Motor

CIE Automotive cierre el primer trimestre del año con récord de facturación

La empresa vasca de componentes de automoción ha logrado, a pesar de la crisis del coronavirus, cerrar el primer trimestre del año batiendo récords de facturación por vigésimoquinto trimestre consecutivo

La empresa de componentes CIE Automotive ha logrado una facturación superior a los 800 millones de euros hasta marzo.
La empresa de componentes CIE Automotive ha logrado una facturación superior a los 800 millones de euros hasta marzo.

El sector de componentes para automoción está sufriendo los efectos de la crisis que afecta a toda la industria del automóvil, aunque siempre hay excepciones. Es el caso de la empresa vasca CIE Automotive que, a pesar del contexto adverso, ha logrado su 25º trimestre consecutivo de récord. La compañía, que ha celebrado esta semana su Junta de Accionistas, continúa un trimestre más demostrando crecimiento y rentabilidad y ha informado que ha logrado una facturación de 822 millones de euros, un 1,2% más que en el mismo periodo de 2019.

De hecho, en un mercado de automoción directamente impactado por la crisis sanitaria en el que la producción de vehículos ha caído un 25% en este primer trimestre, CIE ha crecido 26 puntos por encima del mercado. Destaca también la sostenibilidad de unos altos márgenes operativos, con el EBITDA o resultado bruto de explotación, superando el 17% de margen sobre ventas, y la mejora de su resultado neto, que ha alcanzado los 72,8 millones de euros.

Según Jesús María Herrera, Consejero Delegado del Grupo, “nuestros clientes están retomando actividad y entendemos que lo peor de la situación ha pasado. La visibilidad actual es muy limitada, por lo que no estamos en disposición de formular una previsión para 2020, pero confiamos en una evolución razonable en el segundo semestre que nos permita acabar el año con resultado positivo y con generación de caja operativa, objetivo último y fundamental de todo nuestro modelo de gestión”.

El sector, preocupado

Pero los buenos resultados de la compañía vasca no oculta la preocupación del sector de componentes, desde cuya patronal se alerta sobre las consecuencias que el coronavirus está teniendo en el sector e incide en la necesidad de poner en marcha medidas para garantizar la recuperación de la industria de automoción una vez pase la pandemia.

El cese de actividad en las 17 plantas de fabricación de vehículos que hay en España y el drástico descenso del 95% en la actividad de los talleres, han provocado que, desde la declaración del estado de alarma, la actividad productiva de los fabricantes de componentes se haya visto fuertemente afectada, con cierres de plantas y solicitud de expedientes de regulación temporal de empleo.

Y es que la producción de los proveedores de automoción se ha reducido en más de un 80%, manteniéndose aquella que va destinada a mercados que no han sido cerrados, destacando la reactivación de China y la necesidad de cumplir con ciertos contratos internacionales. Muchas de las plantas de producción de vehículos en Europa están cerradas o mantienen una actividad residual de un 10%-15% ligada al mercado internacional, fuera de Europa y especialmente para China, donde la actividad en el sector se está recuperando.

Se prevé que la recuperación de la actividad no será inmediata pasando de 0 a 100%, sino que tendrá un arranque progresivo, sobre todo vinculado a la reactivación y evolución de los principales mercados y por ello preocupa en el sector especialmente las caídas de facturación que se prevén notables en el segundo trimestre. Dependerán tanto de la duración de la situación de estado de alarma como de la dinámica de recuperación de la producción y del mercado una vez finalice, aunque algunos indicadores hacen prever que para recuperar la facturación previa a la crisis pueden pasar entre 6 y 12 meses.

La patronal de los proveedores españoles participa activamente en el comité de crisis creado por la Asociación Europea de Proveedores de Automoción (CLEPA), para trasladar a Bruselas la voz de esta industria española, ir monitorizando el estado de situación y prever planes de actuación. “Ante esta compleja situación, estamos ya preparándonos para los distintos escenarios, ponderándolos y elaborando un plan de choque dinámico para distintos escenarios de recuperación, más o menos restrictivos”, indica María Helena Antolin. “Lo que está claro es que no hay tiempo que perder. Debemos trabajar desde ya en la recuperación de nuestra industria”.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba