Infraestructuras

Acciona y FCC presentan ofertas para la línea tres del metro de Panamá, valorada en 2.300 millones

Los consorcios de las empresas españolas pujarán por uno de los contratos del año en Latinoamérica con grupos coreanos y chinos. OHL, que figuraba entre los siete precalificados de la licitación, no ha presentado finalmente la propuesta

José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona
José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona

Dos empresas españolas aspiran a llevarse uno de los contratos de infraestructuras del año en Latinoamérica: el diseño y construcción de la línea tres del metro de Ciudad de Panamá. Los consorcios de Acciona y FCC han presentado en las últimas horas sus respectivas ofertas vinculantes para hacerse con un contrato que se adjudicará antes del verano y que está valorado en más de 2.500 millones de dólares (unos 2.300 millones de euros).

Los grupos españoles tendrán como rivales un consorcio coreano, liderado por la ingeniería Hyundai, y la empresa China Railway Group Limited, que ha presentado una propuesta en solitario. Eso sí, la pujanza del sudeste asiático en el área de infraestructuras ha llegado también hasta los consorcios de las empresas españolas, toda vez que Acciona acude a este proceso de la mano de la empresa China Power.

Hasta las oficinas del Metro de Panamá llegaron tan solo cuatro propuestas técnicas y económicas, pese a que hasta siete consorcios se habían precalificado para participar en la fase final de la licitación. Entre los que finalmente declinaron presentar su propuesta se encuentra el grupo Consorcio Línea 3 Monorail Panamá, integrado por la también española OHL.

De entrada, FCC parte con la ventaja de haberse adjudicado los contratos para la construcción de las dos primeras líneas de la red de metro de la capital panameña (las obras de la línea dos están a punto de completarse).

De Odebrecht a Slim

En ambas oportunidades, la empresa presidida por Esther Alcocer Koplowitz fue de la mano de la brasileña Odebrecht, poco antes de que estallara el escándalo por el pago de comisiones a gobiernos de varios países latinoamericanos a cambio de la concesión de obras. En esta ocasión, FCC acude en alianza con su accionista mayoritario, Carlos Slim, a través de Grupo Carso.

Las propuestas técnicas, contenidas en voluminosos contenedores, llegaron hasta la sede de Metro de Panamá, donde se procedió a la verificación de las correspondientes fianzas exigidas para su presentación. Una vez realizadas las comprobaciones, se iniciaron los trabajos de análisis y calificación de las propuestas, para lo que se abre el plazo de un mes, con la posibilidad de prorrogarlo durante 20 días más.

Por su parte, las propuestas económicas, presentadas en sobre cerrado, fueron guardadas en una bóveda del Banco Central de Panamá hasta el momento de su apertura, que se producirá una vez que hayan sido evaluadas las ofertas técnicas. En un acto público, se procederá a publicar la evaluación de éstas y, a continuación, se desvelerán las económicas.

La novedad del monorraíl

A cada una de las propuestas se le asignará una calificación, con un máximo de 510 puntos para la parte técnica y de 490 puntos para la económica. El grupo que alcance una mayor puntuación será el adjudicatario provisional de la licitación. El plazo de ejecución de las obras es de cuatro años y medio.

La línea 3 del metro de Ciudad de Panamá cuenta con una extensión de 25 kilómetros, que se prevé que sea recorrida por los convoyes en un tiempo aproximado de 45 minutos. La novedad en relación con las dos primeras líneas consiste en el sistema de monorraíl, obra de los ingenieros japoneses que diseñaron inicialmente el proyecto, con lo que los trenes no circularán en superficie en determinados tramos.

Los sistemas de transporte en Latinoamérica no son ni mucho menos desconocidos para FCC y Acciona. Además de la citada experiencia en la propia Panamá, FCC también está construyendo la línea 2 del metro de Lima (Perú) como componente de un consorcio en el que también está presente ACS. Mientras, Acciona construye la primera línea del metro de Quito (Ecuador), un contrato que se adjudicó en consorcio con Odebrecht y que terminó asumiendo en su totalidad después del descenso a los infiernos de la empresa brasileña.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba