Infraestructuras

AENA encarga planes inmobiliarios para los aeropuertos de Palma, Málaga, Valencia y Sevilla

El gestor aeroportuario pretende replicar la estrategia seguida en Barajas y El Prat con el fin de poner en valor los suelos que posee en torno a algunos de sus principales aeropuertos. Por el momento, la compañía encargará un análisis del potencial de sus activos en las pistas de Palma, Málaga, Sevilla y Valencia

Maurici Lucena, presidente de AENA
Maurici Lucena, presidente de AENA

El desarrollo inmobiliario de AENA en sus dos principales activos, Adolfo Suárez Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, tendrá continuidad en otros grandes aeropuertos de la red en los que la compañía cuenta con reserva de suelo. Al menos, es la intención de la compañía que preside Maurici Lucena, que ha encargado estudios para analizar las posibilidades de sacar rendimiento a los entornos de los aeropuertos de Palma de Mallorca, Málaga, Valencia y Sevilla.

El gestor aeroportuario, participado al 51% por el Estado, invertirá algo más dos millones de euros en la contratación de un experto que analice las posibilidades de los terrenos y, en su caso, el desarrollo de planes inmobiliarios que sigan la senda de los ya diseñados para Madrid y Barcelona, en los que la inversión conjunta supera los 4.600 millones de euros (la mayor parte de los cuales está previsto que lleguen de la parte privada).

La estrategia pasa por pergeñar una hoja de ruta idéntica a la seguida para los planes de las dos grandes infraestructuras: contratar un asesor externo que analice los terrenos de los que dispone AENA en el entorno de los cuatro aeropuertos e identifique las oportunidades de desarrollo de actividades inmobiliarias que en ellos pueden darse. A partir del resultado de los informes, la compañía decidirá si sigue adelante con las operaciones, así como el diseño definitivo de las mismas.

Aunque la maniobra se encuentra aún en una fase poco avanzada, todo apunta a que, en principio, las actividades relacionadas con la logística y la carga aérea son las que cuentan con un mayor potencial para acaparar el protagonismo de un futuro desarrollo de estas cuatro infraestructuras.

Aeropuertos al alza

Palma de Mallorca y Málaga-Costa del Sol son los dos aeropuertos con mayor número de pasajeros de la red de AENA al margen de Madrid y Barcelona. El primero de ellos ha registrado un incremento en este capítulo superior al 17% en los últimos dos años y cerró el pasado ejercicio con un récord de casi 28 millones de visitantes, que quedará pulverizado en 2018, con una cifra que podría superar los 30 millones.

Por su parte, Málaga ha experimentado un incremento cercano al 30% en el número de pasajeros en los dos últimos años y también lleva camino de año récord en 2018, que podría cerrar en el entorno de los 20 millones de usuarios.

Valencia y Sevilla se encuentran entre los doce primeros aeropuertos de España por volumen de pasajeros aunque, en este caso, el atractivo de sus suelos radica más en la proximidad a las dos ciudades más pobladas del país al margen de Madrid y Barcelona.

Mil hectáreas aun disponibles

Según las cifras presentadas por la compañía cuando dio a conocer los detalles de su plan estratégico 2018-2021, AENA dispone de una superficie potencialmente comercializable de unas 2.000 hectáreas, de las cuales el 50% corresponden a los aeropuertos de Madrid y Barcelona. Precisamente, uno de los aspectos que tendrá que evaluar el experto que va a contratar AENA es la superficie exacta de la que dispone la compañía en los cuatro aeropuertos en los que pretende desarrollar ahora su estrategia inmobiliaria.

Los planes inmobiliarios de AENA se pusieron en marcha durante la anterior etapa de la compañía, bajo la presidencia de Jaime García-Legaz. La actual gestión no solo ha dado continuidad a esta estrategia sino que parece estar dispuesta a apostar decididamente por ella.

Precisamente, el plan estratégico hace hincapié en la necesidad de que la compañía diversifique sus vías de ingresos, tanto con la explotación comercial de los aeropuertos como con los planes inmobiliarios diseñados para poner en valor los suelos en torno a Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat. El fuerte ritmo en el incremento del número de pasajeros experimentado en los últimos años tenderá a reducirse, especialmente como consecuencia de la recuperación de destinos turísticos que entraron en crisis en los últimos casos, como fueron los casos de Turquía, Egipto y Grecia, entre otros.

De ahí que la búsqueda de ingresos por parte de los negocios no regulados de la compañía se haya convertido en una pieza fundamental para compensar esta circunstancia, así como el escenario de bajada de tarifas que AENA afronta al menos hasta 2021, fecha de la finalización del presente DORA.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba