Economía

Los peritos del Banco de España: el Popular fue "muy optimista" en el folleto de la ampliación

Achacan la caída de la entidad a tres episodios de fuga de depósitos ocasionados por la incertidumbre que se había generado sobre el banco en el segundo trimestre de 2017

Sede del Banco de España
Sede del Banco de España BDE

Semana clave para el caso del Banco Popular. Los peritos del Banco de España ya han puesto en poder del titular del juzgado central de instrucción número 4, José Luis Calama, el informe en el que dan su veredicto sobre la caída de la entidad.

El texto considera que el Popular fue "muy optimista" en las hipótesis para calcular las estimaciones a diciembre de 2016 reflejadas en el folleto de la ampliación de capital, al no considerar la reclasificación a dudosos y las correspondientes coberturas, teniendo unas provisiones necesarias de 4.300 millones de euros.

El documento, al que ha tenido acceso Vozpópuli, expone tres motivos para la crisis del banco. El primero se centra en la fuga de depósitos y los dos siguientes en las cuentas y provisiones que se emitieron para lanzar al mercado la ampliación de capital, por un "importe insuficiente". 

Los peritos Santiago Ruíz-Clavijo y Pablo Hernández atribuyen la resolución a la fuga de depósitos en tres episodios durante el segundo trimestre de 2017, "siendo el que se origina el 31 de mayo de ese año de especial gravedad".

El informe recuerda que dicha fuga incurrió en pérdidas para los accionistas y bonistas por la aplicación de la novedosa normativa de resolución, por la que Santander se quedó con la entidad por el precio de un euro. 

Cuentas "muy optimistas"

Los dos puntos siguiente se centran en la ampliación de capital y en las cifras que se mostraron en el folleto para dicha operación. Los peritos explican que las cuentas presentadas "no respetaban" ciertos aspectos de la normativa contable, en especial la clasificación de las operaciones refinanciadas en dudoso.

Concretamente, habla de las cuentas de 2015, siendo la corrección parcial de algunos de ellos lo que causó las pérdidas a diciembre de 2016. Los peritos aseguran que les es "imposible cuantificar el impacto de los incumplimientos a la normativa subsistentes a diciembre de 2016, en especial la sobrevaloración de las tasaciones", pero consideran que se puede tomar como máximos las perdidas cuantificadas en 2017, de 1.915 millones de euros, por las provisiones crediticias y adjudicados de 4.800 millones de euros. 

A  pesar de ello, aseguran que lo anterior no implica que el banco fuese "inviable", pero si era previsible que los accionistas sufrieran pérdidas por el reducido margen para cumplir con los requerimientos de solvencias impuestos por el Banco Central Europeo (BCE).

Emilio Saracho

El documento también habla de "la falta de comunicación de una estrategia clara para cumplir con el aumento de requerimientos de capital en 2018", lo que "acentuó" la inestabilidad de su valoración.

Asimismo, apunta a la reexpresión de las cuentas de 2016, con mayores pérdidas de las anunciadas y mostrando una todavía baja cobertura de sus activos adjudicados, que arrojaba dudas sobre la adecuada valoración de los activos del Banco.

Los peritos achacan a Emilio Saracho, que ocupó la presidencia del banco durante 108 días, entre el 20 de febrero y el 7 de junio de 2017, de haber efectuado "declaraciones relativamente imprecisas" que no contribuyeron a normalizar la situación del banco ante los mercados, en referencia a su afirmación, el 10 de abril de ese año, de que podría ser necesaria una nueva ampliación de capital o incluso vender el banco.

Hubo también otras dos noticias que, "por la gravedad de su mensaje y por coincidir en el tiempo con impactos relevantes de la cotización en Bolsa y retiradas de depósitos significativas", indican los expertos, contribuyeron a desestabilizar el banco.

Una de ellas, que la entidad se había puesto "urgentemente" en venta", y la otra que estaba sufriendo una fuga de depósitos, a lo que hubo que sumar las declaraciones de "un funcionario europeo", que aseguró que las autoridades comunitarias se estaban preparando dado que "un proceso de fusión podría no concluir satisfactoriamente".

Otra de las críticas de los expertos se dirige a la gobernanza, al señalar que "debido a un control interno que presentaba debilidades", las estimaciones resultaron en general insuficientes, como reveló la reexpresión de las cuentas o una inspección de adjudicados del BCE.

Los motivos que da el Banco de España para la resolución del Popular son muy "importantes", a juicio del abogado Jordi Ruiz, del bufete Fieldfisher Jausas, ya que pone el foco en que "las cuentas no reflejaban bien la imagen fiel", del banco. Además, agrega que este informe avivará más la batalla contra el Santander, porque va a reforzar la batalla por "enriquecimiento injusto". 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba