El documental de Rocío Carrasco sigue siendo objeto de debate, también entre nuestros políticos, sobre todo después de que Irene Montero lo aprovechara en su beneficio y la defendiera en público. Al respecto, la pasada semana, Begoña Villacís estuvo en la Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid y quiso hablar del tema.

Villacís se comparó con Rociíto y mandó un mensaje a la ministra de Igualdad: "Irene Montero se pronuncia en un tema como el de Rocío Carrasco y no lo hace cuando le pregunté que si pensaba de llevar en las listas de Podemos a una mujer que me ha agredido a mí cuando estaba embarazada de nueve meses. Le pregunté a Irene Montero si yo merecía la misma consideración no apellidándome Carrasco y no siendo de izquierdas, y si no recibía lo mismo que renunciara a la mitad del presupuesto. Solo está dispuesta a representar a famosas y a mujeres que son de izquierdas".

Irene Montero sólo está dispuesta a representar a famosas y a mujeres que son de izquierdas

Begoña Villacís, por su parte, aseguró no haber visto aún el documental, a pesar de haberse pronunciado sobre él: "No lo he visto. Tengo que trabajar mucho, tengo tres hijas, tengo que estudiar mucho y tengo que gestionar una ciudad como Madrid. Pero lo veré".

Begoña Villacís en la MBFW de Madrid

Begoña Villacís y Rubén Amón

La de Ciudadanos también fue preguntada por la prensa por su relación amorosa con Rubén Amón, algo en lo que ella no quiso entrar. "De eso no hablo. Tengo tres hijas, una ciudad que cuidar, un trabajo que te llena mucho y eso me tiene feliz".

Begoña da a entender que su felicidad se debe a todo menos a su relación sentimental, así que es posible que ésta ya haya acabado. Recordemos que la política y el periodista fueron pillados en octubre del pasado año besándose por las calles de Madrid.

La portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid y su marido, el abogado Antonio Suárez-Valdés, de 43 años, decidieron separarse al inicio de la pandemia del coronavirus tras 15 años de matrimonio y tres hijas en común: Paula, de 14 años, Jimena, de 13 y la pequeña, Inés, de apenas un año.

Begoña Villacís en la MBFW de Madrid