Detalles al natural

Así, Cataluña será independiente

El problema catalán no es nuevo. Hunde sus raíces en la Historia Moderna y sobre todo en la Contemporánea, mientras que la españolidad catalana se inicia mucho antes como parte del Reino de Aragón, en las postrimerías de la Edad Media, que junto al de Castilla formaron con los Reyes Católicos el Reino de España, al que se sumó pronto el de Navarra.

Cataluña progresó paralelamente a la importancia de Aragón en el Mediterráneo, en primer lugar, y después en todo el mundo como parte del imperio español. Cuestión aparte y meritoria por la capacidad de emprender fue su revolución industrial, a mediados del siglo XIX, aprovechando las ventajas para el textil de pertenecer a España: materia prima asequible y necesidades perentorias que atender en sus vastos territorios.

La cara oculta del problema catalán es doble: el egoísmo propio y la ceguera y cobardía españolas recientes

Las caras ocultas

La cara oculta del problema catalán es doble: el egoísmo propio y la ceguera y cobardía españolas recientes.

Egoísmo porque se acendra cuando España pasa dificultades, y a partir del Desastre de 1898 el nacionalismo catalán se radicalizó. Había nacido como opción federal dentro de España en la Primera República, con apoyos de la Iglesia y de una parte de la intelectualidad a través de la revista Renaixença, pero aun en la II República, Company proclamó en 1934 la República Catalana dentro del Estado español, que duró horas por la reacción radical del gobierno republicano.

Después, con Franco no hubo devaneos, y a su muerte retornó del exilio el president Tarradellas, personaje de una talla política y honradez reconocidas, para abrazar al Rey Juan Carlos y aceptar la legalidad española, refrendada mayoritariamente también por los catalanes en el referéndum constitucional de 1978. Con el 90,46% de votos favorables fue la cuarta comunidad más entusiasta. ¿Hace 37 años eran españoles, que no castellanos, o tampoco?

Entonces, el ahora innombrable Pujol presumía de haber pisado la cárcel por antifranquista, pero la realidad es que ya apuntaba maneras con su protagonismo deshonesto en el asunto de Banca Catalana. El propio Tarradellas, de ERC por cierto, ya advertía sobre lo que después hemos ido sabiendo; conocía bien a la saga.

La ineptitud española se ha manifestado desde la Transición con cesiones continuas sin calcular adónde íbamos —Pujol y sus adláteres, como Mas, ladinos, siempre lo han sabido —, pero a cuentagotas y como contraprestación a los votos de la coalición burguesa catalana, CIU.

Y la torpeza histórica se ha completado por la cobardía de los distintos y sucesivos gobiernos españoles, que no han mostrado la firmeza democrática que permite la Constitución – incluso cambiar la ley electoral –, ni han tenido la valentía inteligente de ponerlos frente a sus contradicciones, yendo también al límite, invitándoles a marcharse con todas sus consecuencias si fuera su deseo mayoritario, pagando antes la cuenta, claro.

Entre el egoísmo de unos y la ceguera y cobardía de otros, Cataluña se pierde para España con dudosa vuelta atrás

Los culpables

Y entre el egoísmo de unos y la ceguera y cobardía de otros, Cataluña se pierde para España con dudosa vuelta atrás. Son varias generaciones de catalanes aleccionados en la falsedad unidireccional del no somos españoles y además nos roban; los más jóvenes.

No será pronto, pero así, Cataluña será independiente. Y ese camino se anda desde que Pujol le fue ganando la partida a Suárez, González y Aznar; se agudizó con Maragall, Montilla y Zapatero, y se ha disparatado con Mas y Rajoy.

La penúltima oportunidad

Deberían hablar unos y otros sin prisa ni anteojeras y con todos los datos en la mano. Conozco catalanes con quienes se podía razonar con argumentos, sin pasiones, filias ni fobias; que ahora defienden la independencia como antes estaban en el nacionalismo clásico y en lo del derecho a decidir, y el diálogo es más complicado. Ya no solo es un problema de ‘pelas’.

Y denunciaban la extorsión de pagar siempre en sus autovías; una excepción dentro de España. Y que habían pagado desde el principio el céntimo sanitario en el combustible. Y que pagaban más impuestos y eran tan solidarios como el que más, sufriendo más recortes que nadie. Y que, a su costa, otras regiones españolas se permitían bajar impuestos. Y del agravio comparativo de los conciertos vasco y navarro. Y de la necesidad de defender su idioma minoritario frente al potente llamado español. Y yo los comprendía. Igual que les afeaba la imposibilidad de elección de cualquier contribuyente de que sus hijos estudiaran en castellano, la rotulación comercial obligatoria en catalán, o la manipulación tergiversada de la historia, la Diada por ejemplo, y de las cifras macroeconómicas, incluso con Franco.

El 27 de septiembre será un punto y final, de consecuencias imprevisibles, o un punto y seguido que permita dialogar

Cataluña ha sufrido sus peores gobiernos con los tripartitos de Maragall y Montilla, y con Mas —este, criminal—. Pero es que, además, han sufrido al tiempo los dos peores centrales de Zapatero y Rajoy. Y en esa doble pena radican muchos males, pero deberían mirar primero lo que eligieron antes de llamar ladrones a los españoles, porque mienten y son indignantemente injustos.

El 27 de septiembre será un punto y final, de consecuencias imprevisibles, o un punto y seguido que permita dialogar. Y ese, aunque difícil, sería el mejor camino. Solo la inteligencia, el convencimiento mayoritario o los votos, pueden doblegar en democracia la voluntad de un pueblo. Ni solo la ley, porque al final se cambia, ni la fuerza podrán nunca, y mucho menos, en el otro sentido, la ilegalidad o el chantaje. Vendrían días luctuosos. ¿Pagarían entonces los verdaderos culpables?

Me temo que tras esos lamentos volveríamos a inventar patriotas y héroes anónimos del pueblo llano, que siempre abona las facturas de los egoístas, necios y cobardes de antifaz, mando y prebendas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba