Hace justo una semana, el bebé del bailaor Joaquín Cortés y de su mujer, Mónica Moreno, ingresó muy grave en la Clínica San José de Madrid por un virus respiratorio que "es más peligroso que el coronavirus", tal y como dijo el artista.

El pequeño Andreas, de apenas cuatro meses de vida, contrajo un  virus respiratorio sincitial (VRS) que provoca bronquiolitis. Este virus suele aparecer en invierno, pero la pandemia del covid ha alterado su comportamiento, provocando que brote en primavera e infectando a numerosos menores en toda España.

Mónica Moreno informó de la noticia en Instagram, en los que aseguraba: "No bajamos a la UCI gracias a Dios, sigue con el mismo nivel de oxígeno y respirando con la máquina. Está estable que ya es mucho. Llevo tres días durmiendo en el hospital".

El estado actual del hijo de Joaquín Cortés

Joaquín Cortés contó hace una semana que se percataron de que algo iba mal cuando el bebé no paraba de dormir. Se preocuparon y lo llevaron al hospital, cuando el estado de salud del pequeño ya era grave, puesto que su saturación de oxígeno estaba por debajo de 90.   

Ahora, más de siete días después, la pareja puede respirar tranquila. Joaquín Cortés ha sido preguntado por la salud de su bebé a la entrada del hospital, y aunque no ha querido extenderse mucho con la prensa, sí que ha asegurado que evoluciona favorablemente y que espera que le den el alta muy pronto.

La pareja tiene otro hijo, llamado Romeo, de dos años, que está tan preocupado como sus padres por su pequeño hermano. Esperemos que haya buenas noticias pronto y que salga del hospital completamente recuperado. Le mandamos mucho ánimo a la familia.