La colaboradora de Sálvame, Mila Ximénez, se llevó un buen susto la otra noche cuando acudió a La Muralla, un bar que hay cerca de los estudios de Mediaset y donde, semanalmente, se dan cita las caras más conocidas de Telecinco.

Entre risas, tapas y cañas, nadie podía presagiar que algo inesperado iba a acontecer... ¡un accidente!

"Cuando salimos del bar, normalmente siempre cogemos el mismo taxi al volver", narra Chelo García Cortés, colaboradora del mismo programa. "Pero ese día no", añade. 

"Cuando me di cuenta, estaba sangrando y tenía la yema del dedo colgando"

Todo sucedió en la despedida. Mila estaba despidiéndose de su amiga, apoyada en el coche. El conductor pensaba que Mila estaba dentro del vehículo y cerró la puerta. "El susto fue terrible", puntualiza Chelo. Temían que el taxista hubiese "cortado la mano" a la colaboradora.

El dedo meñique de Chelo se quedó colgando. "No me quedé sin él de milagro", puntualiza la protagonista de esta triste historia. "Cuando me di cuenta, estaba sangrando y tenía la yema del dedo colgando", añade.

Mila Ximénez en Sálvame

"He perdido la uña"

Tuvieron que llamar a una ambulancia, que trasladó a la televisiva a urgencias, donde el médico corroboró los peores temores de Mila: fractura en el dedo. "He perdido la uña", cuenta, en conexión telefónica con Sálvame.

Ahora mismo Mila se encuentra en reposo en su casa. Le han dado cinco puntos y está tomando medicamentos para el dolor y la inflamación. "Estoy hecha polvo", sentencia.

Desde aquí, le mandamos mucho ánimo a Mila, que tiene que recuperarse pronto para dar las Campanadas este fin de año.