Marta Flich, como se hace llamar Marta Martínez Nebot, es una de las profesionales de las comentaristas más conocidas de nuestro país. Aunque ha tocado muchos palos (actriz, economista, humorista, youtuber y artista), ha acabado destacando por sus opiniones políticas en medios y por su labor como colaboradora en Todo es mentira (Cuatro).

La valenciana, de 42 años, es querida y odiada a partes iguales. Su incursión en los medios de comunicación le ha granjeado una fama con la que a veces no se siente cómoda, como sucedió en 2019, cuando se publicó un un artículo –en Okdiario– que recordaba la relación sentimental de Marta Flich con el nieto de Franco Jaime Martínez-Bordiú durante algo más de un año, entre 2006 y 2007. En aquel momento, la ahora comunicadora trabajaba actualizando libretas en una sucursal de La Caixa, pero vivía rodeada de lujos gracias a su relación. El citado diario reveló que Marta Flich recibió numerosos "regalos y atenciones" del nieto de Franco y que "utilizó su relación sentimental con el nieto del dictador como trampolín para dar el salto a la fama".

Un pasado del que ella reniega, pues se ha convertido en una de las comentaristas más críticas con la derecha. Sea como fuere, aquella revelación sobre el pasado sentimental de Marta Flich causó un gran revuelo que acabó con una fuerte movilización en redes sociales a su favor. Las feministas de todos los lados del país apoyaron a la televisiva por algo que consideraron machista e injusto.

Este apoyo a la licenciada en Economía la empoderó personalmente. Ella no dijo nada al respecto, pero su actitud, sobre todo en Instagram, da buena prueba de ello. Si nos fijamos bien, la también colaboradora de Por fin no es lunes, en Onda Cero, está mucho más dispuesta a compartir su intimidad en redes sociales desde que sucedió aquello.

Aquel 2019 cambiaron muchas cosas para Marta Flich, pues no sólo se empezó a hablar de sus amores y desamores sino que se hizo más famosa en España gracias a su trabajo en Todo es mentira, el programa que presenta Risto Mejide en Cuatro. Desde entonces, la valenciana está mucho más cómoda en su propia piel, se quiere y quiere que todo el mundo lo vea.

Marta Flich, desatada y empoderada: sus fotos personales dan fe de ello

Casada con Edu Galán, escritor (El síndrome de Woody Allen), colaborador de radio y televisión y fundador de la revista Mongolia, Marta Flich comparte esta nueva vibra de su vida a través de su perfil personal de Instagram con sus 102.000 seguidores, casi nada.

Recogemos algunas de las fotos que fan buena cuenta de que Flich está pasando por uno de sus mejores momentos, tanto personales como profesionales, y de que se siente muy a gusto en su propia piel:

¿Qué opinas de Marta Flich?