OPINIÓN

Las sorprendentes propuestas económicas de Donald Trump

Una vez que profundizamos en lo recogido en las propuestas económicas de Trump, se entiende cada vez menos los análisis que estamos leyendo en algunos medios de comunicación patrios sobre las elecciones estadounidenses.

Donald Trump, después de votar en Nueva York.
Donald Trump, después de votar en Nueva York. EFE

El programa económico de Donald Trump, tal como está redactado, es profundamente keynesiano, próximo al New Deal de Frank Delano Rooslvelt. Es, por lo tanto, diametralmente opuesto a la línea social-liberal de Hillary Clinton y a la deriva libertaria de gran parte del Partido Republicano. Presenta, curiosamente, muchos puntos en común con las propuestas de Bernie Sanders. Su implementación, tal como está redactado, permitiría reactivar un ciclo económico global estancado, lo que facilitaría una reducción del endeudamiento real de gran parte de las economías occidentales, pudiéndose reciclar parte de los superávits por cuenta corriente de países como China o Alemania.

Habrá que ver si el mismo establishment que apoyó masivamente a Hillary Clinton maniobrará en su contra y cómo

La clave está en ver si realmente será capaz de implementar todas y cada una de las medidas que ha propuesto, o, al final, las instituciones (formales e informales) que dan origen y soporte a la apropiación de la riqueza por parte de ciertos grupos, a través de mecanismos no competitivos, acaba cortocircuitándolo. En definitiva, habrá que ver si el mismo establishment que apoyó masivamente a Hillary Clinton maniobrará en su contra y cómo.

Donald Trump se ha aprovechado de la ira de una clase media en declive que está harta del establishment, de la política -¿qué es eso de perpetuar en el poder dinastías familiares?- y de unos medios de comunicación que sirven de correa de transmisión de las élites dominantes. La gente está cansada de trabajar más horas por salarios más bajos, de ver trabajos dignamente pagados irse allende sus fronteras, de observar atónitos como los multimillonarios o las grandes corporaciones no pagan impuestos sobre la renta o sobre sociedades, mientras que empeoran las condiciones de vida de ellos y de sus hijos.

¿Un nuevo New Deal?

Distintas propuestas económicas de Donald Trump se aproximarían a un New Deal “a la Roosvelt”. En primer lugar, se incluye un plan de gasto en infraestructuras públicas de hasta un billón de dólares. A diferencia de Hillary Clinton, Donald Trump ha entendido, por un lado, que la inversión privada está estancada por falta de demanda efectiva, y, por otro, ha comprendido que bajo soberanía monetaria la deuda pública estadounidense no puede quebrar. Habrá que ver como lo financia, si a través del Banco Central o vía emisión de deuda.

Entre sus propuestas también destaca la promesa de subida del salario mínimo a 10 dólares la hora, nada que ver con las políticas de devaluación salarial seguidas por Rajoy

Entre sus propuestas también destaca la promesa de subida del salario mínimo a 10 dólares la hora, nada que ver con las políticas de devaluación salarial seguidas por Rajoy y sus muchachos. Pero sin duda alguna lo más novedoso y llamativo de sus propuestas económicas, y de lo cual no se dice ni pío, es que Trump apoya el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall. Recordemos que esta ley, aprobada en 1933, en plena Depresión, separó la banca tradicional de la banca de inversiones con el objetivo de evitar que la primera pudiera hacer inversiones de alto riesgo. Obviamente, todo el sector financiero se opone absolutamente al restablecimiento de esta medida.

Trump, al igual que Sanders, ha denunciado la globalización económica, convencido de que ésta ha acabado con la clase media, mediante el cierre de fábricas y la desaparición de millones de empleos industriales bien remunerados. En este sentido, Donald Trump ha desvelado que, una vez elegido presidente, tratará de sacar a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), mientras arremetía contra el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP). Veremos.

Frente a lo que se está diciendo en la prensa, el nuevo presidente estadounidense; rechaza los recortes neoliberales en materia de Seguridad Social. Nadie quiere volver a la situación previa donde 40 millones de estadounidenses estaban sin seguro médico. Muchos de sus votantes, víctimas de la crisis económica del 2008 o que tienen más de 65 años, necesitan beneficiarse de la jubilación de la Seguridad Social y del seguro de salud que desarrolló el presidente Barack Obama (“Obamacare”) y que otros líderes republicanos desean suprimir. Trump ha prometido no tocarlos, e incluso bajar el precio de los medicamentos, ayudar a resolver los problemas de los sin techo, reformar la fiscalidad de los pequeños contribuyentes y suprimir el impuesto federal que afecta a los hogares más modestos.

El cuarto poder, aquí y allá, se ha convertido, en líneas generales, en una herramienta básica de desinformación al servicio de ciertas élites extractivas

Una vez que profundizamos en lo recogido en las propuestas económicas de Trump, se entiende cada vez menos los análisis que estamos leyendo en algunos medios de comunicación patrios sobre las elecciones estadounidenses. Son profundamente cómicos y, en algunos casos, rozan la esquizofrenia. El cuarto poder, aquí y allá, se ha convertido, en líneas generales, en una herramienta básica de desinformación al servicio de ciertas élites extractivas.

Habrá que ver si realmente se materializan, y cómo, estas propuestas. Pero parecen un buen comienzo, y, tal como señaló el propio Bernie Sanders: “En la medida en que el señor Trump se disponga a perseguir en serio políticas que mejoren las vidas de las familias trabajadoras de este país, yo y otros progresistas estaremos preparados para trabajar con él. En la medida en que persiga políticas racistas, sexistas, xenófobas y contra el medio ambiente, nos opondremos enérgicamente". No nos queda más remedio que esperar y ver.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba