Arancha Diaz-Lladó, directora de Innovación Sostenible y Diversidad de Telefónica es una fiel convencida de que la revolución digital ayudará a mejorar el mundo. Así lo ha dado a entender durante su ponencia en las segundas jornadas de Diversidad, Solidaridad e Impulso al Desarrollo organizadas por Vozpópuli y que ha patrocinado Inditex.

Diaz-Lladó ha explicado que Telefónica lleva cuatro años trabajando en un nuevo área bautizada como innovación sostenible mediante la cual, la teleco invierte en proyectos sostenibles y escalables que pueden ayudar a mejorar el mundo. 

"Las empresas hacemos bien haciendo cosas de responsabilidad social corporativa pero tenemos que ir un poco más allá", ha destacado la experta, que ha añadido que Telefónica está buscando la manera de hacer crecer el negocio porque "ya no es un tema solo de responsabilidad, sino de oportunidad". 

"Tenemos que utilizar la revolución digital como herramienta", ha añadido. Para la experta la situación actual plantea grandes oportunidades, pero también grandes retos y es por eso que la teleco busca invertir en proyectos que tengan un impacto social mediambiental positivo y que tenga un caso de negocio detrás. 

"Tenemos 120.000 empleado y transformar este buque es muy complicado", ha reconocido Diaz-Lladó, aunque no desiste, ya que es consciente de que es un trabajo de "fondo" en el que se tardará en "avanzar". 

Arancha Díaz Lladó, directora de Innovación Sostenible y Diversidad de Telefónica

Diaz-Lladó ha añadido que el objetivo final de su área es "desaparecer" porque llegará un momento en el que la sostenibilidad estará incluida en el ADN de todos los proyectos y equipos, sostiene. 

Para la experta, la implicación de la dirección es la clave para que "el tema avance". El problema está en ver como se logra que con estas ideas la empresa se más eficiente.

Ejemplo de éxito 

Entre los grandes proyectos que han pasado por su división en los últimos cuatro año ha destacado uno que a priori parece muy evidente pero que nadie había explotado ahora: adaptar la televisión a personas ciegas y sordas. 

"Nos llegó la idea de una pequeña start-up, lo trabajamos con todas las asociaciones del sector durante un año y demostramos que aquello podía tener sentido", ha recordado.