En pleno verano siempre es agradable sentir una ráfaga de frío helador. Tenemos esa sensación al entrar en una tienda con aire acondicionado, al sumergirnos en una piscina o al probar un helado. El frío siempre es bienvenido y, en cuestiones de belleza, es un aliado clásico para el cuidado de la piel y el cuerpo. La crioterapia engloba los tratamientos que lo usan pero aún es una corriente poco conocida a pesar de sus enormes beneficios, su rapidez en los resultados y su precio.

Desde hace años se utiliza el frío para tratar lesiones y mejorar el estado físico por lo que rápidamente se puso de moda entre los deportistas de élite como los equipos de la NBA, la selección de atletismo de Estados Unidos o equipos de fútbol como el Chelsea y el Bayern. Uno de los deportistas que se han declarado fan de la crioterapia es Cristiano Ronaldo que llegó a instalar una máquina en su propia casa.

¿Quién no comienza el día lavándose la cara con agua fría? Este simple gesto ya podríamos calificarlo de crioterapia. No era de extrañar que rápidamente las técnicas utilizadas en el campo del deporte se exportaran a los centros de belleza para aprovecharse de sus beneficios estéticos.

A día de hoy ya no hace falta ser un deportista de élite para poder disfrutar de un tratamiento de crioterapia. Si quieres conocer aún más sobre las ventajas que puede llegar a tener en tu imagen, hoy en Vozpópuli vamos a analizar en qué consiste, cuáles son sus beneficios y los diferentes sistemas a los que podemos recurrir.

¿Qué es la crioterapia?

La crioterapia es la aplicación de frío con fines terapéuticos y llega a utilizar temperaturas muy bajas, por debajo de los -130ºC. La crioterapia es perfecta para tratar lesiones o para mejorar la recuperación muscular y física tras una jornada de ejercicio. El tratamiento se realiza con sesiones de unos tres minutos y medio y lo ideal es repetirlo durante diez días seguidos.

Uso de la crioterapia para tratar una lesión de rodilla Cryofast

Más allá de lo deportivo, la crioterapia también mejora el estado de la piel, ayudando a eliminar toxinas de nuestro organismo. También es de lo más recomendable para tratar problemas dérmicos como psoriaris, eccemas o celulitis.

Pero si por algo se le conoce es porque es fantástica para adelgazar ya que a partir del minuto y medio el paciente comienza a quemar grasas. Esto se produce porque el organismo trata de equilibrar el fuerte descenso de temperatura corporal creando calor y lo hace sacando energía de los depósitos de grasa y acelerando el metabolismo, eliminando así la grasa acumulada. La crioterapia activa los músculos para producir calor eliminando más calorías, ejercitándose y combatiendo la flacidez.

Las diferentes técnicas

Dentro de la crioterapia estética podemos encontrarnos con diferentes técnicas que se distinguen entre sí por los métodos de aplicación del frío:

  • Vendas frías: el paciente se tumba sobre una camilla y el profesional le aplica sobre la piel unas vendas a base de sustancias criogénicas, cafeína y algas durante una sesión de unos cuarenta minutos.
  • Hieloterapia: se aplican masajes reductores con barras de hielo preparadas con extractos de cafeína, hierbas y raíces de plantas que tienen propiedades que potencian los resultados que buscamos. Se suele combinar con vendas frías en la zona durante veinte minutos y se recomiendan unas doce sesiones. Con este doble sistema aseguran que se puede llegar a perder hasta dos tallas.
  • La cabina de hielo: el paciente se somete al frío después de pasar un tiempo en una sauna o baño turco para que el contraste de temperatura sea aún mayor. Se utiliza para ello una cámara especial en la que se introduce al paciente.
  • Yesoterapia: consiste en masajes de media hora de duración con una crema especial. A continuación se coloca una máscara helada de yeso durante otra media hora. En este caso, se recomienda llevar a cabo 20 sesiones.

Los beneficios de la crioterapia

Aunque sus beneficios más famosos son el tratamiento de lesiones y la quema de grasa, más allá de estos principales resultados existen aún más ventajas del uso de la crioterapia. Dependiendo de la persona se llegan a quemar entre 200 y 800 calorías en una sesión, no sólo durante los tres minutos que dura, sino durante las horas que se prolongan los efectos.

Hombre en una sesión de crioterapia corporal en cabina Cryofast

La activación de la circulación sanguínea producida mejora la irrigación de los tejidos, elimina toxinas y favorece la eliminación de la grasa por el sistema linfático. Además, mejora el mecanismo de absorción de nutrientes y la oxigenación celular, lo que conlleva un mejor drenaje linfático y, como consecuencia, la disminución de la celulitis.

También tiene efecto reafirmante porque la crioterapia activa la producción natural de colágeno, elastina y ácido hialurónico, sustancias que contribuyen a mejorar la elasticidad y el tono de la piel. Por ello, notaremos una piel más rejuvenecida y renovada.

Resultados en tres minutos

La crioterapia de cuerpo entero Cryofast es una terapia de frio natural, rápido y eficaz que consiste en colocar el cuerpo en una cabina llamada Criosauna, para exponerlo durante tres minutos a temperaturas que oscilan entre -120ºC y -160ºC. La primera sesión, para descubrir sus beneficios, tiene un precio de 35€.

