La entrevista de Rocío Carrasco de este miércoles en Telecinco era una de las más esperadas en la historia de la televisión y cumplió con su objetivo tras la gran expectación que se había generado desde la semana pasada cuando entró por teléfono anunciando que estaría en plató.

A pesar de que la aparición pública de la hija de Rocío Jurado competía con el debate político del 4-M de los seis candidatos a las elecciones, Rociito fue líder de audiencia con 3.019.000 de espectadores, lo que supone un 32,5% de cuota.

La exmujer de Antonio David Flores habló sobre su hija, Rocío Flores, y sobre el llamamiento público que la joven, de 25 años, hizo la pasada semana en Telecinco. Lo más grave que confesó es algo que ya te habíamos contado en Vozpópuli: que su hija le dio una paliza que la llevó al hospital.

El incidente que tuvo lugar el 27 de julio de 2012, el último día en que se vieron madre e hija: "Ese día Rocío me agrede y yo termino en un hospital. (....) Tras dejarme en el suelo llamó a su padre y le dijo 'Papá, ya está hecho'. Horas después, ambos se fueron a la comisaría a denunciarme a mí por malos tratos. Por eso está esa sentencia, porque yo me tuve que defender. (...) Yo estoy contando este episodio de mi vida tan terrorófico y tan horroroso, porque sin él yo no puedo contar la magnitud del monstruo que es su padre, porque este episodio es su obra maestra para terminar de matarme, entre comillas. Bueno, entre comillas no. (...) Mi hija es una víctima porque está manipulada por él", dijo.

Todo esto, sumado a las continuas apariciones de Rocío Flores en televisión en las que no entona nunca el mea culpa, ha cambiado completamente el foco. Ahora, cada vez más personas entienden por qué Rocío Carrasco no se habla con su hija y por qué no le coge el teléfono. Al respecto, dijo que aún no estaba preparada y que sus terapeutas no se lo recomendaban. A pesar de eso, no pierde la fe en que, en unos años, madre e hija acerquen posturas.

Rocío Flores aparece tras hacerse pública la "paliza" que le dio a su madre

Las declaraciones de Rocío Carrasco intentaron ser paralizadas por su hija, de ahí que hiciera ese llamamiento público a su madre. No obstante, no lo consiguió. Ahora toda España está pendiente de ella, de qué dirá o hará a continuación.

Rocío Flores aún no se ha pronunciado sobre lo sucedido pero sí ha aclarado que "no va a decir nada". Este jueves ha sido captada por los paparazzo y ha guardado silencio. Ha llamado la atención su atuendo: gorra y mascarilla grande para pasar lo más desapercibida posible y esconderse de las cámaras.

Rocío Flores con su novio
Rocío Flores y su novio este jueves por Madrid. Gtres

A pesar de no decir nada, su cara era un poema, y no es para menos pues tiene que estar pasando por uno de los peores momentos de su vida.