por el profesor de la Universidad Complutense, Jose Martí Pellón, sobre el impacto del capital riesgo en 186 empresas de España entre 2005 y 2015 y la comparativa con otras 186 empresas similares no participadas por dicho capital. Al cabo de ese período, el empleo y los ingresos habían crecido en las participadas (un 29,9% más de empleos en total y un 7% más anual de Ebitda) y disminuido en las no participadas (2,8% menos de empleos y un -6,4% anual de Ebidta).

"Fue un momento de crisis durísima, pero el gestor e inversor en capital riesgo tendió a invertir en las empresas mejor preparadas para un escenario de crisis, y en las muchas ocasiones en las que ya había invertido y se jugaba también sus cuartos, puso todo lo que había que poner a nivel inversores, créditos e incluso lanzar la empresa al exterior, y eso marcó diferencias con las no participadas”, resume Martí Pellón.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba