Ahora que estamos en verano y tienes tiempo, es hora de que experimentes con los siguientes trucos de belleza caseros y que funcionan. La que escribe ha probado todos ellos (y os aseguro que son muy buenos, bonitos y baratos). Sólo te hace falta un poco de ganas y un rato libre. 

1) Manzanilla para las bolsas de los ojos

Sí, como lo lees. Te coges unas bolsitas de infusión de manzanilla y las metes al micro con agua en una taza. Más tarde, dejas reposar la infusión durante cinco minutos y le pones unos cubitos de hielo.

Seguidamente, coges unos discos desmaquillantes de algodón e impregnas en ellos la infusión de manzanilla fría, para colocarlos posteriormente en la zona de las ojeras.

Cuidado, porque chorrea, así que lo suyo es que lo hagas en una superficie plana y con una toalla debajo de la cabeza. ¿Qué notarás? Unas bolsas de los ojos y ojeras mucho más difuminados y una piel muchísimo más suave y tersa.

Infusión de manzanilla

2) Mascarilla casera de pepino, aloe vera y miel

Si tu rostro ha perdido luminosidad y firmeza, te recomiendo esta mascarilla con pepino, aloe vera y miel. Sólo has de batir todos estos elementos y aplicarlos en el rostro. ¿Las medidas? Medio pepino, un chorro de aloe vera y dos cucharadas soperas de miel.

3) Dormir con mascarilla para el pelo toda la noche

Sobre todo ahora, en verano, el cabello se estropea con muchísima facilidad, por ello hay que cuidarlo más. Un truco casero muy efectivo es aplicarle con el pelo seco la misma mascarilla que te echas tras el lavado. Te la pones, sobre todo, de medios a puntas y te haces un moño alto. Cubres todo el cabello con papel de aluminio o de film, y por la mañana te lo lavas normal y te vuelves a aplicar la mascarilla como siempre. 

4) Utilizar fotoprotector facial a diario

En España, sobre todo, tenemos la mala costumbre de usar fotoprotector únicamente cuando vamos a la playa o a la piscina. Pero lo cierto es que el 80% del envejecimiento de la piel se la debemos a los rayos del sol. Por ello, un truco que funciona y que evitará que envejezcas es aplicarte una crema solar antes de salir de casa, ya sea verano, invierno, otoño o primavera.

Ojo, no valen todos los fotoprotectores, pues el remedio puede ser peor que la enfermedad si elegimos uno de supermercado (dejan la piel muy grasa y son muy incómodos). Los mejores para usar a diario son los de la gama de Fusion Water de Isdin y algunos de Heliocare.

Isdin, los más vendidos

5) Utilizar el guante de crin siempre tras la ducha

Tanto si tienes celulitis como si no, es fundamental que te hagas con un guante de crin y que te lo pases con movimientos circulares ascendentes tras la ducha. Así no sólo movilizarás las reservas de grasa y evitarás la piel de naranja, sino que además arrastrarás todas las células muertas de la piel y evitarás que se te enquiste el vello.

6) Acabar la ducha con agua fría

Siempre, tras la ducha, debes acabar con un chorro de agua fría, sobre todo en el cabello (cierra las cutículas, por lo que evita la caída del cabello y las puntas abiertas) y de cintura para abajo (para combatir la flacidez y pesadez de piernas y activar la circulación).

7) Aplicarse la crema del rostro a toquecitos

Tan importante como el fotoprotector es aplicarse la crema facial (o el sérum) a toquecitos suaves. De esta forma, conseguimos que el producto impregne mucho mejor en la piel, magnificando los beneficios del mismo.

Crema solar

8) Exfoliante natural con agua y sal

Es esencial exfoliarse la piel al menos dos veces al mes, ya que acumula muchas impurezas (y más aún si vivimos en la ciudad). Por ello, podemos hacernos un exfoliante casero con agua y sal. Sólo hemos de mezclar ambos ingredientes y masajear el rostro (o la zona del cuerpo que queramos exfoliar) con movimientos circulares y aplicando presión. Tras ello, nos lo lavamos con agua fría y aplicamos crema hidratante.

9) Mascarilla casera para el cabello con aceite de oliva, miel, yema de huevo y vinagre

Ahora que se lleva mucho lo natural y orgánico, qué mejor que hacerte tú misma/o una mascarilla de pelo casera. Sólo has de mezclar unas cucharadas de aceite de oliva, dos cucharadas de miel, un yema de huevo y un chorrito de vinagre y aplicarlo de medios a puntas. Mantenerlo durante media hora mínimo y retirar con champú y agua. Todos estos alimentos darán brillo y firmeza a tu cabello.

10) Secarse 'las raíces' del pelo nada más salir de la ducha

Aunque siempre nos han dicho que lo ideal es secarse el pelo al aire libre, lo cierto es que lo mejor es pasarse el secador en el cuero cabelludo y las raíces, ya que así cerramos las cutículas y evitamos que se nos caiga (más). Podemos secar todo el pelo si utilizamos antes un protector de calor. Recomendamos, como siempre, los de la gama Kerastase

También hay que prestar atención al momento de usar el secador

Y esto es todo, ¡espero que te haya servido de algo!