En esos pocos minutos, este tratamiento puede hacer por tu salud mucho más de lo que te imaginas. Por un lado, ayuda a activar la circulación, quema hasta 800 calorías, lucha contra la retención de líquidos, combate la celulitis y varices y mejora notablemente el aspecto de la piel, acelerando la cicatrización y disminuyendo las manchas.

Cabina Criosauna para la realización de crioterapia corporal Cryofast

El frio no es superficial, si no que penetra en capas internas y ayuda a recuperar el músculo después de un entrenamiento intenso. Además, refuerza el sistema autoinmune y actúa como un potente estimulante psíquico, mejorando el estado de ánimo y los trastornos del sueño, migraña y fatiga crónica, así como estrés y ansiedad. También tiene efectos positivos sobre las alergias y, en una sola sesión, permite eliminar la sensación de fatiga, relajar los músculos tensos e intensificar el paso de sangre por los órganos internos.

Además de la Criosauna, podemos encontrarnos con otras dos máquinas que pueden utilizarse de forma separada o bien conjunta en forma de circuito. Por un lado, está la Crioterapia facial, la cual activa la producción natural de colágeno y elastina, reduce poros dilatados, trata el acné, disminuye el aspecto de ojeras, bolsas, manchas y arrugas consiguiendo redefinir el rostro de una forma 100% natural. Es un tratamiento de unos seis minutos de duración en el cual se aplica nitrógeno en estado gaseoso frío y seco a -140ºC en las zonas elegidas.

Realización de una crioterapia facial Cryofast

Esta máquina también puede utilizarse para tratar una zona de forma localizada y conseguir acelerar el proceso de recuperación de lesiones deportivas o tratar dolores en hombro, rodillas, lumbares, dorsales, espalda, etc.

También podemos recurrir al Huber 360 o Fiit. Con sesiones de quince minutos, se utiliza para esculpir la figura de forma natural, rápida y eficiente ejercitando entre 80 a 100 grupos musculares para quemar hasta 300 calorías.

Crio-cosmética, para continuar en casa

La cosmética fría nació con el firme objetivo de refrescar al instante. Son productos con fórmulas y texturas ligeras que tienen una fácil aplicación y una rápida absorción. Un masaje con este tipo de geles efecto frío mejora la circulación de las piernas de forma inmediata haciendo que desaparezca la pesadez, combate la celulitis, cierra los poros y aporta tersura.

Hay una amplia oferta de geles efecto frío, pero el Crio-Gel Anticelulítico Efecto Fresco de Collistar, fue el primer producto de venta en perfumerías que utilizó el sistema de la crio-terapia. En su formulación encontramos extracto de pimienta rosa que, combinado con el poder de la cafeína, actúa sobre las acumulaciones adiposas en diferentes niveles porque favorece la eliminación de la grasa existente y evita nuevas formaciones. Además, los extractos de arándano, castaño y piña aportan un potente efecto drenante, impidiendo la acumulación de líquidos y reafirmando la piel.

Gel anticelulítico. PVP: 57.50€ Collistar

Lo mejor de este gel fresco y ligero es que te permite vestirte después de su aplicación porque tiene una absorción súper rápida. Notarás como la piel se alisa de inmediato y se minimizan visiblemente las imperfecciones, además de una acción lifting y anticelulítica que se aprecia de forma progresiva.

La flotación: otro tratamiento del futuro

La flotación es uno de los sistemas más reconocidos en todo el mundo para regenerar cuerpo y mente. Fulness Spa propone DryFloatingExperience, que combina todos los beneficios del estado de ingravidez que ofrece la flotación con música relajante o meditaciones guiadas. Las Kardashian, Tom Brady, jugador de fútbol americano (y marido de Gisele Bundchen) o Stephen Curry, jugador de la NBA, son grandes defensores de este novedoso método.

Se trata de una evolución de la tradicional terapia de flotación que está considerada en todo el mundo como una de las soluciones antiestrés más eficaces. Lo mejor de esta nueva generación es que tiene una capa aislante muy flexible que evita humedecernos, mientras disfrutamos de todas las ventajas de la flotación.

Tratamiento de flotación Dry Floating Experience Fullness Spa

La terapia de flotación nos permite que la mente desarrolle todo su potencial mientras el cuerpo se relaja. La ciencia ha avalado sus beneficios y ha demostrado que, en comparación con una cama de relajación tradicional, la flotación reduce a la mitad los niveles de cortisol en sangre, lo que favorece la eliminación del estrés. Otros estudios evidencian que favorece la producción de serotonina, la “hormona de la felicidad”, lo que contribuye al tratamiento del insomnio con resultados efectivos y duraderos. Además se ha demostrado que, en una sola sesión de flotación, el dolor muscular se reduce considerablemente.

En Fulness Spa es posible disfrutar de este sistema escuchando durante la sesión una música relajante, o bien escogiendo entre una selección de meditaciones guiadas por un coach del centro. Una innovación indispensable para lograr una verdadera y profunda relajación tanto del cuerpo como de la mente.