TENIS

¿Ha vuelto Nadal? Las claves de la resurrección de un Rafa que brilla en Australia

Rafa, celebrando una victoria en Australia.
Rafa, celebrando una victoria en Australia. EFE

Su mirada es otra. Su rictus es diferente. Estamos teniendo en las Antípodas un déjà vu del mejor Rafa Nadal, que afrontaba el Open de Australia con la clara intención de recuperar su mejor versión para volver a ser ese jugador capaz de conquistar catorce torneos de Grand Slam en la ATP.

Su 2016, corajudo pero repleto de dolores, terminaba con un buen sabor de boca olímpico, en un derroche de casta en Río, pero con una estadística tristemente reveladora en su zurrón: tras la derrota frente a Pouille en Flushing Meadows, el de Manacor completaba su primer año desde 2004 en finalizar la temporada sin alcanzar al menos los cuartos de final de alguno de los cuatro grandes campeonatos del curso.

El mismo Rafa que aseguraba, meses antes, no ser dueño de sus emociones en la pista ni tener el control de sus nervios invitaba a pensar que su mejor tenis ya estaba consumido. Hasta que la pista azul de Australia nos ha devuelto al Nadal más competitivo. ¿Por qué?

Concatenar grandes partidos

Las sensaciones son claves en el juego de Rafa Nadal. El balear no es un tenista de inspiración ni de momentos, sino que necesita recorrido y victorias para ser capaz de alcanzar su mejor nivel.

Encadenar triunfos importantes alimenta una solidez que, en el caso de Rafa, termina siendo cimiento de ese armazón mental inexpugnable. "Ha vuelto a su mentalidad ganadora", ha declarado su tío Toni. Pésima noticia para sus más encarnizados rivales.

Nadie manda con puño de hierro en la ATP

Djokovic no es el mismo tenista inexpugnable desde que cayó en Río. El serbio arrasaba por aquel entonces y los que pensaban que el torneo olímpico iba a ser un paseo se toparon con el regreso a la causa de Juan Martín del Potro.

A partir de ahí, 'Nole' sólo ha ganado en Doha. Istomin se lo llevó por delante en Australia y lo irregular del serbio arenga a sus compañeros de circuito, que saben que ya no es invencible. Rafa podría volver a la pomada en el ranking ATP si continúa afianzando su tenis. Ningún dictador de la raqueta (ni siquiera un Murray que tira del pelotón) está jugando al nivel de impedírselo.

Fluir desde el fondo de la pista

Nadie es como Rafa Nadal a la hora de resistir, de prolongar y de sufrir. Más allá de su resiliencia, son varios los grandes golpes que definen el juego del balear, pero ninguno como su derecha, que le ha permitido martillear para ganar muchos partidos.

El dominio que ejerce desde el fondo de pista se basa, en gran medida, en su capacidad de situarse en el tempo de los intercambios. Para ello, no sólo necesita estar físicamente bien para ejecutarlo con una gran carga de efecto, sino que también le hace falta estar fresco y rápido de piernas para poder invertirse con facilidad. Con ese arma bien pulida, pocos en el circuito resisten su insistencia.

Moyá, a su lado

El aire fresco de un nuevo tutor era básico para optimizar a este Nadal veterano. "Le queda cuerda para rato y pronto volverá a estar arriba", dijo de él su paisano. Y el tiempo parece empeñado en darle la razón al antiguo coach de Milos Raonic.

Rafa decidió en diciembre añadir a Carlos Moyà a su equipo técnico (manteniendo a Toni Nadal y a Francis Roig), y las variaciones en los entrenamientos están resultando muy positivas. En una temporada en la que no se prevé un dominador claro, el estilete de nuestro tenis anhela que las lesiones no le vuelvan a apartar de su sitio natural en el circuito.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba