La última sesión de entrenamiento de la primera semana de la pretemporada del Real Zaragoza, celebrada en la Ciudad Deportiva, fue suspendida por el entrenador, Paco Herrera, como consecuencia de una pelea entre varios aficionados en las gradas.

La tensión que vive la afición, como consecuencia del descenso a Segunda división, y por la errática política deportiva del club cuyo máximo accionista es Agapito Iglesias, ha saltado de manera inesperada en el entrenamiento vespertino cuando unos aficionados han insultado a Antonio Galdeano, 'Apoño', uno de los jugadores a los se les está buscando una salida por su elevada ficha, y otro aficionado le ha defendido.