La hija de Rocío Jurado y Pedro Carrasco arrastra desde hace tiempo graves problemas económicos. Según publica la revista ‘Lecturas’, Rocío Carrasco debe más de un millón de euros a las distintas administraciones: 110.317 y 57.588 a la Agencia Tributaria –adeudos anotados el 7 de octubre de 2015 y el mismo mes de 2014, respectivamente-, a lo que hay que sumarle 929.140 euros a la Comunidad de Madrid.

Además, la revista prueba que la colaboradora de televisión tiene la totalidad de sus bienes embargados o hipotecados, tras acumular esta deuda tan grande. Esta situación le ha llevado a poner parte de sus propiedades a nombre de Fidel.

Por ejemplo sobre una de las propiedades más relevantes, la finca El Administrador, -en la que vivieron sus padres, Rocío Jurado y Pedro Carrasco sus días más felices-, sobre su 50 por ciento pesan dos embargos por valor de 1.075.843 euros y una hipoteca por valor de 126.503 euros a favor de la Comunidad de Madrid.

Carrasco también es titular de la mitad de un piso que comparte con Fidel en Sevilla, sobre el que además de los embargos pesa una hipoteca a favor de Deutsche Bank por valor de 227.000 euros. Tiene también la mitad de otro piso y una plaza de garaje en la misma situación.

Además, la revista asegura, a través de fuentes jurídicas consultadas, que Rocío “podría no haber pagado el impuesto de Sucesiones por el legado que recibió de su madre, vigente en la Comunidad de Madrid hasta el 1 de enero de 2007; Rocío Jurado falleció el 1 de junio de 2006, por lo que estaría obligada a abonar ese tributo”.

¿Cómo ha llegado Rocío a acumular tantas deudas?

Llama la atención que Rociíto heredara de su madre, Rocío Jurado, un patrimonio de más de siete millones de euros y casi dos millones de su padre y no haya sabido administrar bien este dinero, una versión que ya daba anteriormente su ex, Antonio David Flores.

Según fuentes consultadas por la revista este cúmulo de deudas no se trata de una mala gestión o de haber derrochado el dinero sino que se trata de una estrategia: “Parece que Rocío Carrasco ha optado por descapitalizarse en favor de Fidel Albiac. Él atesora bienes como persona física y como administrador único de Yamaguchi Producciones Artísticas S.L.”.

De este modo controlando Fidel todas las propiedades de la pareja, mantienen a salvo los bienes de ella, ya que no es titular de ninguno. La sociedad mencionada es, entre otras cosas, la propietaria de la casa en la que viven desde hace 16 años en San Agustín de Guadalix, que tiene un terreno de 2.006 m2 y ocupa una superficie de 178 m2, está gravada con una hipoteca a favor de Banco Español de Crédito por 270.455,45 euros.

La empresa de Fidel está dedicada a la representación de artistas. En 2009 facturó 484 euros y daba pérdidas de 29.000. Desde 2010 a 2013 no hubo movimiento ninguno hasta 2015, coincidiendo con la vuelta de Rocío a televisión, que obtiene un beneficio de 81.000 euros.

Además, Rocío debe las costas de algunas demandas que ha perdido. Un abogado le reclama 12.000 euros y tiene clara su estrategia: “No tiene bienes sin cargas, debe cobrar su sueldo a través de una empresa, pero acabará pagando”.

Esta situación económica explicaría la vuelta forzosa a la televisión de Rocío en 2014 después de que años antes interpusiera varias demandas contra personas que hablaban de ella, incluso solicitó al Tribunal Supremo no ser considerada personaje público para que dejaran de hablar de ella.