Tras varios meses de rumores sobre una posible relación entre Begoña Villacís, de 42 años, y el periodista Rubén Amón, se confirma que son pareja y tienen una relación sentimental. Así lo demuestran unas fotos que han salido publicadas en le revista 'Semana' en las que se les ve besándose por las calles de Madrid.

Estas imágenes coinciden justo con el mes de octubre, la fecha en la que esperaba que se tenía previsto que se produjera  la sentencia del divorcio.

La portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid y su marido, el abogado Antonio Suárez-Valdés, de 43 años, decidieron separarse al inicio de la pandemia del coronavirus tras 15 años de matrimonio y tres hijas en común: Paula, de 14 años, Jimena, de 13 y la pequeña, Inés, de apenas un año. La sentencia del divorcio estaba al caer ahora en octubre.

Fue entonces cuando comenzaron a sonar con fuerza los rumores de que la política estaba ilusionada con un nuevo amor. Mientras ella nunca se pronunció al respecto, Amón sí negó que fueran pareja y señaló que entre ellos solo existía una buena amistad. "Begoña es muy amiga mía. [...] No compartimos la vida, como se está diciendo. Insisto, es una buena amiga", señaló en 'El Confidencial' negando así que tuvieran una relación sentimental. 

Begoña Villacís se besa con su pareja Rubén Amón.

Pillados besándose

Ahora parece que la relación ha ido más allá. Ya no esconden su noviazgo y trata de llevar una vida normal de pareja, dentro de lo que les permiten las restricciones por el coronavirus.

Villacís y Amón han sido fotografiados paseando de la mano por las calles de Madrid, intercambiando gestos de cariño, besos, confidencias y gestos de complicidad. Cuando la velada llegó a su fin, los dos se subieron a la moto del periodista, que la llevó a su casa.

Tras conocerse la separación hace cuatro meses, el exmarido de Villacís, Antonio Suárez Valdés rompió su silencio y escribió una carta en 'LOC' en la que aseguraba que la separación se había producido en mayo de forma cordial y respetuosa.

Incluso no descartaba una posible reconciliación pero veía un gran problema en volver juntos:  "Ni Begoña ni yo descartamos darnos una segunda oportunidad y lo que vaya a suceder, sólo el tiempo lo sabe. No obstante veo muy complicada la viabilidad de la pareja mientras ella siga en política o al menos mientras su trabajo la requiera de la forma que lo ha hecho en el último año".

La carta resultó ser extraña y no quedaron claras sus verdaderas intenciones. Algunos creen que fue para cobrar protagonismo, otros por un ataque de celos y otros lo describieron como "un mecanismo de defensa y un anuncio de venganza", camuflado tras buenas palabras, tal y como señaló Federico Jiménez Losantos en su programa.