Desde la heterodoxia

Coyuntura y miedo a la inestabilidad financiera

La evolución de los distintos indicadores adelantados corrobora la debilidad manifiesta del crecimiento económico global a lo largo de 2016 y, lo que es peor, anticipa su continuidad a lo largo de 2017. Analizaremos dos tipos de indicadores adelantados. Los primeros, aquellos publicados por la OCDE, son más de medio y largo plazo, si bien los completaremos con alguna información adicional. Los segundos son indicadores adelantados de rabioso corto plazo, disponibles solamente para algunas áreas geográficas, entre ellas España.

En el trasfondo de todo, una salida en falso de la actual crisis sistémica. En su momento no se hizo aquello que era óptimo y eficiente, económica y socialmente, para hacer frente a los orígenes y las causas que llevaron a la economía mundial a la actual crisis sistémica. Se prefirió ganar tiempo y defender los intereses de quienes la generaron, la élite bancaria. Por eso ahora estamos en una situación parecida a 2007, pero con algunas diferencias.

Hay nuevas y extendidas burbujas financieras. Pero además hay un amplio abanico de señales de alarma

Como consecuencia de la actuación de los Bancos Centrales, hay nuevas y extendidas burbujas financieras. Pero además hay un amplio abanico de señales de alarma: el endeudamiento global es mayor; los salarios se deprimen; la inversión productiva privada en capital y desarrollo ni está ni se le espera; la pobreza y las desigualdades se expanden sin control; la productividad de los factores productivos desciende; el crecimiento potencial disminuye; el volumen del comercio mundial se contrae… En este contexto, el sistema bancario global sigue siendo tremendamente vulnerable.

Indicadores adelantados de la OCDE

La evolución de los distintos indicadores adelantados de la OCDE muestra una debilidad de las principales áreas económicas globales. Se consolidan cambios de 2015. Hay un empeoramiento generalizado de los indicadores adelantados de Reino Unido y de Estados Unidos. Son países que sufrirán cuando estalle el ciclo de deuda. Análogamente en los últimos meses ha habido un deterioro sobre las expectativas de Japón. La expansión cuantitativa no ha funcionado. Las áreas emergentes estabilizan la caída -China, Rusia-, o mejoran y recuperan momentum positivo – India, Brasil-. La Unión Europea pierde momento positivo. Tanto Francia, como Italia y Alemania empeoran.

Sin embargo, este índice de indicadores adelantados presenta serios problemas, ya que gran parte de las variables utilizadas (pendiente de la curva, agregados monetarios…), que en el pasado eran indicadores adelantados, ya no lo son. Ello se debe a los efectos de distorsión de la política monetaria de la FED, BCE, Bank of England... A través de políticas monetarias expansivas los bancos centrales generan inflaciones en todos los activos de riesgo, aumentos de la propensión al riesgo por parte de los inversores, donde la única manera de batir al mercado es tomando beta y apalancarse. En este contexto la pendiente de la curva de tipos de interés no predice nada, al igual que los agregados monetarios. Sube la base monetaria, pero no se recupera el crédito y las rentas disminuyen. La política monetaria es ineficiente. Por eso vamos a completar esta información con otros indicadores adelantados.

Aumentan las probabilidades de recesión en Estados Unidos: la deuda total y la insuficiente generación de flujos de caja para repagarla serán la clave

Para Estados Unidos disponemos de otro indicador adelantado de medio plazo, el índice de actividad nacional de la Reserva Federal de Chicago (CFNAI). El comportamiento del mismo, aunque registra bandazos, se adentra de manera solida en territorio negativo, aumentando las probabilidades de recesión en Estados Unidos: la deuda total y la insuficiente generación de flujos de caja para repagarla serán la clave. Los beneficios empresariales de contabilidad nacional (NIPA) están cayendo. En Estados Unidos la tasa de ahorro aún no ha revertido a la media como en otras economías. Esta dinámica ha vuelto a reactivarse vía política monetaria, de manera que una vez se desinflen los mercados financieros estadounidenses, sobrevalorados, el desapalancamiento correspondiente debería implicar un consumo privado más bajo y por lo tanto una tasa de ahorro más alta, salvo que se vea compensada por fuertes subidas salariales.

Indicadores adelantados de muy corto plazo

De cara a la evaluación de la situación económica en el corto plazo explicamos en su momento los modelos para la predicción en tiempo real de la tasa de crecimiento del PIB del trimestre en curso en la zona Euro (EURO-STING), y España (Ñ-STING) de Máximo Camacho y Gabriel Pérez-Quiros. El primero lo utiliza el Consejo de Gobierno del BCE y el segundo Banco de España, y ahora la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). En Estados Unidos, con cierto retraso, la Reserva Federal de Atlantaempezó a publicar desde principio de 2015 el indicador GDPNow real GDP forecast, versión estadounidense de nuestro Ñ-Sting y Euro-Sting.

La tasa de crecimiento intertrimestral del PIB real se está, de nuevo, aminorando

El modelo GDPNow forecasting de la FED de Atlanta, después de prever correctamente el estancamiento de la economía de Estados Unidos en el últimos dos trimestres, recoge ahora una mejoría. Prevé +2,5% para el segundo trimestre, si bien al igual que en los trimestres previos va de más a menos. Respecto al Ñ-STING, para España, tras la desaceleración de finales del año pasado, la economía española recuperó algo de tono -expansión fiscal y estímulos del BCE-, pero la tasa de crecimiento intertrimestral del PIB real se está, de nuevo, aminorando, pasando del 0,8% intertrimestral al 0,7%, que en términos interanuales supone un crecimiento del 2,8%.

Estas cifras debemos encuadrarlas en nuestro análisis de España y del ciclo global, del cual se derivan tres ideas básicas generales. Primera, no hay mejora en el aparato productivo. Segunda, cuando aumente la aversión al riesgo de los mercados financieros (son ciclos y ocurrirá sí o sí), se activará la situación de inestabilidad financiera de la economía española y de otras altamente endeudadas. Tercera, las necesidades de capital de la banca sistémica global, en este caso, se dispararían y estaríamos de nuevo como en 2008. ¡No hemos aprendido nada!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba