El mundo del toro está volviendo poco a poco a la normalidad. Las plazas van a volver a llenarse y los toreros van a regresar al ruedo. Uno de ellos va a ser Enrique Ponce, que ha presentado este martes una corrida que tendrá lugar el 29 de mayo en la plaza de Navalcarnero. El exmarido de Paloma Cuevas toreará de la mano de Gonzalo Caballero, el ex de Victoria Federica de Marichalar y Borbón.

Más allá del ganado y las banderillas, esta presentación ante la prensa supone el regreso de Ponce al mundo mediático desde que se separó, hace casi un año. Recordemos que su divorcio –aún no firmado– de la empresaria trajo mucha cola, pues se produjo cuando se descubrió que él tenía una amante desde hacía años –Ana Soria, su actual novia–. El escándalo propició que el diestro se alejara completamente de los medios para evitar ser preguntado. Ahora, meses después, está preparado para hacer frente al lío que montó, o al menos eso parece.

Enrique Ponce rompe (por fin) su silencio tras su polémica separación: "Quiero vivir"

Enrique Ponce regresa al trabajo y con ello a la vida social. A su llegada a la presentación, vimos que el torero está muy en forma y deseando volver a saltar a la plaza.

Menos ganas tenía Ponce de hablar de su vida privada. Así ha quedado constancia cuando la prensa le ha preguntado por su situación sentimental. “No voy a contestar ninguna pregunta sobre el tema. Me encuentro bien, estoy en forma. Tengo ganas de retomar mi vida. Solo voy a hablar de la corrida y de nada más... entendedme... Me habéis dado el verano. Quiero vivir y estar tranquilo”, ha dicho al respecto, tras confesar que todo el interés mediático despertado y el seguimiento de la prensa ha sido "difícil de procesar", pues no se esperaba que lo suyo iba a causar tanto revuelo.

Estas palabras suponen la ruptura del silencio que el diestro ha mantenido durante los últimos nueve meses, y aunque no ha dicho nada claro revela algo sustancial: está feliz y quiere mantener a Ana Soria alejada de los medios para que nada de esto afecte a su relación. Otra prueba de que ambos van muy en serio.

Enrique Ponce y Ana Soria no pueden ir más en serio

La pareja comparte piso desde hace meses con el cachorrito de ambos. Concretamente, los tres residen en un ático de lujo de cien metros cuadrados situado en una novena planta, con vistas al mar, a menos de un kilómetro de la playa de Almería.

La zona donde está ubicado es una de las más modernas y cuenta con cafeterías y restaurantes, por los que ya se se les ve comiendo.

El nidito de amor del torero (48 años) y la estudiante de Derecho (22) tiene varias habitaciones, dos baños, un amplio salón y espaciosa terraza con vistas al mar. El piso lo alquilaron vacío a mediados de octubre para poder así decorarlo a su gusto. Se estima que sólo pagan 800 euros/mes.

Enrique Ponce y Ana Soria

Con la casa, el perrito y la vuelta a la normalidad de Ponce la pareja afianza aún más su noviazgo y además afrontan nuevos proyectos. Ana ha traslado su expediente académico de Granada a Almería para seguir estudiando la carrera de Derecho y ya le están proponiendo trabajos para ser imagen de firmas.

Enrique Ponce, por cierto, aún no ha firmado el divorcio con Paloma Cuevas pero sí están separados.