OPINIÓN

Los jubilados sostienen al “Régimen”: ¿hasta cuándo?

Los datos de la Encuesta Financiera de las Familias confirman la estrategia política de los partidos del “Régimen”: garantizarse el voto de los pensionistas a costa de los más jóvenes.

Sede del Banco de España en Madrid.
Sede del Banco de España en Madrid.

Banco de España acaba de publicar este martes la Encuesta Financiera de las Familias. Los datos son demoledores. España es un país sin esperanza ni futuro para los jóvenes actuales y las generaciones venideras. Pero además los datos de esa encuesta tienen una interpretación en clave política. Explican perfectamente por qué son los mayores de 65 años quienes mantienen al “Régimen”. Sólo hay dos salidas. O ese grupo, los mayores de 65 años, empieza a ser consciente de que el destrozo a las generaciones venideras va en contra de sus pensiones futuras, absolutamente insostenibles; o los jóvenes dicen basta y se plantan. No hay más opciones. Bajo el actual paraguas del Euro, España está condenada a una profunda decadencia.

¿Cómo era posible que aquellos que nos han llevado a una profunda decadencia social, política y moral consiguieran de nuevo la victoria en unas elecciones generales?

Tras el resultado de las elecciones del 26J desde estas líneas planteamos varias preguntas en voz alta. ¿Cómo era posible que el partido político de un gobierno tan mediocre como el actual hubiera vuelto a ganar el 26J? ¿Cómo era posible que aquellos que nos han endeudado como nunca en nuestra historia reciente, más allá de los estabilizadores automáticos, volvieran a ganar? ¿Cómo era posible que aquellos que nos han llevado a una profunda decadencia social, política y moral consiguieran de nuevo la victoria en unas elecciones generales? ¿Quiénes, al margen del 1% más rico, habían permitido con su voto que el actual gobierno pudiera continuar con su labor ejecutiva? Ya tienen la respuesta, los mayores de 65 años. Su renta y riqueza no se ha visto en términos medios menguada. Después del 1% más rico, son los grandes beneficiados de la Gran Recesión; dicho sea de paso, a costa del futuro de sus hijos y de sus nietos. El Régimen lo tenía todo bien atado. Sólo una advertencia, es absolutamente insostenible la situación actual, salvo que pretendan continuar asfixiando a los jóvenes de este país hasta ahogarlos definitivamente.

Permítanme un pequeño inciso. Este lunes, escuchando un programa de una emisora de radio que suele plantear una tertulia-debate entre políticos de distintos partidos, pude constatar que algunos no tienen ni idea de la radiografía del país en el que viven. Bajo una crítica furibunda a Donald Trump, al cual yo no voy a defender, manejaban argumentos falaces sobre lo guay que ha sido la globalización y la pertenencia a la Unión Europea para los españoles. No tienen ni idea de lo que ha supuesto en términos de modelo productivo, de empleo, de oportunidades para los jóvenes, de productividad de los factores, de salarios, de pobreza, de desigualdad, de corrupción. Son los mismos que decían “España va bien”, o “España juega en la Champion League”. No se han dado cuenta de que aquí solo hubo burbujas, y después gloria. Espero al menos que se lean los datos de Banco de España y reflexionen.

Los datos: la prueba del algodón

Los datos de la Encuesta Financiera de las Familias muestran, tanto en términos de renta como de riqueza, como la crisis, en un análisis por edades, se ha cebado con los más jóvenes, pero “ha respetado” la posición de los mayores. La razón es obvia, estos últimos han tenido garantizadas sus pensiones y su riqueza incluso ha aumentado. Respecto a los jóvenes, ni siquiera una remontada cual Ave Fenix les permitiría recuperar tanto destrozo.

La renta de los hogares jóvenes, aquellos cuyo cabeza de familia cuenta con menos de 35 años, descendió un 22,5% entre 2011 y 2014

La renta de los hogares jóvenes, aquellos cuyo cabeza de familia cuenta con menos de 35 años, descendió un 22,5% entre 2011 y 2014 –recordemos que ya gobernaba el actual ejecutivo–. En cambio, la renta de los jubilados en ese mismo período aumentó un 11,3%. Los jóvenes fueron las principales víctimas de la destrucción de empleo. Por obra y gracia de las múltiples reformas laborales los contratos de los jóvenes son temporales y precarios, mucho más fáciles y baratos a la hora de despedir. Y de sus salarios, mejor ni hablamos, ¿verdad? En cambio los pensionistas vieron como sus prestaciones se preservaban del impacto de la crisis.

En términos de riqueza, la situación es todavía más dramática. Los hogares más jóvenes y los más pobres fueron los más perjudicados. Si bien las disminuciones de riqueza neta en los hogares fueron casi generalizadas, éstas fueron más intensas en los hogares cuyo cabeza de familia cuenta con menos de 35 años. Cayó un 46%. Sólo tienen deudas. Por contra, los únicos que se salvaron de esta caída, por tramos de edades, fueron los hogares cuyo cabeza de familia tiene entre 65 y 74 años. Su riqueza aumentó un 11,7%.

El 10% de la población más rica posee el 50% de la riqueza patria

Permítanme terminar con una breve nota adicional desde un análisis por percentiles de riqueza. Los datos confirman los análisis de desigualdad y pobreza que tanto ofenden al gobierno actual y a sus acólitos mediáticos. El 10% de la población más rica posee el 50% de la riqueza patria. Pero hay algo todavía peor. El 1% más acaudalado aumentó de manera considerable la proporción que posee de la riqueza patria: pasó del 16,87% al 20,23% actual. Simplemente se han exacerbado las tendencias de las últimas dos décadas. La crisis ha sido aprovechada como una coartada para beneficiar a la superclase.

Los datos confirman además la estrategia política de los partidos del “Régimen”: garantizarse el voto de los pensionistas, cada día más importante en términos absolutos y relativos, aunque sea a costa de destrozar el futuro de los jóvenes de este país.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba