ENTREVISTA

La incertidumbre política impide a BlackRock ser positivo con España

La mayor gestora de fondos de inversión del mundo cambiará su visión de ‘neutral’ a ‘positivo’ sólo si de las elecciones del 28 de Abril sale un Gobierno estable que tenga mayoría y no sea anti-austeridad

Isabelle Mateos y Lago, responsable global de Estrategia Multiactivo de BlackRock
Isabelle Mateos y Lago, responsable global de Estrategia Multiactivo de BlackRock

BlackRock, la primera gestora de fondos de inversión del planeta con poder de decisión sobre nada menos que 5,98 billones de dólares (5,28 billones de euros), reconoce que a pesar del crecimiento económico de España (superior al de otros países europeos) su posición respecto al país es 'neutral', debido a la incertidumbre política derivada del adelanto electoral y del conflicto con Cataluña.

Isabelle Mateos y Lago, responsable global de Estrategia Multiactivo de la firma, ha visitado Madrid y ha compartido en una entrevista exclusiva con Vozpópuli su visión de la economía, para la que descarta una recesión inminente. 

¿Qué visión tiene el mayor inversor del mundo sobre la economía española?

España es uno de los países de Europa y de la Eurozona que más rápido crece y nosotros tenemos confianza en sus perspectivas de crecimiento. Los fundamentales -deuda, déficit, etcétera- no sobresalen, pero son bastante sólidos.

En una entrevista en Bloomberg usted reconocía que la visión de BlackRock sobre España es neutral por culpa de la incertidumbre política derivada del anticipo electoral y el conflicto con Cataluña, ¿qué debe ocurrir para que cambien su visión de neutral a positiva?

Lo principal sería que se resuelva la incertidumbre política y, para ser todavía más positivos, que haya una agenda política que apoye el crecimiento sin debilitar los fundamentales.

¿Cómo se puede resolver esa incertidumbre?

Con un gobierno que tenga la suficiente mayoría para implementar una agenda política coherente.

¿Independientemente de que esa mayoría sea de izquierdas o de derechas?

Dentro de unos límites. Obviamente si tuviéramos un gobierno muy anti-austeridad mañana o un gobierno muy populista no ayudaría aunque tuviera mayoría, pero creemos que mientras sea un gobierno que se centre en apoyar el crecimiento sin minar los fundamentales sería suficiente, por el simple hecho de tener un gobierno coherente.

¿Cómo está su inversión en el país?

Hemos aligerado un poco nuestra exposición a los activos españoles pero cuando pasen las elecciones, asumiendo que no se produce una situación de elevada inestabilidad y que se puede formar gobierno, miraremos el contexto. El nuevo anuncio del Banco Central Europeo además es positivo para los bonos de la periferia (de Europa) en general y para el crecimiento, así que creemos que España continuará haciéndolo bien.

Estos anuncios del BCE, ¿nos llevan a pensar que Mario Draghi ha actuado porque la recesión está cerca?

No, la reacción inicial del mercado fue de peligro pero en unos días el mercado se dará cuenta de que no hay nada nuevo con respecto al entorno económico y de que las medidas funcionarán y ayudarán a la economía europea.

¿Cuáles son los principales riesgos para Europa?

Estamos bastante preocupados por la renovación de las tensiones comerciales. Las negociaciones entre EEUU y Europa acaban de empezar y no están yendo particularmente bien. Si Donald Trump aplica aranceles a la importación de vehículos europeos, podría tener un impacto bastante adverso en la economía, en la confianza, la inversión…

De hecho las exportaciones europeas ya se han resentido…

Lo que ha afectado a las exportaciones de Europa en los últimos seis meses ha sido sobre todo la ralentización de China, que se debe en parte a la guerra comercial pero sobre todo a razones domésticas: porque han estado reduciendo sus niveles de crecimiento del crédito durante mucho tiempo y no han estimulado la economía.

¿Ha sido Alemania el país más afectado?

Alemania se ha visto particularmente afectada, sí. La guerra comercial es parte de la historia. Europa es víctima colateral de esa guerra comercial, pero sería diferente si estuviera en el medio de ella.

La posibilidad de que se produzca un brexit sin acuerdo es otro de los grandes riesgos para la economía europea, ¿qué países serían los más afectados?

Irlanda, que es obviamente el país más integrado con el Reino Unido, también algunos países nórdicos, bálticos, Países Bajos… los que tienen una parte importante de su Producto Interior Bruto (PIB) ligado al Reino Unido. Pero más allá de eso todo el mundo, porque no hay un solo país en Europa cuyas cadenas de suministro no estén vinculadas con el Reino Unido, así que tendrá un impacto significativo en el crecimiento, equivalente a varios puntos del PIB.

¿Y España?

España es parte de la cadena de suministro y, además de eso, muchas de sus exportaciones (por ejemplo de productos alimenticios) van al Reino Unido, así que si se paran de la noche a la mañana será perturbador. Sin duda situaríamos a España entre las economías afectadas, es una economía diversificada -no como Irlanda- pero sufriría.

Hace unos años el populismo era considerado uno de los principales riesgos para la economía en general, ¿cree que ya hemos superado eso?

Tendremos que ver el resultado de las elecciones al Parlamento Europeo. No es seguro que el populismo haya alcanzado aún su punto álgido, parece que todavía hay un apetito enorme de soluciones radicales, y estamos viéndolo en muchos países. Algunos políticos están preparados para ‘prometer unicornios’ y parte del electorado está dispuesto a votarlos.

¿Ocurrirá en las elecciones europeas?

Si miras las encuestas actuales sugieren que los partidos populistas, tanto de izquierdas como de derechas, tendrán buen resultado. Por una parte, esto puede ser positivo porque pondría en evidencia que hay problemas serios en Europa y particularmente en la Eurozona, y podrían llevarse a cabo reformas relevantes. Pero si esto lleva hacia una actitud más proteccionista… No estamos fuera de peligro, hay una preocupación seria de que vamos a ver políticas un poco anti-económicas.

¿Por ejemplo?

Menos apertura al comercio internacional, medidas que restrinjan la inversión internacional por razones arbitrarias, restricciones a la competición en Europa con el pretexto de preservar la seguridad nacional… al fin y al cabo esto puede reducir la competitividad de la economía europea.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba