Desde la heterodoxia

¡Bravo Jeremy Corbyn!

La ortodoxia neoclásica ha fracasado, pero algunos siguen sin enterarse. Solo ha generado pobreza, desigualdad, vacio intelectual y mucha mediocridad. Y por encima de todo dos efectos colaterales que devoran nuestras democracias. Por un lado, lo que en su momento Sheldon Wolin, profesor emérito de filosofía política de la Universidad de Princeton, denominó Totalitarismo Invertido, donde la antidemocracia y el dominio de la élite son sus rasgos distintivos. Por otro, siguiendo aDouglas North, el papel desempeñado por las instituciones (formales e informales) que dan origen y soporte a la búsqueda de rentas o apropiación de la riqueza por parte de ciertos grupos (los buscadores de rentas) a través de mecanismos no competitivos. Obviamente para todo ello cuentan con el apoyo inestimable de los partidos políticos tradicionales y de unos medios de comunicación que limitan e impiden la presentación y discusión serena de las alternativas existentes al pensamiento único dominante. Por cierto, desconfíen ampliamente de cualquier alternativa política “alabada y bendecida” en los medios. Posiblemente sus listas se elaboran en determinados despachos.

Los militantes y simpatizantes laboristas han dicho basta a la actual política donde da igual partido conservador que partido laborista

El último ejemplo es la reacción en tropel del “establishment” ante la elección arrolladora de Jeremy Corbyn como líder del partido Laborista. Los militantes y simpatizantes laboristas han dicho basta a la actual política donde da igual partido conservador que partido laborista. Los laboristas con su giro al centro y los torys con su ideología conservadora suenan a lo mismo, mismas políticas, mismas soluciones. Bajo este contexto, da igual que estén unos u otros. Ambos mediante la “política correcta” alimentan a quienes se apropian de nuestra renta y riqueza, sosteniendo, en definitiva, a las élites extractivas. Los militantes y simpatizantes laboristas simplemente quieren recuperar el espíritu del 45, y que Jeremy Corbyn sea el nuevo Clement Richard Attlee. ¡Ojalá!

Menosprecio y miedo

¿Cuál ha sido la reacción de las élites? Tremendamente contradictoria. Primero lo ningunean, se ríen de los militantes laboristas, anuncian que va a durar poco. ¿Y después? ¡Nos advierten que Jeremy Corbyn es una amenaza para la seguridad nacional! No es ningún chiste, es la reacción del primer ministro David Cameron: “The Labour Party is now a threat to our (national) security, our economic security and (your) family's security. ¿En qué quedamos? La única amenaza real para los ingleses ha sido la fase de desarrollo económico generada desde la llegada de Margaret Thatcher al poder. Desindustrialización y endeudamiento masivo alrededor de la City, desigualdad, empobrecimiento…

Las élites, en las últimas décadas, han montado un tinglado cuyas bases son un cuerpo legislativo débil, un sistema legal que sea obediente y represivo

Las élites, en las últimas décadas, han jugado al menosprecio y al miedo. Han montado un tinglado cuyas bases son un cuerpo legislativo débil, un sistema legal que sea obediente y represivo, un sistema de partidos en el que un partido, esté en el gobierno o en la oposición, se empeña en reconstituir el sistema existente con el objetivo de favorecer de manera permanente a la clase dominante, los más ricos, los intereses corporativos, mientras que dejan a los ciudadanos más pobres con una sensación de impotencia y desesperación política y, al mismo tiempo, mantienen a las clases medias colgando entre el temor al desempleo y las expectativas de una fantástica recompensa una vez que la nueva economía se recupere.

En todos y cada uno de los países donde el pensamiento dominante ha campado a sus anchas se dan las mismas miserias con un común denominador, una élite que deforma y distorsiona la asignación de recursos para su propio beneficio. Con ello no sólo se fomenta la desigualdad, sino que también se ahoga el crecimiento. Dicha apropiación de rentas y riqueza toma muchas formas, desde transferencias ocultas, pasando por subsidios del gobierno a grupos de presión, leyes que favorecen los oligopolios y una aplicación laxa de las leyes de la competencia.

Hacer frente a la desolación

Quienes agitan el miedo harían bien en disimular, porque para terror el panorama desolador que nos están dejando, fruto de su ideología y la defensa del instinto de clase. El resultado final es desolador: deuda, ausencia de mejora alguna del aparato productivo y de nuestra fuerza trabajo, pobreza creciente, acumulación de rentas y riqueza en grupos cerrados... El ascensor social nunca había cotizado tan bajo en las últimas décadas.

El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, reconoce lo obvio: la profunda crisis de la macroeconomía neoclásica

Hasta personajes nada sospechosos como el economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, reconoce lo obvio: la profunda crisis de la macroeconomía neoclásica y la necesidad de abordar la caída secular de la productividad y la creciente desigualdad. Por eso, desde un punto de vista político y económico se va dando forma a una alternativa. Alternativa que simplemente pone en cuestión la eficacia y la equidad de los mecanismos de mercado. Los mercados no pueden ser abandonados a su suerte, no pueden autorregularse. El mercado, y muy especialmente el sistema financiero debe ser vigilado y supervisado por el Estado, al igual que debe ser protegida por el Estado la propiedad privada, base del sistema capitalista. La competencia pura, favorable para todos, no es más que una situación transitoria que lleva a la constitución de monopolios u oligopolios. Por lo tanto, el Estado tiene que intervenir y tomar posiciones en la arena privada para evitar que la economía se vea abocada a una inestabilidad demasiado grande y a un enorme despilfarro de recursos. Esto planteamiento, que está detrás del ideario de Jeremy Corbyn, era elemental para nuestros antepasados, pero ahora se le llama radical. ¡Cuánta perversión del lenguaje!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba