El aceite es mucho más que un ingrediente imprescindible en cocina. Más allá de los comúnmente conocidos aceites de girasol o de oliva, existe otro grupo que se han convertido en ingredientes clave en la cosmética actual. Hablamos de componentes como el aceite de coco, el de ricino, el de jojoba o el de rosa mosqueta, por nombrar solo algunos ejemplos, que son cada día más habituales en las etiquetas de los productos de higiene y belleza para el cuidado de la piel y el cabello.

Cuando somos conscientes de que necesitamos incluir un nuevo producto de cosmética en nuestra rutina de belleza, normalmente recurrimos a las clásicas cremas. Sin embargo, las cremas no siempre resultan las texturas más efectivas para erradicar o impedir la aparición de problemas en nuestra piel. Por eso hay que tener en cuenta otros formatos como los sérums, las brumas o los aceites.

Exactamente lo mismo sucede con el cuidado del pelo. Más allá del champú o la mascarilla podemos encontrar aceites para proteger nuestra melena. El rechazo que solemos tener ante ellos es que pensamos que pueden ser un producto que, más que limpiar o hidratar, lo que consiga sea engrasar, un resultado completamente opuesto al que deseamos. Pero esto es sólo un falso mito que debemos desterrar.

En Vozpópuli vamos a conocer de manera más profunda los diferentes aceites que tenemos disponibles para cuidar nuestra imagen. De esta manera podremos descubrir si realmente son efectivos o solo una moda pasajera unida a la tendencia de la cosmética natural y vegana. Si quieres descubrir sus beneficios, cómo aplicarlos y cuáles son los más idóneas para ti, lo único que tienes que hacer es seguir leyendo.

Beneficios y precauciones de los aceites

Aclaremos la primeras grandes dudas. ¿Los aceites son capaces de hidratar? ¿Dejan un efecto graso en la piel?  “Los aceites vegetales, aplicados de forma directa, aportarán semioclusividad, es decir, una capa que evitará la pérdida de agua mejorando la hidratación de la piel”, comenta Héctor Núñez, farmacéutico especializado en cosmética y dermofarmacia a la Agencia EFE.

Aceites para el cuidado de la piel y el cabello Freepik/JComp

Los aceites son un complemento no indispensable en la rutina de belleza. Es cierto que aportan beneficios a cada tipo de piel pero su uso no se hace obligatorio como cuando hablamos de otros productos como los limpiadores, exfoliantes o hidratantes. Recurrir o no a los aceites dependerá de los resultados que se busque.

El objetivo principal que se consigue con su introducción en nuestro neceser beauty es conseguir una piel más suave. Este cambio se produce porque los aceites actúan como emolientes para la piel, aportando componentes que de forma natural están presentes en nuestra piel como ácidos grasos o triglicéridos.

Lo mejor será recurrir a los aceites cuando nuestra piel sea muy seca

Este resultado de suavidad en la piel también se puede conseguir con las cremas. ¿Qué producto elegir entonces? Según el farmacéutico, lo mejor será recurrir a los aceites cuando nuestra piel sea muy seca y notemos que con la crema no llegamos a conseguir el resultado que buscamos.

A la hora de elegir un aceite tenemos que dejarnos aconsejar por los expertos. Es muy importante que utilicemos uno de uso cosmético ya que se les habrá sometido a un proceso de añadido de antioxidantes para evitar su degradación y que el producto sea igual de eficaz durante toda su vida útil sin perder un ápice de sus propiedades durante los meses que esté recomendable usarlo una vez abierto el envase.

El uso de aceites en belleza está cada vez más extendido Freepik

Otro punto a tener en cuenta es la forma de extracción del aceite, ya que "dependiendo del proceso de extracción algunos componentes, como las vitaminas, pueden degradarse", nos advierte el farmacéutico. Lamentablemente este tipo de información no se encuentra claramente especificada en los envases y solo podremos conocerlo si consultamos directamente con la marca fabricante.

Aceites para el cabello

Los aceites se convertirán en la mejor opción para el cuidado capilar cuando estemos buscando evitar el encrespamiento y suavizar la cutícula mejorando el brillo del cabello. Una de las mejores propuestas que podemos tener en estas cuestiones es el aceite de coco “porque contiene triglicéridos compuestos por ácido láurico como ácido graso, lo que hace que estos triglicéridos tengan una mayor facilidad para penetrar en la fibra capilar por su menor peso molecular”, sugiere el especialista.

Aceite capilar con aceite de macadamia y uva. PVP: 1.99€ Revuele

Hay que tener en cuenta una serie de advertencias antes de su utilización. Es importante prescindir de los productos que sean mantecas puras ya que este tipo de formatos necesitan que hagamos mucha fuerza para aplicarlos en el cabello y eso puede favorecer el daño en la fibra y la ruptura del pelo cuando lo peinemos.

Además tenemos que recordar que los aceites que son puros pueden dejar el pelo apelmazado y grasiento así que tenemos que tener mucho cuidado a la hora de usarlos. "Es mejor utilizar muy poca cantidad y reaplicar en caso de ser necesario”, aconseja el especialista. También tendremos que definir en qué momento utilizarlos ya que los aceites pueden ser un buen tratamiento tanto antes como después del lavado.

Producto capilar con aceite de coco. PVP: 12.90€ Rulls

Como seguro que ya sabes, los productos que funcionan para el pelo también suelen ser muy efectivos para las uñas. El aceite no es una excepción. En el caso de las uñas y sus cutículas recurriremos a los aceites si queremos mejorar su aspecto y flexibilidad. Su uso conseguirá crear una películas, más o menos impermeable, que evitará la hidratación excesiva de las proteínas por el agua, un hecho que puede debilitar su estructura y favorecer que las uñas estén más quebradizas o presenten un aspecto poco sano.

Aceite para el cuidado de cutículas Orly

Los aceites faciales

Si nos centramos en la rutina facial, también hay que tener en cuenta diferentes aspectos a la hora de usar los aceites. Lo mejor será utilizarlos por la noche y en poca cantidad, aunque en los casos en los que estemos ante una piel seca la acción se podrá repetir tanto por la noche como por la mañana.

Una de las cuestiones que hay que tener muy en cuenta es la relación del aceite con la protección solar. Los aceites son productos que potencian los efectos del sol, tanto los buenos, ya que pueden acelerar el bronceado, como aquellos resultados nocivos. Para poder poner una buena barrera a estos últimos, lo mejor es utilizar una buena crema protectora facial después de haber aplicado el aceite.

Aceite facial nutritivo. PVP: 9.95€ Herbs

Dentro de las diferentes opciones que nos encontraremos de aceites faciales, para elegir el más adecuado tendremos que tener definido el objetivo que buscamos con su uso. Si nuestro fin es combatir las arrugas y conseguir una mayor firmeza de la piel, el aceite de soja es el más adecuado, un tipo que además resultará eficaz contra las manchas.

Para las pieles que sean mixtas o grasas, el aceite de jojoba puede ser una buena elección. Para aquellos que quieran combatir el acné, las mejores opciones serán aquellas con alto contenido en ácido linoleico como los aceites de cártamo, rosa mosqueta o girasol. Sin embargo, si tu piel es sensible, el experto farmacéutico recomienda  optar por un aceite rico en ácido gamma-linolénico, como el aceite de borraja, porque "es un precursor de compuestos con propiedades antiinflamatorias, por lo que ayuda a calmarlas”.

Aceite corporal reafirmante. PVP: 5.95€ Formulathions

Uno de los aceites más conocidos es el de rosa mosqueta. Este en particular es muy buena opción para las pieles secas y sensibles, que tienen una producción de grasa menor, porque contiene un amplio contenido en vitamina E.

Los aceites anti-envejecimiento

Una de las mayores preocupaciones estéticas es la aparición de signos de la edad como arrugas o líneas de expresión. Para poder combatirlos, también podemos recurrir a los aceites. Para tratar pieles secas con arrugas optaremos por el aceite de espino amarillo que tiene un alto contenido en omega 7 y una elevada concentración de carotenoides que son precursores del retinol y tienen una gran capacidad antioxidante. Sin embargo, el aceite no será el producto milagro que hará borrar las arrugas, más bien servirá de complemento a una rutina con otros productos más eficaces para este fin como las propuestas a base de retinol.

Sérum regenerados a base de aceites naturales. PVP: 39.95€ Maminat

Otro defecto estético que suele ser habitual, sobre todo en el caso de las mujeres, son las estrías. Para tratarlas podemos acudir a los aceites de almendras ya que existen estudios que demuestran que son eficaces sobre ellas. Además, este tipo de aceite es perfecto para mantener una piel elástica e hidratada y son muy recomendables para aliviar los picores cutáneos.

Aceite de ricino Bio. PVP: 3.99€ Revox

También es bueno señalar aquellos aceites que no son los más idóneos para utilizar en la piel, aunque son fórmulas que ya hemos visto que son la mar de efectivas para el pelo. En palabras del experto: “Los dos aceites que, por norma general nunca aplicaría sobre la piel en su forma pura sin combinar con otros aceites, serían el de oliva, ya que a la larga pueden alterar la barrera cutánea, y el de coco, por su poder comedogénico”.

Por tanto, los aceites debemos de verlos como un buen complemento para potenciar nuestra rutina habitual de belleza más que como un producto sustitutivo de los que ya utilizamos. ¿Has incluido ya algún tipo de aceite en tu cuidado habitual para la piel o el cabello?