Economía

Inquietud en las plantillas de la banca ante una nueva ola de despidos

La nueva ronda de concentración que está experimentando el sector financiero, junto a la transformación digital de las entidades, despierta un clima de incertidumbre entre los empleados de la banca

Grupo de cajeros en un aeropuerto
Grupo de cajeros en un aeropuerto Flickr (Ibán)

En un momento en el que Bankia y Banco Santander están culminando los EREs que aplicaron por las absorciones de BMN y Banco Popular, en las plantillas del resto de entidades se respira un cierto clima de incertidumbre ante la nueva ronda de concentración que está experimentando el sector financiero, según han explicado fuentes sindicales.

Una vez concluya la salida de los 1.100 trabajadores por la integración de los servicios centrales de Popular y Santander, está previsto que el banco cántabro aplique otro ERE en 2019 para unificar la red comercial de ambas entidades. Este proceso podría afectar a 3.000 trabajadores y las negociaciones con los sindicatos comenzarán en febrero omarzo, una vez haya concluido el acople de la plataforma tecnológica de ambos bancos.

No obstante, este no es el único ajuste de empleo a la vista, ya que tras completar la integración con EspañaDuero, Unicaja aplicará un recorte de plantilla que comenzará a negociar con los representantes de los trabajadores en los próximos días.

Recorte en Evo Banco

Tras la compra de Evo Banco por parte de Bankinter es previsible que la entidad que dirige María Dolores Dancausa aplique un recorte de personal. Todo apunta a que Bankinter integrará su plataforma digital, Coinc, con Evo cuando se haya completado la adquisición el próximo abril y así crear un banco digital al estilo Openbank de Santander.

La integración de la plataforma digital de Bankinter con Evo Banco podría suponer la salida de un centenar de trabajadores en el backoffice de esta última

Si esto termina ocurriendo, Bankinter no necesitará el backoffice de los servicios centrales de Evo, lo que podría significar la salida de un centenar de personas, aproximadamente, según los cálculos de los sindicatos.

Además, la adquisición de  Banco Caixa Geral  por parte de Abanca Cajamar -aunque también ha pujado el fondo Cerberus- provocará sinergias que acabarán resultando en ajustes de personal. En la actualidad, la entidad portuguesa tiene más de 500 empleados y 110 oficinas en España, distribuidas principalmente en las provincias de Cáceres, Badajoz, Pontevedra y Madrid.

Digitalización

Desde que comenzó la crisis financiera, hace una década, la plantilla de los bancos españoles se ha reducido en 83.383 personas, un 31%, según datos del banco de España. En concreto, en 2008 las entidades contaban con 270.855 trabajadores. Desde entonces, el número de empleados se ha ido reduciendo año a año hasta alcanzar los 187.472 empleados a cierre de 2017 como consecuencia de la reestructuración del sector.

La tendencia se frenó en el último ejercicio de la serie. No obstante, está previsto que continúe, pues la transformación digital de las entidades supondrá la salida de miles de empleados adicionales, así como también favorecerá el cierre de oficinas. En cualquier caso, los ajustes que originará la digitalización de procesos se irán aplicando progresivamente.

Por su parte, el número de sucursales que han cerrado desde que comenzó la crisis financiera asciende a 19.000. Esto significa que cuatro de cada diez de las 45.707 oficinas con las que contaban los bancos españoles a finales de septiembre de 2008 han dejado de existir.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba