Pensiones

El Banco de España defiende la reforma de pensiones de 2013 y pide subir el IVA

Considera fundamental mantener un mecanismo de ajuste automático que garantice la sostenibilidad de las pensiones, pide que se priorice la reducción del de desempleo y mete presión con la reforma de la financiación autonómica.

Imagen de archivo de la fachada del Banco de España
Imagen de archivo de la fachada del Banco de España EFE

El Banco de España ha mandado dos mensajes claros al Gobierno en el informe anual de 2017: el envejecimiento de la población y la reforma del sistema de pensiones es un reto de primer orden que hay que abordar cuanto antes y la políticas presupuestarias de los próximos años tienen que centrarse en la consolidación fiscal. Son dos mensajes muy oportunos ahora que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha decidido dar carpetazo a la reforma de pensiones del año 2013 y ha puesto en marcha los Presupuestos más expansivos de los últimos diez años.

Para abordar el primer reto, el Banco de España avisa de que cualquier estrategia de reforma elegida debe aumentar la transparencia del sistema, reforzar su contributividad y, sobre todo, mantener un mecanismo de ajuste automático que garantice la sostenibilidad de las pensiones futuras de la población. Precisamente esto es lo que aseguraba la reforma de 2013 a través del Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) y el factor de sostenibilidad, que el Gobierno ha pospuesto para conseguir el apoyo del PNV al Presupuesto.

No es su única propuesta, también se inclina por prolongar la vida laboral mejorando, por ejemplo, la compatibilidad del cobro de una pensión y un sueldo. Además, resalta la importancia de fomentar la natalidad para acercarla a las tasas de otros países europeos, favoreciendo la conciliación laboral y familiar y reduciendo la inestabilidad laboral en los años de edad fértil. Y hace una propuesta quizá más novedosa, que consiste en revisar periódicamente las restricciones asociadas a la política migratoria para tratar de acompasarlas a las necesidades del mercado de trabajo.

Subir el IVA y los Especiales

Para asegurar la consolidación fiscal, se inclina por un ajuste anclado en un programa de medio plazo en el que se detallen las medidas que permitan alcanzar los objetivos presupuestarios, así como en una previsión prudente de la evolución macroeconómica y de los ingresos públicos. Por la vía del gasto, hay margen para seguir avanzando en aumentar su eficiencia y reorientar algunas partidas. Por el lado de los ingresos, se puede considerar una revisión y definición de la cesta de impuestos hacia estructuras más favorables al crecimiento potencial.

En concreto, el supervisor recuerda que España presenta un menor peso de la imposición al consumo sobre PIB que la media de la UE, lo que se refleja en una menor recaudación tanto por IVA como por impuestos especiales, en particular medioambientales. Además, insiste una vez más en que el sistema impositivo cuenta con un nivel de beneficios fiscales elevado, derivado de la existencia de numerosas exenciones, deducciones y tipos especiales reducidos, que tienden a generar pérdidas de recaudación, así como posibles distorsiones sobre la eficiencia y la equidad.

Pide más medidas para reducir el paro y reconoce que cada vez hay más empleo tempora

Por otro lado, considera "prioritario" reducir el elevado desempleo, sobre todo el que afecta a determinados colectivos. Y es que, según dice, la recuperación del empleo está siendo más débil entre el colectivo de parados con menor nivel de cualificación. Por eso, las políticas públicas deben dirigirse a asegurar la empleabilidad de estos colectivos, evitando efectos de histéresis que dificulten reducciones adicionales de la tasa de desempleo.

En el informe, el supervisor reconoce que, igual que ocurrió antes de la crisis, la economía española sigue tirando de empleo temporal. La tasa de temporalidad en España, de hecho, sigue siendo la más elevada de los países del área del euro y el supervisor ve incluso cierta evidencia de una menor duración de los nuevos contratos temporales, lo que aumenta la rotación y dificulta la acumulación de capital humano.

Llega a decir incluso que la calidad de los puestos de trabajo creados es, en muchos casos, "mejorable", dada la elevada temporalidad, el mantenimiento de una elevada parcialidad no deseada o la reducida duración de los contratos. Además, reconoce que casi todo el ajuste de competitividad se ha hecho vía salarios, mientras que las empresas han seguido aumentando sus márgenes estos años. A su juicio, la falta de ajuste de los excedentes unitarios frente a los demás países de la zona del euro podría ser indicativa de la falta de competencia de algunos mercados.

Financiación autonómica

El Banco de España también ha aprovechado el informe para meter presión sobre la reforma del sistema de financiación. A su parecer y ya que hay un consenso generalizado sobre este tema, es necesario ponerse manos a la obra para adecuar los ingresos a las necesidades de gasto, garantizar un reparto transparente entre comunidades e incrementar el grado de corresponsabilidad fiscal.

Además, las comunidades deberían volver a los mercados como vía fundamental de financiación de sus desequilibrios fiscales y usar los fondos del Estado desarrollados durante la crisis, como el FLA, solo en circunstancias excepcionales. Eso sí, mientras se sigan aplicando de forma generalizada, hay que aplicar de manera estricta los elementos de condicionalidad.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba