Uno de los temores del acto promocional que tenía este miércoles Paula Echevarría es que no hablara de la noticia de su separación con David Bustamante. La actriz aguantó el tirón de dos corrillos diferentes de medios que no paraban de preguntarle por la noticia del momento, echó balones fuera como pudo sin confirmar ni desmentir la separación y conteniendo, también como pudo, las lágrimas que las tenía al caer. ¿Demasiada presión y una versión de la historia nada creíble? Antes de ser entrevistada por el tercer grupo de medios, en el que estaba GRITOS junto a otras revistas y periódicos, una reportera se acercaba de manera individual a saludarla y preguntarla cómo estaba y cuál fue la sorpresa que Paula rompió a llorar y tuvo que salir de la sala en la que se estaba celebrando la presentación de su nuevo perfume. 

Al cabo de unos quince minutos regresaba un poco más tranquila y explicaba que estaba un poco agobiada por haber tantos y medios y por tantas preguntas, la cuestión era obvia: Paula, ¿no es mejor desmentir o confirmar la noticia? Una respuesta que no fue clara como ninguna de las otras que dio: "Nosotros no hemos dicho nada. Todo es normal, mi vida ha seguido siempre igual. Yo no he sido la que he sacado esa noticia" y explicaba que nunca han dicho nada tampoco cuando se ha hablado de crisis en la pareja. Sin embargo hay que recordar que sí que lo ha hecho en una ocasión para no perjudicar a su hija y que siguieran incrementándose los rumores.

Le preguntamos por todo lo que se ha dicho y si es cierto que firmaron la separación que firmaron hace tres años, pero ella seguía sin tratar de soltar prensa: "No te voy a decir qué parte es cierta y cuál no es cierta de lo que se ha publicado. Algunas lo son y otras no" y trataba de mostrar que su vida seguía siendo la misma que siempre. "En redes sociales mi vida ha seguido siendo la misma de siempre. En enero subimos una fotografía y no lo hacíamos desde el verano".