La tenista estadounidense Serena Williams derrotó a la alemana Angelique Kerber en la final del cuadro femenino del Torneo de Wimbledon. Con esta victoria, la pequeña de las Williams conquista su séptimo título sobre la hierba inglesa y logra su Grand Slam número 22, igualando así el récord de Steffi Graf.

Esta vez la americana no ha dado opción a su rival y se ha impuesto por 7-5 y 6-3 en una hora y 23 minutos. Serena iguala a sus 34 años la marca de más títulos major en la era profesional (desde 1968), aunque le quedarían todavía dos para alcanzar la cifra absoluta, en posesión de la australiana Margaret Court-Smith (24).

"En primer lugar, me gustaría felicitar a Serena -declaró Kerber-. Te lo mereces, de verdad. Eres una gran campeona, una gran persona y siempre fue un honor jugar contra ti".