Todos en el cuerpo técnico del Atlético de Madrid esperaban que Stefan Savic fuera titular en el Camp Nou. Con la baja segura de Giménez, roto en Gijón, el concurso del montenegrino se antojaba vital junto al reincorporado Diego Godín en el centro de una zaga que iba a ser muy exigida en la Ciudad Condal. Pero, en una de las citas del año, el balcánico volvió a pisar el freno en su recuperación. Y eso no ha agradado en el seno de la entidad colchonera.

Savic lleva desde el 24 de febrero sin disputar un partido. Su última titularidad data de la ida de los octavos de final de la Champions, en los que jugó en Eindhoven. Desde entonces, lesionado del gemelo y también con problemas en una uña del pie, su recuperación ha estado rodeada de una opacidad extraña. La dolencia muscular, que muchos en el Atlético confiaban en que le permitiese haber jugado ya contra el Betis en Liga, le ha terminado apartando de la última cita continental por una recaída.

El cuerpo técnico colchonero, que ve como otros jugadores han forzado para estar en partidos clave (Augusto ha jugado infiltrándose la rodilla en varios encuentros y el mismo Godín ha acelerado los plazos de su rotura fibrilar para estar con sus compañeros frente al Barça), nota en Savic carencias de compromiso con el grupo que no hablan bien de un futbolista que, en su día, ya salió del Manchester City por la puerta de atrás debido, según detallan algunas fuentes, a episodios similares.

Reacio a ciertos tratamientos, el de Mojkovac llegó a viajar a Belgrado a finales del mes pasado para visitar a un médico de la selección montenegrina. Su combinado nacional, por cierto, estrenó recientemente seleccionador en la figura de Ljubisa Tumbakovic y el central no quiso perder la oportunidad durante su baja de conocer al nuevo míster de los 'Hrabri sokoli'. Un sentido del deber que no parece tener parangón en Madrid, con el club que le paga.

Por todo ello, el Atleti, como ya publicó Vozpópuli, baraja poner en el mercado a un jugador que conserva un buen cartel en Europa y perseguir el nombre de Shkodran Mustafi, zaguero que gusta mucho en la ribera del Manzanares. La buena actuación bajo presión de Lucas, parche de emergencia en Barcelona, sirve como toque de atención a un Savic que en enero parecía haber adelantado a Giménez en las preferencias de Simeone y al que hoy, por contra, pocos echan de menos sobre el césped.