La actriz y cantante Olivia Newton-John, de 72 años, ha sido diagnosticada de cáncer de mama en tres ocasiones en los últimos 28 años.

La primera vez fue en 1992, poco después de la muerte de su padre, un ex espía del MI5. La segunda, en 2013, después de la muerte de su hermana mayor. Se enteró de que volvía a tener cáncer tras verse involucrada en un accidente de tráfico.

La tercera vez que le diagnosticaron esta enfermedad fue en 2017. Tenía cáncer de pecho, en fase 4, con metástasis en los huesos. Tras ello, en 2018, tuvo que aprender a caminar de nuevo después de que la enfermedad se propagara y se fracturara la base de la columna: "Estaba tan débil. Tenía un andador, un bastón y muletas, pero ahora estoy caminando".

La actriz británica que encarnó a Sandy Olsson en 'Grease' ha aprendido a convivir con la enfermedad y confiesa "estar agradecida por cada momento vivido", ha señalado en 'The Guardian', para después añadir: "Ha sido parte de mi vida durante mucho tiempo, ya sentía que algo no iba bien. Siempre me preocupa cuando vuelve, pero pensé que lo superaría una vez más".

Los actores Olivia Newton John y John Travolta, en 2019.

"No sé quién sería ahora mismo sin el cáncer. Para mi sería un regalo"

"No sé quién sería ahora mismo sin el cáncer. Veo mi vida como un viaje, y la enfermedad me dio un propósito, una forma de hacer las cosas y me enseñó mucho acerca de la compasión", ha explicado Olivia, para después añadir: "No quiero que se vea como una sentencia de muerte, para mí ha sido un regalo. No se lo deseo a nadie, pero para mí ha sido muy importante".

Para mantener el optimismo, Olivia asegura que se canta a sí misma con frecuencia para no olvidar nunca este mensaje: "Estoy sana, soy fuerte". "Creo que es muy importante tenerlo siempre en mente, ya sabes, si uno está pasando por un momento difícil la música siempre es un buen remedio", ha señalado desde su rancho en Santa Bárbara (California) en Estados Unidos.

Olivia se ve como una persona desdichada. "He tenido suerte tres veces, ¿verdad? Tengo que verlo de esa forma. Cada día que vivimos es una bendición, nunca sabes cuándo se va a acabar el tiempo que tenemos. Todos tenemos una cantidad finita de tiempo en este mundo, y lo que tenemos que hacer es estar agradecidos por ello", asegura.

Olivia Newton-John, su marido John Easterling y su hija Chloe Lattanzi.

Ha recurrido a la marihuana terapéutica

Además de la importancia de ser una persona positiva y preocuparse menos, también ha hablado del papel que tuvo, junto a la atención médica, la marihuana terapéutica en su recuperación en la que lleva inmersa durante las tres últimas décadas, una droga a la que le inició su actual marido, John Easterling.

"Al principio estaba nerviosa, pero pude ver los beneficios en cuanto empecé a tomarla. Ayuda con la ansiedad, ayuda a dormir y sobre todo ayuda con el dolor", ha señalado.

Olivia y su marido llegaron a fundar su propia empresa en la que venden marihuana medicinal, Amazon Herb Company. El cannabis lo saca de la plantación que tiene en la parte trasera de su rancho. Su hija, Chloe, también tiene otra granja de marihuana, aunque situada en el estado de Oregón.

[La hija de Olivia Newton-John se defiende de las críticas: “Tengo tetas grandes pero no soy tonta”]

Olivia Newton John y su hija Chloe Lattanzi.