OPINIÓN

Más evidencia: la austeridad mata

Los cambios en el gasto en asistencia social per cápita real están relacionados con la mortalidad.

Más evidencia: la austeridad mata.
Más evidencia: la austeridad mata. Pexels

Quitémonos las caretas. Seamos claros. Tengamos la valentía de decir a la gente la verdad, sin ambages. Dejemos de una puñetera vez de engañar a la ciudadanía. La austeridad mata, y aquellos políticos y economistas que la justifican son responsables directos o indirectos de sus efectos. Bien por mentir, o bien por ser ignorantes. No sé lo que es peor. Y por favor, absténganse los defensores de la austeridad de contarnos trolas, bla, bla, bla…. ¿Qué no hay recursos? ¿De verdad me ven cara de idiota? Porque no se trata de austeridad. El tema es mayor. Se trata de cambiar el modelo social, de privatizar, de ganar pasta. La superclase hace tiempo que nos declaró la guerra y la estamos perdiendo, por goleada. Aún estamos a tiempo.

Desde 2010, Inglaterra ha experimentado restricciones relativas al gasto público en salud y al gasto en asistencia social

Pero vayamos a la ciencia. Se acaba de publicar en Reino Unido un nuevo artículo de investigación académica bajo el título “Effects of health and social care spending constraints on mortality in England: a time trend analysis” de autoría múltiple (10 coautores). El objetivo del artículo es claro. Desde 2010, Inglaterra ha experimentado restricciones relativas al gasto público en salud y al gasto en asistencia social. Los autores intentan determinar si estas restricciones han afectado a las tasas de mortalidad.

Metodología y resultados obtenidos

Para ello se recolectan datos sobre los recursos públicos destinados a asistencia social y salud en Inglaterra y Gales de 2001 a 2014. Se realizaron análisis de tendencias temporales para comparar las tasas de mortalidad reales en el período 2011-2014 con las tasas contrafactuales esperadas, es decir, aquellas que podían haber ocurrido, basadas en las tendencias existentes antes de las restricciones de gastos. Se realizaron análisis de regresión de efectos fijos utilizando datos anuales de recursos públicos destinados a asistencia social y salud, con la mortalidad como resultado o variable explicativa, teniendo en cuenta además ajustes adicionales según factores y recursos macroeconómicos, es decir, corrigiendo por dichos factores. Los análisis se estratificaron por grupo de edad, lugar de fallecimiento y distrito. Las tasas de mortalidad hasta 2020 se proyectaron en base a las tendencias recientes.

Las restricciones de gasto entre 2010 y 2014 se asociaron con un número de muertes estimado promedio más alto de lo esperado en 45.368 personas

Los resultados, descorazonadores. Las restricciones de gasto entre 2010 y 2014 se asociaron con un número de muertes estimado promedio más alto de lo esperado en 45.368 personas, en comparación con las tendencias anteriores a 2010. Las muertes de ancianos mayores de 60 años y por cuidados a domicilio (asistencia a dependientes) recogen la mayor parte de este incremento. Los recortes en el gasto de asistencia social se correlacionaron más fuertemente con la mortalidad domiciliaria que los recortes en salud. Concretamente cada disminución de 10 libras esterlinas per cápita, en términos reales, del gasto en asistencia social se tradujo en promedio en un aumento en 5,10 muertes por cada 100.000 hogares de atención. Estas relaciones persistieron, una vez corregidos distintos factores macroeconómicos. Además, encontraron que los cambios en el gasto en asistencia social per cápita real están relacionados con la mortalidad, principalmente a través de cambios en el número de enfermeras. Las proyecciones para 2020 basadas en la tendencia 2009-2014 se vincularon de manera acumulativa con un estimado de 152.141 muertes adicionales. ¿Me imagino que se les habrá quedado la sangre helada, verdad?

El estancamiento de la esperanza de vida es una opción política

Los resultados son plenamente consistentes con otros. La evidencia se acumula. Por primera vez en más de un siglo, la salud de las personas en Inglaterra y Gales, medida por la característica más básica, la vida, ha dejado de mejorar. Ello es consecuencia de la política de austeridad, que se ha cebado con los más pobres y con los mayores. Ello es consecuencia de la retirada de la asistencia médica a medio millón de personas mayores que se había realizado antes de 2013. Ello es consecuencia de un millón menos de visitas de atención social que se llevan a cabo cada año. Ello es consecuencia de los recortes en los presupuestos del Sistema Nacional de Salud. Ello es consecuencia del aumento de la pobreza energética entre los más desfavorecidos. Ello es consecuencia de los recortes o eliminación de beneficios por discapacidad. ¿Queda claro, verdad?

El estancamiento de la esperanza de vida ha sido el resultado de una elección y opción política

El estancamiento de la esperanza de vida, en definitiva, ha sido el resultado de una elección y opción política. Lo tremendo es que haya gente que vote por opciones políticas que defiendan la austeridad aquí y allá. Al menos que asuman sus consecuencias. ¿Se han preguntado ustedes qué está pasando en nuestro país? El día que se hagan unos estudios académicos similares a los de Inglaterra y Gales se nos helará la sangre.

Permítanme para terminar recordarles donde estamos. España es un país que desde el momento en el que alguien tiene la osadía de desafiar el privilegio de los de arriba y/o entrar a argumentar sin ser políticamente correcto, ya no hay una confrontación de ideas sosegada y razonada. Porque desde ese momento se les echarán encima unos medios de comunicación aduladores y genuflexos con el poder. Sí, esos mismos medios que publican cada día noticias sobre cómo las élites extractivas patrias devoran sin miramientos rentas conseguidas por el mero hecho de disponer o acceder a información cuasi-privilegiada (pelotazos). Y ya lo asumen como algo normal. Por eso, contra el disidente aplicarán el manual: chistes, anécdotas, chascarrillos, cortinas de humo, descrédito. El objetivo es desviar la atención. Pan y circo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba