Mila Ximénez y su exmarido Manolo Santana no lograron arreglar sus diferencias antes del fallecimiento de la colaboradora de 'Sálvame'. Para ella el extenista era "un hombre malo" y "la peor persona" con la que se había cruzado en su vida.

La pareja se casó en 1983. Un año después tuvieron a la única hija que tuvieron en común, Alba Santana, y poco tiempo después, en 1986 se divorciaron.

Desde entonces su relación fue muy complicada y difícil. Incluso en los últimos años, el extenista tampoco se hablaba con su hija. Según ella misma relató todo cambió "a raíz del divorcio de Otti y la nueva relación de su padre, con su actual mujer, Claudia Rodríguez. "Nos distanciamos más y más y esto me produce pena", manifestó.

Tras su separación, Mila estaba totalmente desubicada. En uno de los reality en los que participó, reconoció entre lágrimas que tras los años locos de Marbella y su separación perdió el timón de su vida, tuvo que renunciar a la persona que más quería, su hija, y que durante más de diez años pensó que no iba a levantar cabeza.

La comunicadora relató que Santana le complicó la existencia tras la ruptura. Aseguró que la dejó sin trabajo y sin ingresos. Tanto, que tuvo que cederle la custodia a su hija Alba. "Durante toda su vida me ha hecho la vida imposible y no ha podido soportar que yo haya salido a flote", aseguró en un Deluxe.

Mila Ximénez señaló que Manolo Santana le hizo "la vida imposible"

La mala situación económica de Mila Ximénez, que llegó a pasar grandes penurias, le obligó a hacer este gran sacrificio: dejar a su hija Alba a cargo de Santana y de su mujer en aquel entonces, Otti Glanzielus, que le educó y trató como una hija.

"Esos años me retrotraen a otros donde soy arrastrada por un tsunami del que nunca he podido superar sus secuelas", señaló en su blog de la revista 'Lecturas' haciendo referencia al sentimiento de culpabilidad que siempre tuvo por sentir que fue madre ausente cuando Alba era una niña.

Con los años, madre e hija consiguieron recuperar el tiempo perdido y tenían una excelente relación. Se adoraban mutuamente.

"No quiero volver al pasado, aunque daría años de mi vida por volver a pasear con Alba por la playa, ajena a los años que, después, me arrebatarían esto. Así que las fotos de un tiempo que la gente piensa que me lleva al paraíso perdido, para mí siguen siendo, de alguna manera, una derrota. En este momento, aunque he librado batallas duras, la recompensa del triunfo me ha compensado. Ahora disfruto cada día de los míos e intento que sea lo más frecuente posible", escribió.

Mila y Santana en 1980

Es un hombre malo, espero que se muera antes que yo

Además, según contó Mila, Manolo no le dejaba ver a su hija cuando esta iba a Marbella. "Santana hizo una venganza contra mí. Me han humillado. Me han jodido. Como tenista, será un gran tenista, pero como persona es un desecho. Para mí es muy complicado".

Cuando se dio a conocer el delicado estado de salud de Manolo Santa, motivo por el que no le han contado que su exmujer ha fallecido, a la sevillana no le dio ninguna pena después del infierno que este le había hecho sufrir según su relato.

Mila arremetió contra él con estas duras palabras: "El día que Manolo falte no va a ser para mí ninguna pena. Es un hombre malo, espero que se muera antes que yo porque es tan cabrón que todavía me marcho yo antes", señaló.

Me enteré que tenía otra hija a los tres meses de casarme. Vivir con él era un absoluto infierno

Mila desveló que su matrimonio estuvo lleno de altibajos, desengaños e infidelidades desde el primer momento. "Me enteré de que tenía otra hija a los tres meses de casarme, de lo mío a los otros tres meses. Ha sido un vapuleo continuo. ¿Por qué me quedé? Yo me quería ir cuando nació Alba, ya en el hospital, hablé con el abogado, pero, ¿qué sucede? Muere un hermano de Manolo de un infarto y entiendo que no me puedo ir en ese momento y ahí me equivoqué. Este episodio le hizo peor persona todavía. Vivir con él era un absoluto infierno", espetó mucho tiempo después.

"Como tenista ha sido el mejor, pero como persona ha sido y es abominable. Es la peor persona que me he encontrado en mi vida. Me estremece pensar que está en una mala situación, pero está como quiere estar y donde quiere estar. Decidió hace mucho tener esta vida, esta relación, y separarse de la gente que le quiere", comentó.

Mila Ximénez y su hija Alba Santana
Mila Ximénez y su hija Alba Santana, en 2016 Gtres

Mila aseguró que Manolo ha dejado de lado a todos sus hijos. "Están cuidados por Alba y por mí"

El motivo de este odio y rencor de Mila hacia Manolo Santana no solo viene de años atrás sino que se ha mantenido en el tiempo porque también se lo ha hecho pasar mal a su hija Alba y los otros hijos que tiene el extenista, fruto de su primera mujer, Fernanda Dopeso, con la que estuvo casada más de 20 años.

Sin embargo, Mila y su hija tienen una muy buena relación con ellos. “Esos hijos a los que ha dejado aparcados están protegidos y cuidados por Alba y por mí. Yo tengo relación con los cuatro hijos de Santana, son mi familia. Hablo con los hermanos de Alba casi a diario. Quien se ha ido de la familia ha sido él”, indicó.

La primera mujer de Manolo: "Mila era una víctima de Manolo"

Fernanda Dopeso, primer mujer de Santana, y uno de sus hijos, Beatriz Santana, acudieron al tanatorio donde se encontraba el cuerpo de Mila. Dada la buena relación que tenían, quisieron darle el último adiós.

Dopeso conocía de primera mano todo lo que sufrió la periodista de manos del extenista y llegó mostrarle su cariño y apoyo públicamente en 'Sálvame' hace unos años. "El primer día que apareció en la vida de Manolo tuve la impresión que era una víctima de Manolo, estaba convencida que Manolo no había roto sus lazos afectivos conmigo”, aseguró en 'Sálvame' un día después de que Alba Santana concediera una entrevista para la revista '¡Hola!' en el año 2013.

En la publicación, la hija de Mila habló de la relación con su padre y señaló que su madre no la abandonó sino que le demostró cuánto le importaba renunciando a ella para que pudiera tener una situación mejor. Unas palabras que emocionaron a la colaboradora de televisión, que al recordar esos años, aseguró estar convencida de que Manolo Santana quiso hacerle daño.

Fernanda Dopeso y su hija Beatriz Santana, en el entierro de Mila Ximénez
Fernanda Dopeso y su hija Beatriz Santana, en el entierro de Mila Ximénez Gtres

Reveló que estando Santana con Mila, intentó regresar con ella

Fernanda desveló que fue testigo de muchas cosas que contaba Mila. “He visto lo que le hacían, no me he querido meter, apoyo totalmente a Mila, totalmente, no exagera nada, no exagera”, indicó Fernanda.

Además contó como había evolucionado su relación, de no poder verse a acabar queriéndose. “No me podía ver, se celaba mucho hasta que cogió el toro por los cuernos [...] Dijo que quería conocerme, nos citamos en un hotel y desde ese día no somos dos ex que hacen el numerito, somos dos personas que nos respetamos, nos queremos”.

La primera mujer de Santana desveló que poco antes de su boda con Mila, Santana seguía intentando recuperarla. “Me siguió a Estados Unidos cuando faltaban meses para su boda, yo no sabía, en el aeropuerto me encuentro que se venía conmigo, ya estábamos divorciados. Lo que sí sé es que no había roto sus lazos afectivos conmigo de ninguna manera, cuando regresé me estaba esperando para pedirme que volviese con él”.

El motivo de su negativa fue: “Porque no le quería. Es cierto que Manolo me lo propuso y Mila se enteró”.

Después Fernanda volvió a incidir en que Mila había sido una víctima. “Mila, para mí, siempre, siempre, fue una víctima de Manolo, no estaba Manolo contándole las cosas como eran a Mila, pero ella es fuerte, ha sabido buscarse la vida. Cada vez que la veo me alegro mucho porque he vivido los momentos bajos de Mila y le vais a transmitir todo mi apoyo, todo mi cariño y todo lo que yo pueda hacer por ella lo voy a hacer”.