Desde que Mar Flores se separó de Javier Merino la pasada Semana Santa, no han parado de salirle novios o amigos especiales. Uno de ellos, fue el empresario mexicano Elías Sacal, aunque, por aquel momento, ella se empeñó en afirmar que “solo eran amigos”.

Pero nada más lejos de la realidad. Mar tiene una empresa de bolsos y complementos de moda, ‘Mar Flores Madrid’, y cuando se separó de Merino, nos contó a GRITOS que estaba “centrada en su negocio” y que, su objetivo fundamental ahora, “es que mi empresa se expanda fuera de nuestras fronteras”.

Mar Flores con Elías Sacal

Por eso, en primavera comenzaron sus viajes a México, y allí dio lugar a su amistad especial con Elías Sacal, un empresario mexicano de 51 años que resulta ser de las más poderosas fortunas del país. Elías es heredero de una saga de constructores y presidente actual del Grupo Gicsa, empresa líder del país en complejos residenciales y desarrollo inmobiliario en la milla de oro mexicana. Y también es presidente de la Federación de Asociaciones de Amigos de los Museos de México (FEMAN). Muy aficionado a los toros y al mundo del arte, como buen coleccionista es habitual verle en la inauguración de la expociones más importantes de México. Entre sus amigos se encuentra el pintor y escultor Fernando Botero.

Historiales amorosos

En cuanto a su historial sentimental, Elías Sacal estuvo casado cuando cumplió los 24 años y tiene varios hijos. Posteriormente, ha estado con varias famosas mexicanas, desconocidas en nuestro país. Vive entre México y Nueva York y tiene una residencia veraniega en Saint-Tropez.

Por su parte, más conocido es el largo historial sentimental de Mar Flores. Mar entró al mundillo televisivo y así se fijó en Bertín Osborne, su primer idilio conocido. el siguiente corazón en llegar a la vida de Mar, fue el del conde italiano Carlo Costanzia, que se fijó rápidamente en ella y le regaló su amor con numerosos viajes a Estados Unidos y Jamaica que hicieron llevar a Flores al altar en 1992 por vez primera en su vida. “en 1995, empezó su amistad y a encontrar refugio en su último ex marido, Javier Merino, pero antes de casarse con él lo hizo con Fernando Fernández Tapias ‘Fefé’, con quien estuvo desde agosto de 1996 hasta abril de 1997.

Entre medias, Alessandro Lecquio pululó en su vida como su amante, y después la modelo rompió con el empresario para liarse con Cayetano Martínez de Irujo.

Pero Mar acabó en los brazos de Merino, quienes se casaron el 25 de octubre de 2001 y se separaron el pasado 25 de marzo de 2016, con cuatro hijos: Mauro (12), Beltrán (10) y los mellizos Bruno y Darío, de 5 años. 

Ahora, Mar vuelve a sonreír al lado de Elías, en unas fotos tomadas en la capital francesa, a la que la modelo viajó como invitada de la fiesta Aquazzura, organizada por Naty Abascal.