Los dos toreros han vuelto a verse las caras en los juzgados, tal y como han comunicado el bufete de abogados Osuna, que lleva a Díaz, y ha publicado Chance: “Como es sabido, la celebración del juicio será el próximo día 28 de abril de 2016 en el juzgado de primera instancia número 4 de Córdoba a las diez de la mañana”.

Además explica: “D. Manuel Díaz presentó el pasado mes de diciembre una demanda ejercitando la acción de determinación de la filiación, la cual se acompañaba de un informe realizado por un detective en el que se recogía cómo se había tomado una servilleta del presunto padre en una cafetería, sobre la que posteriormente se realizó la prueba de ADN, arrojando ésta un resultado del 99,9 %. Hoy se ha reproducido nuevamente la prueba biológica con todas las garantías judiciales”.

El pasado viernes, los técnicos del Hospital Universitario de Córdoba extrajeron sangre a los dos toreros para analizar el ADN de ambos dentro de la demanda por paternidad presentada por Manuel Díaz contra Benítez. El abogado de Díaz, Fernando Osuna, ha explicado a Efe que la extracción se ha hecho ante presencia judicial, con dos horas y media de diferencia y como una de las diligencias incluidas en la demanda judicial. El resultado de las pruebas se obtendrá en la próxima semana por lo que el final de esta batalla judicial está ya muy cerca.

Una prueba anterior ya confirmaba que en un 99,99% son padre e hijo. Manuel Díaz las obtuvo tras contratar a un detective privado que consiguió una servilleta de papel que utilizó Benítez y cepillos interdentales que contenían muestras de saliva. Sin embargo, el juzgado que lleva el caso ha querido hacer una nueva comprobación con todas las garantías legales, según ha explicado el abogado de Díaz.

A Díaz, que ha cumplido 47 años, le ha costado "mucho" tomar la decisión de plantear la demanda -"es el peor momento de mi vida", declaró a la revista ¡Hola!, porque él no quería llegar a ese desenlace pero, argumenta, "tiene derecho a saber quién es y de dónde viene" y se lo debe a sus hijos.

El torero admite que se puede "pensar" que la plantea ahora "por la herencia", pero, rebate, que "si fuera así, lo habría hecho antes, cuando estaba en la ruina y pasando penurias". Además, asegura que siente "un gran vacío" y que no quiere "morirse con él": "Necesito cerrar este círculo y dejar de ser un 'presunto' o un 'supuesto' toda mi vida".