Manolo Santana, de 83 años, no sabe que su exmujer, Mila Ximénez, falleció este miércoles a causa de la enfermedad del cáncer de pulmón.

Varios colaboradores de televisión han explicado que este mal estado médico del extenista es el motivo por el que se le está ocultando la muerte de Mila. “No se lo han comunicado. Tiene que estar muy mal Manolo Santana para que no se lo hayan dicho”, ha señalado Alessandro Lequio en 'El programa de Ana Rosa'

La periodista Beatriz Cortázar confirmaba después esta información: "No, no le han dicho nada".

Además, también señalaron que los otros tres hermanos de Alba, hijos solo por parte de Manolo Santana, no han acudido tampoco al tanatorio.

"A Manolo Santana hay que estar dándole de comer, no puede casi ni hablar"

Las alarmas sobre el delicado estado de salud de Manolo Santana saltaron el pasado mes de enero cuando un trabajador de su club de tenis explicó que este era incapaz de articular palabra: "Hay que estar dándole de comer, no puede casi ni hablar".

Desde entonces son varios los que han corroborado el estado médico del exmarido de Mila a pesar de que su entorno y su mujer, Claudia Rodríguez, lo han desmentido.

La propia directiva del Mutua Madrid Open envió entonces este comunicado de prensa el pasado mes de enero. "Sigue desempeñando activamente su trabajo como presidente honorífico del Mutua Madrid Open, siendo el mejor embajador posible y ayudando a que el torneo siga creciendo año tras año".

La última vez que se le vio públicamente en un acto fue el pasado mes de abril, en el Andalucía Open. Se le veía débil y con dificultades para moverse.

El extenista Manolo Santana y su mujer Claudia Rodríguez
El extenista Manolo Santana y su mujer Claudia Rodríguez Gtres

Mila Ximénez, sobre Manolo Santana: "Es un hombre malo, espero que se muera antes que yo"

Además, tampoco existía una buena relación entre la colaboradora de Sálvame y su exmarido, al igual que pasa con su hija Alba Santana, con la que apenas tiene contacto ni se habla, por lo que ella tampoco le habría comunicado la muerte de su madre.

La mala relación entre Manolo Santana y Mila Ximénez, fue la que le llevó a expresar meses antes estas duras palabras contra su exmarido cuando fue conocedora de su delicado estado de salud. "El día que Manolo falte no va a ser para mí ninguna pena. Es un hombre malo, espero que se muera antes que yo porque es tan cabrón que todavía me marcho yo antes".

Me enteré que tenía otra hija a los tres meses de casarme. Vivir con él era un absoluto infierno

"Como tenista ha sido el mejor, pero como persona ha sido y es abominable. Es la peor persona que me he encontrado en mi vida. Me estremece pensar que está en una mala situación, pero está como quiere estar y donde quiere estar. Decidió hace mucho tener esta vida, esta relación, y separarse de la gente que le quiere", comentó previamente.

"Me enteré de que tenía otra hija a los tres meses de casarme, de lo mío a los otros tres meses. Ha sido un vapuleo continuo. ¿Por qué me quedé? Yo me quería ir cuando nació Alba, ya en el hospital, hablé con el abogado, pero, ¿qué sucede? Muere un hermano de Manolo de un infarto y entiendo que no me puedo ir en ese momento y ahí me equivoqué. Este episodio le hizo peor persona todavía. Vivir con él era un absoluto infierno", espetó mucho tiempo después.

Mila Ximénez y el que era su marido, el tenista Manolo Santana
Mila Ximénez y el que era su marido, el tenista Manolo Santana Europa Press

Mila Ximénez tuvo que renunciar a su hija tras la separación: "Santana se vengó de mi"

El tenista y la periodista se casaron en 1983. Un año después tuvieron a la única hija que tuvieron en común, Alba, y poco tiempo después, en 1986 se divorciaron.

Tras su separación, su relación fue muy complicada. La mala situación económica de Mila Ximénez le obligó a hacer un gran sacrificio: dejar a su hija Alba a cargo de Santana y de su mujer en aquel entonces, Otti Glanzielus, que le educó y trató como una hija.

La comunicadora relató que Santana le complicó la existencia tras la ruptura. Aseguró que la dejó sin trabajo y sin ingresos. Tanto, que tuvo que cederle a su hija Alba. "Durante toda su vida me ha hecho la vida imposible y no ha podido soportar que yo haya salido a flote", aseguró en un Deluxe.

A ello hay que sumarle, que según contó Mila, Manolo no le dejaba ver a su hija cuando esta iba a Marbella. "Santana hizo una venganza contra mí. Me han humillado. Me han jodido. Como tenista, será un gran tenista, pero como persona es un desecho. Para mí es muy complicado".

Mila aseguró que perdió el timón de su vida

El estar apartada de su hija durante varios años fue la espina clavada para la sevillana, que siempre se sintió culpable de ello, como si la hubiera abandonado.

En uno de los reality en los que participó, Mila reconoció entre lágrimas que tras los años locos de Marbella y su separación perdió el timón de su vida, tuvo que renunciar a la persona que más quería, su hija, y que durante más de diez años pensó que no iba a levantar cabeza.

"Esos años me retrotraen a otros donde soy arrastrada por un tsunami del que nunca he podido superar sus secuelas", señaló en su blog de la revista 'Lecturas'.

Mila Ximénez y su hija Alba Santana
Mila Ximénez y su hija Alba Santana, en 2016 Gtres

Daría años de mi vida por volver a pasear con Alba por la playa...

"No quiero volver al pasado, aunque daría años de mi vida por volver a pasear con Alba por la playa, ajena a los años que, después, me arrebatarían esto. Así que las fotos de un tiempo que la gente piensa que me lleva al paraíso perdido, para mí siguen siendo, de alguna manera, una derrota. En este momento, aunque he librado batallas duras, la recompensa del triunfo me ha compensado. Ahora disfruto cada día de los míos e intento que sea lo más frecuente posible", escribió.

Con los años, madre e hija consiguieron recuperar el tiempo perdido y tenían una excelente relación. Se adoraban mutuamente.

La mujer de Manolo Santana la culpable de la nula relación entre Alba y su padre

Una relación totalmente diferente a la que tiene Alba con su padre desde hace años a pesar de que vivió mucho tiempo con él y su mujer Otti, una mujer que la educó y trató como si fuera su hija.

"A raíz del divorcio de Otti y la nueva relación de mi padre, nos distanciamos más y más y esto me produce pena", señaló Alba hace tiempo.

En este distanciamiento entre padre e hija ha tenido mucho que ver la mujer de Manolo, Claudia Rodríguez, a la que acusan de manejar a su marido a su antojo tanto en lo que se refiere a su vida familiar como en los negocios del extenista.