OPINIÓN

La inestabilidad financiera de España

La práctica totalidad de los activos financieros de riesgo globales están fuertemente sobrevalorados, de manera que sus precios corregirán fuertemente a la baja.

La canciller alemana, Angela Merkel, en su coche oficial.
La canciller alemana, Angela Merkel, en su coche oficial. EFE

Estamos exactamente en una situación parecida a 2006-2008. La economía española es vulnerable a un aumento de la aversión al riesgo global en los mercados financieros. Cuando esto ocurra, y siempre ocurre, se pondrá de manifiesto que la economía patria, salvo un sector exterior muy potente, tiene los pies de barro y es mero humo, especialmente el sistema financiero patrio. Sin embargo, los medios de comunicación del “Régimen” están a lo suyo, desinformar. No solo eso, están incentivando de nuevo un proceso de inestabilidad financiera “a lo Minsky”, contribuyendo a hacer más frágiles los balances de familias, empresas y bancos.

El estallido de la actual burbuja supondrá básicamente finiquitar una forma de crecimiento perversa

Las autoridades políticas, económicas y monetarias han sido quienes con sus políticas económicas han contribuido a generar las distintas burbujas financieras que se han ido desarrollando en las últimas décadas. El estallido de la actual burbuja supondrá básicamente finiquitar una forma de crecimiento perversa. Observaremos el estallido y punto final del súper-ciclo de deuda iniciado allá en los años 80, y que ha estado sazonado con políticas profundamente conservadoras, enormemente injustas, tremendamente ineficaces.

Durante este súper-ciclo, los buscadores de rentas -distintos lobbies- han actuado a sus anchas, con el consentimiento o aquiescencia del poder político, y nos han sorbido hasta la última gota de sangre -¿han visto el último recibo de la luz?-. Durante esta fase, los salarios de los trabajadores han perdido poder adquisitivo, mientras se cerraban empresas bajo el pretexto de buscar mayores ganancias a través de la explotación de mano de obra barata en el extranjero. Durante este período, los grandes evasores de impuestos se frotaban las manos observando cómo no se hacía nada contra los paraísos fiscales -Luxemburgo, Suiza, Singapur…-. Durante ese tiempo, excluyendo la tierra y la vivienda, el capital apenas repuntó. Durante esos años, el principal motor de la actividad económica fueron actividades especulativas financiadas con deuda. Durante esta farsa, la productividad ha acabado colapsando -menudo tomadura de pelo el discurso alrededor de las reformas estructurales-. Ahora empiezan a enterarse del predominio del principio de demanda efectiva.

Sobrevaloración de todos los activos de riesgo

La práctica totalidad de los activos financieros de riesgo globales están fuertemente sobrevalorados, de manera que sus precios corregirán fuertemente a la baja. Eso es así, nada que objetar. Para ver la magnitud de la sobrevaloración, véanse los cálculos de la gestora estadounidense GMO. Por eso, cuanto más tarden estas burbujas en estallar y más se inflen, tanto peor para la economía global y, sobretodo, para la economía patria; en definitiva, más dura será la caída.

Occidente desde finales de los años 90, bajo la actual y perniciosa ortodoxia neoclásica, solo sobrevive de burbuja en burbuja

Occidente desde finales de los años 90, bajo la actual y perniciosa ortodoxia neoclásica, solo sobrevive de burbuja en burbuja, con el agravante de que a cada inflación de activos, cuando estallaba, le seguía otra todavía más peligrosa, de manera que cuando ésta nueva explotaba el impacto macroeconómico negativo se acrecentaba. La política monetaria ha generado un tremendo problema de riesgo moral. Tal como la han diseñado solo incentiva actividades especulativas, riqueza ficticia, no acompañada de creación de rentas, lo que aumenta las desigualdades. Al final los inversores terminan incrementando aún más su apetito por el riesgo, aumentando su apalancamiento, haciendo todavía más vulnerable a la economía global. ¿Por qué los bancos centrales no han destinado la expansión de balances a financiar un proceso de inversión pública masivo que reduzca el desempleo y aumente los salarios? Evidentemente por ideología y, aún peor, por defender ciertos intereses espurios.

España y el estallido de la burbuja de deuda

España, siguiendo los datos del modelo de previsión del PIB en tiempo real de la AIReF, está creciendo a tasas intertrimestrales sin anualizar del 0,9%, cifra muy respetable. Primero fue el abandono de la austeridad y su impacto positivo en el crecimiento económico. Ya hemos hablado de ello. Ahora, igual que siempre, se trata de una expansión económica cuyas raíces no se encuentran en procesos de inversión en capital y en el desarrollo de la actividad industrial, sino básicamente en el crecimiento del sector servicios y el incremento de la deuda. En el último dato disponible de las cuentas financieras de nuestra economía -segundo trimestre de 2016-, publicado recientemente por Banco de España, se observa cómo ha repuntado la deuda de las familias y de las empresas no financieras.

Ya ni siquiera hablamos de lo que ocurriría si a los talibanes alemanes se les ocurriera implementar nuevas dosis de austeridad

Como siempre, la excesiva deuda total (4,1 billones de euros) y externa (1,16 billones de euros) nos hace tremendamente vulnerables a un aumento de la aversión al riesgo en los mercados financieros o a un cambio de tono en la política monetaria. Ya ni siquiera hablamos de lo que ocurriría si a los talibanes alemanes se les ocurriera implementar nuevas dosis de austeridad. En ese caso España entraría en un círculo vicioso.

Para entender qué pasaría en una fase de aversión al riesgo, simplemente recordar el último dato disponible sobre las necesidades de financiación de la banca patria, -Target 2-. El déficit o necesidades de financiación del sistema bancario español, vía Eurosistema, alcanzó a cierre del mes pasado los 322 mil millones de euros, aproximándonos a los niveles récord de 2012, en plena turbulencia financiera. En definitiva, de nuevo, España, con pies de barro, próxima al colapso. Pero las élites mirando a otro lado, o lo que es peor, guardando la ropa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba