Desde la heterodoxia

El acuerdo PSOE-Cs, teatro del Barroco

El acuerdo de gobernabilidad entre PSOE y Cs es la enésima gota que colma el vaso. Se trata de un recipiente lleno hasta borbotones del elixir que alimenta la profunda decadencia de la élite dominante. ¡Qué hilarantes las llamadas a la responsabilidad de ciertos personajes que han sido copartícipes del sistema de prebendas patrio! Y ahora pretenden que el resto comulguen con ruedas de molino.

El problema es la composición del elixir. Por un lado, predomina la falsificación histórica del pensamiento económico dominante, la ortodoxia neoclásica, como instrumento indispensable para mantener la actual estructura de poder y asegurar así su dominio sobre la ciudadanía. Por otro, la profunda decadencia de la otrora socialdemocracia, desnortada, sin referencia alguna, cuyo problema de fondo es el abrazo del oso que sus economistas dieron al pensamiento único. Hace décadas que abandonaron, sin motivo alguno, el espíritu del 45. Y, finalmente, el último componente de la pócima, la entrega a la causa, sin reservas, de un aparato político y mediático cuyos componentes maman de un presupuesto público puesto al servicio de un sistema de prebendas caciquil.

Se trata de la puesta en escena de una obra de teatro al más puro estilo del barroco español

Pero hay algo todavía peor. Se trata de la puesta en escena de una obra de teatro al más puro estilo del barroco español. Todo es apariencia, nada es lo que parece. No ha habido ninguna intención de pacto real por parte de la cúpula del PSOE con las distintas fuerzas de izquierda (Podemos, Compromís e Izquierda Unida-Unidad Popular). Desde la composición de la mesa del Congreso, pasando por la ubicación de los grupos parlamentarios en el hemiciclo, hasta el documento firmado entre PSOE y Cs, el objetivo final era provocar y acusar a Podemos de echar por tierra un gobierno alternativo al PP. Pero el problema es que el PSOE nunca quiso pactar. El objetivo es otro, poner a trabajar a todo tren su maquinaria mediática para atacar y culpabilizar a Podemos de la ruptura. Sin embargo, los tiempos son otros.

Los actores de la obra, pícaros dignos del teatro del Barroco. Políticos acostumbrados a obedecer a un aparato, a apuñalar y a traicionar a su compañero de partido, a donde dije digo ahora digo Diego. Periodistas, medios de comunicación, empresas demoscópicas, al servicio de intereses espurios, que solo pretenden guiar la voluntad de los votantes, pero que se dedican exclusivamente a loar las virtudes de aquellos que mantienen a la superclase. Y dentro de esos actores destacan ciertos economistas que aparecen en los medios de comunicación sentando cátedra, pero que si rascas un poco, no saben lo que es un contrate de hipótesis, jamás han hecho un trabajo empírico que rindiera cuentas ante el resto de colegas de profesión. Hilarante las críticas de varios de ellos a Varoufakis. Sin acritud, no tienen ni idea de lo que hablan.

El PSOE y sus economistas

Se trata de economistas que sostienen ideas que no son refutadas por los datos reales y que no conocen su error. Y son esos economistas los que abundan en los partidos políticos patrios “responsables” -PP, Cs, y PSOE-. Están convencidos de tener la razón y de contar con un análisis certero. Los que así piensan ni siquiera aceptarían su error porque les llevaría directamente a incriminarse. Pero lo peor de todo ello es que presentan una realidad distorsionada de la economía de un país, de las relaciones sistémicas fundamentales, haciendo posible la manipulación de la opinión y creencias de la ciudadanía. Y este es el gran drama del PSOE. Sus economistas forman parte de este coro. No previeron la crisis, aceptaron la austeridad -a fecha de hoy desconocen el potencial de la política fiscal-, y fueron copartícipes del diseño del rescate bancario.

Un ejemplo claro de todo ello, la manipulación en el análisis de los orígenes de la actual crisis sistémica y de las recetas políticas para combatirla. ¡Fue la deuda privada, la hipótesis de mercados eficientes, la hipótesis de expectativas racionales, la desregulación bancaria! Todo lo demás, falsedades, mentiras. Es muy importante este matiz sobre el papel de los economistas. La teoría macroeconómica es un espacio en el que las clases dominantes y sus coros académicos han desplegado su talento para manipular y engañar al público en general sobre la estructura y dinámica de las economías capitalistas. Son multitud la variedad de suposiciones incorrectas asumidas por los economistas ortodoxos, medios de comunicación y la mayoría de los políticos. De ello y las paradojas que generan hemos hablado aquí hasta la saciedad.

Ahora todos esos economistas, viendo el más absoluto fracaso de la política monetaria, empiezan tímidamente a pedir inversión pública

Ahora todos esos economistas, viendo el más absoluto fracaso de la política monetaria, empiezan tímidamente a pedir inversión pública. Vean últimos informes del FMI, de la OCDE,… Son keynesianos sólo de corto plazo, porque en el largo plazo siguen pensando que la oferta lo determina todo. ¡Basta ya! Sólo la política fiscalpuede restaurar el poder adquisitivo. Hilarante la reciente petición de usar los beneficios del Banco Central Europeo para hacer inversión pública. La política monetaria, un fraude. ¿Qué mas evidencia empírica hace falta?

Estos economistas, entre ellos los del PSOE, siguen sin entender que la Ley de Sayno se cumple, siguen sin entender el principio dominante de la demanda efectiva, siguen sin entender el papel de la deuda privada y la endogeneidad del dinero. Pero hay algo más profundo en todo ello, estos economistas no entienden aún a fecha de hoy que las economías capitalistas son intrínsecamente inestables. No entienden que las economías capitalistas desperdician recursos y generan crisis periódicas -vean las distintas burbujas-, y hacen necesaria la intervención pública. Por eso el PSOE no pactará con la izquierda. Además de tratar de perpetuar un entramado político, la visión económica de fondo aproxima el PSOE a Cs. Lo dicho, teatro Barroco.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba