Energía

La CEOE elude la neutralidad en materia energética: “Estamos por y para el gas”

El presidente de la patronal sale en defensa del sector gasista en plena negociación del marco regulatorio entre el Gobierno en funciones y la CNMC. Lejos de la neutralidad tecnológica, la CEOE considera que el gas debe ser la energía de base de la transición

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE
Antonio Garamendi, presidente de la CEOE

La patronal ha roto una lanza en favor del sector gasista, que afronta un momento crucial ante la inminente fijación de las retribuciones para el próximo periodo regulatorio. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, no ha mostrado dudas al afirmar que el gas es la mejor energía de base en el contexto de la transición energética y un elemento fundamental para la industria. "Estamos por y para el gas", ha señalado.

Las palabras de Garamendi, pronunciadas en un acto sobre el proceso de descarbonización de la economía organizado por la Fundación Naturgy, llegan en un momento especialmente señalado, cuando el Gobierno en funciones y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) trabajan para fijar las retribuciones de las actividades de transporte y distribución de gas y electricidad para el próximo periodo regulatorio.

El presidente de la patronal ya se pronunció en su día en contra de la propuesta del regulador, que incluía notables recortes para el sector gasista y provocó una fuerte caída en Bolsa de las compañías del sector, en especial Enagás y Naturgy.

Garamendi llamó la atención sobre la necesidad contar con una energía de base "hasta que las renovables no sean fiables al 100%. El objetivo de las empresas es trabajar en un futuro más limpio pero debemos atender también a la competitividad de las empresas".

Negociación en curso

El decidido apoyo al sector gasista también fue acompañado de comentarios relacionados con la polémica surgida a raíz de la publicación de las propuestas retributivas de la CNMC, que provocaron un auténtico terremoto en el sector gasista. "Hay que tener predictibilidad y seguridad regulatoria para evitar vaivenes en los mercados provocados tan solo por el anuncio de una decisión que aún no es firme", apuntó Garamendi.

Esa decisión está pendiente del resultado de la comisión de coordinación participada por el Gobierno y la CNMC para tratar de llegar a un acuerdo sobre la propuesta retributiva del regulador, después de que el Ejecutivo considerara que podría no estar en línea con su política energética. La decisión definitiva debe elevarse a Pleno por parte del regulador antes de que finalice el presente ejercicio, toda vez que el nuevo periodo normativo para el sector eléctrico comienza el 1 de enero de 2020.

Se da la circunstancia de que el fracaso de las negociaciones con vistas a lograr un acuerdo de investidura hará que el Gobierno afronte este proceso en funciones. Esta circunstancia también retrasará la renovación de algunos cargos del regulador, entre ellos el del presidente, José María Marín Quemada, firme defensor del recorte propuesto por la CNMC.   

Hasta la fecha, el sector gasista ha sido el que se ha pronunciado de forma más destacada en defensa de sus intereses. Los empresarios han apostado tradicionalmente por la neutralidad tecnológica en materia energética.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba