Desde la heterodoxia

Y al final China decidió usar su arma letal

Las autoridades chinas definitivamente han activado lo que en nuestro primer blog del año titulamos Exportar deflación, arma letal china para 2015. Desde un punto de vista estructural los principales riesgos de la economía global, tal como hemos ido explicando desde estas líneas, estaban y están curiosamente en dos áreas olvidadas por la inmensa mayoría de los economistas en cualquier prueba de “stress test”: China y Estados Unidos. Si bien la preocupación por China ha ido aumentando paulatinamente, conforme discurría el año, la preocupación por la brutal acumulación de deuda estadounidense sigue obviándose e "hibernando" en el cajón de los principales bancos de inversión globales. Veremos.

El Banco Central de China no hizo una fuerte expansión monetaria. No quería que se repitiera la burbuja de crédito de 2008. En su lugar optó por rebajar el objetivo de crecimiento del PIB

China es uno de los focos de riesgo global estructural. Frente a los Bancos Centrales occidentales, el Banco Central de China no hizo una fuerte expansión monetaria. No quería que se repitiera la burbuja de crédito de 2008. En su lugar optó por rebajar el objetivo de crecimiento del PIB. La desaceleración china de esta manera exportaba deflación, y como consecuencia las expectativas de inflación en occidente se desplomaban. Pero había un riesgo subyacente implícito no contemplado. Ante la apreciación en términos reales del renminbi, las autoridades económicas del país de la gran muralla podrían verse tentadas a devaluar su divisa si las cosas se complicaban. Y así ha sido. Las implicaciones son profundas y muy perniciosas, más de lo que estos días se están contando.

Tres son los elementos básicos para poder entender esta medida. En primer lugar, el estallido simultáneo de tres burbujas, la inmobiliaria, la crediticia –vinculada a la anterior– y la bursátil. Pensemos que occidente experimentó tales estallidos en distintos momentos temporales, burbujas activadas todas ellas por obra y gracia de los Bancos Centrales. En el período 2000-2002 se pinchó la burbuja tecnológica, que afectó básicamente a los grandes índices bursátiles occidentales y a los grupos de renta más altos. Los niveles de valoración de la bolsa china eran muy similares a los del Nasdaq en 1999. Y en el año 2008 se produjo el estallido de la burbuja inmobiliaria y crediticia privada –insolvencias bancarias–, que afectó a todos los activos de riesgo -la diversificación no funcionó, todo estaba muy caro-. En China, la burbuja crediticia es básicamente pública, alrededor de los ayuntamientos, financiada por la burbuja del ladrillo.

Si China quiere retomar una senda de crecimiento estable debe reactivar su sector exterior. De ahí las leves devaluaciones de estos días. Pero vendrán más, muchas más

Dificultad de cambio de modelo

El segundo elemento es el cambio de modelo de crecimiento económico. China tomó la decisión estratégica, a través de su decimosegundo Plan Quinquenal, de buscar un crecimiento más equilibrado. La idea era buscar un mayor crecimiento económico vía demanda interna, reduciendo el excesivo peso del sector exterior y de la inversión productiva. Sin embargo, la transición está siendo mucho más lenta de lo esperado por las autoridades del país asiático. La historia demuestra que los países que optaron por tal estrategia registraron una crisis de balanza de pagos. En el momento actual, teniendo en cuenta además el estallido las distintas burbujas, si China quiere retomar una senda de crecimiento estable debe reactivar su sector exterior. De ahí las leves devaluaciones de estos días. Pero vendrán más, muchas más.

En el fondo, como tercer elemento, subyace un conflicto geopolítico entre los distintos bloques de poder global que nos abocaba a la guerra de divisas en la que ya estamos inmersos. La decisión de incentivar la demanda interna formaba parte de la particular y sutil guerra soterrada entre China y los Estados Unidos donde cada área utiliza distintos instrumentos de política económica. La estrategia China reflejaba un cambio de comportamiento intrínseco notorio respecto a su actitud cooperativa en las últimas décadas.

El país asiático claramente optó por una estrategia de confrontación directa, encaminada a conseguir en el medio y largo plazo un poder hegemónico global. El objetivo es activar la ruptura de una de las grandes tendencias globales de largo plazo, el final del dólar como moneda reserva global. Dicha ruptura venía precedida por la terminación de otra tendencia relativa a los últimos 15 años: las compras masivas de deuda gubernamental estadounidense por parte de China, el principal país acreedor del mundo. Ahora el principal acreedor del Tesoro estadounidense es la Reserva Federal.

Si las devaluaciones chinas suponen el inicio de un ciclo secular de aversión al riesgo, los países occidentales más endeudados experimentaran una fuerte contracción económica

Solo es el principio

La estrategia china de devaluar yexportar deflaciónafectará negativamente a Occidente. Los problemas subyacentes de la actual crisis sistémica simplemente se han escondido, de nuevo por obra y gracia de los bancos centrales, tanto la brutal acumulación de deuda como la situación real del sistema bancario. Además, los mercados financieros están fuertemente sobrevalorados. Si las devaluaciones chinas suponen el inicio de un ciclo secular de aversión al riesgo, los países occidentales más endeudados –Estados Unidos, España, Reino Unido...– experimentaran una fuerte contracción económica. Pero existe además un problema muchísimo más perspicaz y peligroso, los tipos de interés reales podrían repuntar con fuerza. Ello definitivamente pararía la ya de por sí débil inversión productiva en Occidente. Pero ello, a su vez, afectaría de nuevo negativamente a los mercados financieros, y ambos problemas se irían retroalimentando.

La situación podría descontrolarse todavía más si finalmente el privilegio exorbitante del que dispone Estados Unidos, conferido por la posición del dólar como principal moneda reserva del mundo, desaparece. A través de dicho privilegio especial Estados Unidos se ha permitido el lujo de seguir implementando políticas fiscales y monetarias expansivas, manteniendo un tremendo déficit de ahorro interno, es decir, déficits crónicos persistentes en su cuenta corriente, dependiendo en última instancia de los inversores extranjeros para su financiación. Si tal privilegio desaparece, la situación se complicaría y de qué manera.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba