OPINIÓN

Carta abierta a la ministra Fátima Báñez

Hoy en día en nuestra querida España es más necesario que nunca nuevas élites audaces que promuevan una profunda reforma fiscal, una lucha sin cuartel contra los oligopolios patrios, y, muy especialmente, un cambio radical del actual marco energético.

La ministra Fátima Báñez.
La ministra Fátima Báñez. EFE

Estimada Fátima Báñez, debo reconocer que usted nunca me deja indiferente. Una de dos, o no se entera de nada, o es una bromista de tomo y lomo que busca un hueco en el Club de la Comedia. Sin embargo, me decanto por una tercera explicación. Permítame decirle, sin acritud, que, usted y su gobierno, nos toman el pelo. Y recuerde que de un total de 34.597.038 de posibles votantes, el actual ejecutivo, el suyo señora Báñez, solo recibió el aval de 7.906.185 de votantes, es decir, un 22% del electorado. Hay que ser muy prudente.

Su reforma laboral, explota a los trabajadores españoles

Ante una pregunta del diputado de Unidos-Podemos Alberto Garzón, usted, estimada Fátima, como ministra de empleo, negó que en España hubiera salarios a jornada completa por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), 655 euros mensuales. Y lo adornó con palabras sugerentes, al más puro estilo barroco patrio, aparentando algo que no somos, un país generador de empleo. Tuvo que ser un empresario, Antonio Catalán, quien fundara la cadena NH Hoteles, el que pusiera los puntos sobre las íes. Si bien hay más empleo que en 2011, sin embargo, se paga menos que entonces debido a su “queridísima reforma laboral”, señora Fatima. Como señala Catalán, "si este país no chuta es porque los empresarios no generan puestos de trabajo". Catalán ha sido muy crítico con la reforma laboral del ejecutivo del PP del que usted forma parte señora Báñez: "Hoy puedo despedir pagando 20 días por año y empezar a subcontratar. Es lo que hacen los que explotan a las camareras de piso, y lo digo con todas las letras: explotan". ¿Le queda claro, señora Báñez? Su reforma laboral, explota a los trabajadores españoles. Pero vayamos a los datos

El riesgo de pobreza aumenta tras la reforma laboral

Permítame señora Bañez compartir con usted los análisis del profesor de la Universidad Oviedo Florentino Felgueroso, nada sospechoso de heterodoxia, como sí lo es un servidor. Entre los años 2007 y 2013, y muy especialmente tras su “queridísima reforma laboral”, estimada Fátima, el número de personas en riesgo de pobreza o exclusión medidos por el indicador AROPE -at risk of poverty or social exclusión- aumentó en España en 2,6 millones, lo que supone nada más ni nada menos que el 55% del crecimiento neto de personas en esta situación en la UE27, y un 39% del crecimiento neto en la zona euro. ¡Eso sí que se llama ser campeones en algo, eh señora Báñez!

¿Sabía usted estimada Fátima que en pleno año de recuperación, 2014, el número de personas en riesgo de pobreza apenas ha disminuido?

¿Sabía usted estimada Fátima que en pleno año de recuperación, 2014, el número de personas en riesgo de pobreza apenas ha disminuido? Esa es la herencia que nos va a dejar su queridísima reforma laboral. Por favor, absténganse de soltar esa sarta de estupideces sobre el empleo que España genera. La ciudadanía sabe perfectamente que empleo se genera en este país, muy especialmente los 26.690.853 españoles en edad de votar que no lo hicimos por ustedes, es decir, el 77% de la ciudadanía.

Permítame completar los datos estimada Báñez. Aquí, desde estas líneas, con el fin de evitar erróneas interpretaciones de los datos del mercado laboral, especialmente los de la EPA, propuse hace más de dos años una solución, que el INE imitara al Bureau of Labour Statistics de los Estados Unidos, y publicara distintas medidas de tasas de paro que reflejaran la actual precarización. Los economistas que analizan la economía estadounidense suelen utilizar una medida de tasa de paro muy conocida por sus siglas, U6, o "unemployment 6" y que refleja mejor la realidad del mercado laboral. En ella se añade a la cifra de desempleados, las personas que trabajan a tiempo parcial, y aquellas con un contrato temporal de forma involuntaria, ya que no han encontrado un empleo a tiempo completo y con contrato indefinido. Pues bien señora Fátima, el profesor Florentino Felgueroso los publica y los mejora, ya que refina el cálculo de U6 al añadir otros trabajadores temporales involuntarios, obteniendo U7 o “unemployment 7”. Esta cifra, señora Fátima, supera los 10 millones de personas, es decir, el 45% de la oferta de trabajo potencial, récord mundial.

¿Qué hay que hacer señora Báñez?

La pregunta que usted seguro me estará haciendo, es ¿qué propongo yo? Casi todo está inventado, señora Fátima. En el año 2002 el Instituto Aspen publicó un excelente informe premonitor titulado Grow Faster Together. Or Grow Slowly Apart. How Will America Work in the 21st Century? Bajo la dirección de David T. Ellwood, este estudio advertía de una crisis inminente del factor trabajo en los Estados Unidos. Detallaba las tendencias alarmantes que daban forma a las principales características de la fuerza laboral estadounidense: salarios estancados, escasez de mano de obra cualificada, envejecimiento poblacional. Con este informe, el Grupo de Estrategia Nacional del Instituto Aspen emitía un llamamiento, un S.O.S. para despertar conciencias y alertar de una crisis que se había ido construyendo de manera silenciosa, soterrada, sin avisar. Hacía referencia a la crisis del factor trabajo. Si no se hacía nada, su impacto sería brutal y de muy larga duración. Por eso reclamaban una movilización para hacer frente al mismo, y actuar. En la elaboración del mismo participaron demócratas y republicanos, líderes empresariales y sindicales, representantes destacados del mundo académico, think tanks, organizaciones comunitarias, y la prensa. Pero todos ustedes miraron a otro lado señora Báñez.

Las propuestas del Grupo Aspen son exactamente las contrarias a las aplicadas por ustedes en estos lares querida Fátima

Las propuestas del Grupo Aspen son exactamente las contrarias a las aplicadas por ustedes en estos lares querida Fátima. Son recomendaciones amplias con unos objetivos muy claros. Primero, cualquier persona que trabaje será capaz de escapar de la pobreza. Segundo, vamos a construir una fuerza de trabajo más cualificada y fomentar la movilidad ascendente. Tercero, restauremos la seguridad de los trabajadores, al tiempo que mejora la flexibilidad laboral. Cuarto, proporcionemos un lugar de trabajo mucho más propicio para las familias trabajadoras. Finalmente, repensemos la política de inmigración. Le recomiendo encarecidamente que lean las recomendaciones para alcanzar esos objetivos.

¿Sabe una cosa estimada Báñez? Hoy en día en nuestra querida España es más necesario que nunca nuevas élites audaces que promuevan una profunda reforma fiscal, una lucha sin cuartel contra los oligopolios patrios, y, muy especialmente, un cambio radical del actual marco energético. El objetivo es claro, iniciar una fase de incremento y modernización de nuestro aparato productivo, y todo lo que no sea esto será un billete con destino al desastre. Por eso ustedes no deberían continuar en sus puestos, pero la mezquindad de los partidos de la oposición, muy especialmente de eso que llaman la gestora del PSOE, les mantuvo en el poder.

La baja desigualdad después de impuestos está altamente correlacionada con un crecimiento más alto y duradero, y las políticas redistributivas no tienen un impacto negativo en el crecimiento

Ah, se me olvidaba, y ya con esto acabo estimada Fátima, le recomiendo un trabajo de 2014 del Fondo Monetario Internacional, me imagino que nada sospechoso para ustedes, ¿verdad? Se titula Redistribution, Inequality, and Growth, algo así como “Redistribución, Desigualdad y Crecimiento”, donde se demuestra que la baja desigualdad después de impuestos está altamente correlacionada con un crecimiento más alto y duradero, y que las políticas redistributivas no tienen un impacto negativo en el crecimiento, al revés el gasto en sanidad y educación es positivo. Por eso señora Báñez soy heterodoxo, y trato de combatir democráticamente las políticas económicas que ustedes defienden.

Reciba un cordial saludo, estimada Fátima. Espero no haberle aburrido, y, mucho menos, infortunado. Para cualquier comentario e intercambio de ideas no dude en contar conmigo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba