El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vuelve a estar envuelto en acusaciones de agresión sexual. Ahora ha sido la exmodelo Amy Dorris, la que ha relatado en una entrevista exclusiva en 'The Guardian' cómo el fue víctima de supuestos abusos sexuales en el torneo de tenis US Open de 1997.

Dorris cuenta que en aquel entonces ella tenía 24 años y  Trump la abordó fuera del baño en su palco VIP en el torneo de Nueva York el 5 de septiembre de 1997. Trump tenía 51 años en ese momento y estaba casado con su segunda esposa, Marla Maples.

La exmodelo acusa a Trump de meterle la lengua en la boca, agredirla por todo el cuerpo y sujetarla para que no pudiera escapar. "Metió su lengua en mi garganta. Le empujé y entonces fue cuando su agarre se hizo más fuerte y sus manos no paraban de tocar mi trasero, mis pechos, mi espalda, todo", afirma.

Ha hablado por sus hijas

Según cuenta en la entrevista, los hechos han sido corroborados por varias personas a las que les contó lo sucedido, como un amigo de Nueva York y la madre de Dorris, a quienes llamó inmediatamente después de la presunta agresión sexual. También tienen conocimiento de ello un terapeuta y amigos con los que habló en los años posteriores.

"Ahora que mis hijas que están a punto de cumplir 13 años, quiero que sepan que no deben dejar a nadie que te haga lo que no quieras", ha dicho, explicando que consideró hacer público este incidente en 2016, cuando varias mujeres hicieron acusaciones similares.

Donald Trump lo ha negado

"Prefiero ser un modelo a seguir. Quiero que vean que no me quedé callada, que me enfrenté a alguien que hizo algo que era inaceptable", ha añadido.

Por su parte, Trump, a través de sus abogados, ha negado haber acosado, abusado o comportado indebidamente alguna vez con Amy Dorris.